10 imprescindibles antes de ir a surfear

Llegas corriendo, tienes poco tiempo. Picas algo, te cambias con prisas, ya las vistes llegar antes de llegar a casa. Ya desde primera hora de la mañana sentiste la brisa, esa que viene del Sur, cálida, transparente y limpia. Y se te queda atrás una o 10 imprescindibles antes de ir a surfear.

Trabajas con premura, quieres salir rápido, coger tu “buga”, abrir las ventanas y gritar al viento, hoy te sientes feliz, todo es perfecto y sabes que las olas brillan.

Arrancas de nuevo, has puesto la tabla en la baca, tu mochila en el sillón de detrás y aceleras como si te fuera la vida en ello.

Han sido 20 kilómetros de pista sin asfaltar, sabes que la marea es perfecta para ese spot y cuando llegas algo recorre tus tripas, sube por tu esófago y tira de tu garganta. Las prisas se aceleran, tus pulsaciones están a cien. Bajas la tabla y abres la mochila…

_ Mierda, no traje el invento; carajo, no cogí el neopreno. Vuelves a subir al coche, sin pensarlo, tiras del freno de mano y aceleras. Regreso a casa, a por lo que olvidaste aquel maravilloso día. Y el camino contando los minutos, si tardo X en llegar, y X en volver, todavía tendré dos horas de luz, pero ya no será con la marea perfect. Al final no son dos, son una y media, o menos. Perdistes el TIME, así se dice en mi tierra.

¿Cuántas veces te ha pasado eso?, “las prisas no son buenas, vísteme despacio que tengo prisa, el que tiene prisa tarde o temprano tropieza”, todas aquellas moralejas que oías decir a tu abuela cuando eras pequeñito y manchabas de huevo frito la camiseta del cole.

Los 10 Imprescindibles

 1º  Wax y peine

Esas pequeñas pastillitas que huelen a coco, a fresa, naranja y hasta a horchata, esas no puedes dejarlas nunca atrás. Tiene un remedio, pedir prestado una para untarte el lomo de la tabla, si hay alguien cerca. Si la tabla ya está bastante “waxeada”, bastará con pasarle el peine. Recuerdo que cuando no teníamos peine, una piedrita de coral hacía las veces. En Canarias, sobretodo en las islas orientales abundan estas piedritas.

wax-y-peine

2º Quillas

Hace años, cuando las tablas llevaban las quillas fijas, era imposible dejarlas atrás, en el magnífico estuche donde guardas dos pares como mínimo, tres, cuatro y hasta 6 pares. Las hay para olas grandes, para olas pequeñas, para olas chopis y para cogerte tubos. Sinceramente, yo nunca he notado la diferencia, y creo que pocos la notan, me ha parecido el invento del siglo para que unos se lucren, unos trabajen menos, unos presuman y todos podamos viajar con la tranqulidad de no llegar al destino con las quillas rotas. A mí particularmente es casi imposible que se me queden atrás, las compro, las pongo y las pierdo de vista cuando vendo la tabla, exceptuando alguna reparación por el camino, por el petardo de turno que te tira la tabla encima y te unde un tapón.

Pero ahora, te lo ponen cada vez más fácil, ahora, las quitas y las pones, sin las llaves que enseguida se comen y no sirven y te desesperan, con una sola mano. Alguien está pensando en nuestra comodidad o en hacerse el bussines, seguramente las dos cosas.

A lo que ibamos, sin quillas, no hay surfing, así que no te las dejes atrás.

3º Leash, amarradera o invento

El famoso invento de los del Norte, la amarradera para los del Sur, o el leash para los que saben inglés, que queda más fino. Ya no podemos vivir sin tí, coger olas sin el invento es ir a la orilla a buscar la tabla una y otra vez, y si la orilla es arena, pues bien, pero si es roca de la dura…

Lo ideal es llevar siempre dos, porque, ¿a quién no se le ha roto nunca un leash? Y siempre que pasa, te vuelves como un poseído por la playa buscando a alguien que te preste uno. Las olas rompen perfectas y tu tirado en la orilla sin invento.

4º Neopreno

Aquí hay una salvedad, que vivas en El Caribe, donde una vez se perdió Curro, o en Hawaii, en esos lares donde parece que vino una guagua cargada de güiris y se tiraron todos a la vez a hacer pis en el pico.

Exceptuando los lugares de aguas cálidas, recorrer 200 km para coger una olita, llegar y darte cuenta que te dejaste atrás tu neopreno, jode. Y sino, que te cuente Eneko Acero, la de kilómetros que se hace en el Norte, en pleno invierno, con aguas que rozan los 16ºC. Y, ¿a ver quién es el macho que se tira sin traje?

 5º Gasofa en el coche

Bueno, que te vayas pensando que con la reserva llegarás, es de lo más común, a mí sólo me ha pasado una vez, pero era domingo, todas las estaciones cerradas, y o hacía los 240 km o me quedaba en casa comiéndome los mocos.

Y claro, de regreso, ya casi de noche, en medio de la nada, típico, quedarte seco. Aparcar y a levantar el pulgar o caminar los 12 km que te faltaron por recorrer, maldita sea, sólo eran 12 km más.  Menos mal que ahora todos tenemos un smartphone o un iphone (esos de pijos) y con él llamas y viene papá al rescate, o un colega, o tu novia que está ya hasta el mismísimo que te pierdas los “findes” en busca de un cacho de agua salada…

Recuerda también, donde pones la llave del coche. Normalmente en el bolsillito fabricado para tal fin en el neopreno, pero muchos solemos dejarla debajo de una piedra, en la llanta del coche, escondida en el parachoques. Y recuerdo la media hora que pasamos una vez buscando la dichosa llave, y eso que mi novia me regaló para mi cumpleaños un llavero de esos que pone: “aquí están las p#tas llaves”

 

6º Agua y comida

Si tienes la suerte de que vives a un kilómetro de ellas, este punto te lo puedes saltar, incluso si coges el carro para unos 20 o 30 km, pero si tu viaje es más largo, mucho más largo, llevar agua y bebida no puede faltar. Además, si vas a ese secret spot donde estarás tú sólo con los cangrejos, mejor llevarte una barrita energética y una cantimplora con unos litros de agua fresca.

 

7º Toalla

Este punto, si te vas con Curro, no es necesario, pero si el agua está fresquita y cuando sales la brisita todavía lo está más, una buena, grande, gorda y peluda (y no estamos pensando en SEXO), no debería faltar.

Y como con el leash, dos, mejor que una. Las marcas nos han hecho unas toallitas particulares para los surfers, esas que te tapan y te puedes cambiar con toda la comodidad del mundo, son muy prácticas,

toalla billabong

8º ¿Protector solar?

Este punto debería haber sido el primero de la lista, tal y como está Lorenzo, no llevar protector es casi un suicido.  O eso nos dicen todos los días. Usa protector solar, usa quillas para cada tipo de ola, ten un quiver de tablas. Y me pregunto sino está el surf contagiado con el delirio consumista en el que esta inmersa nuestra sociedad.

El Sol dice que envejece, pero también es fuente natural de vitamina D.

Les dejo dos links, uno a favor de las cremas y otro en contra. Desde luego, TODO, en exceso es malo. Y cuando nos ponemos una crema solar, estamos usando un producto creado químicamente en un laboratorio. ¿Quién te demuestra que la crema solar es inocua?

Las cremas solares dan cancer. Pueden dar cancer las cremas solares 2

No usar protector solar da cancer

 

9º Teléfono

El genial invento del siglo XXI, ese pequeño ordenador de bolsillo, que te tiene conectado permanentemente a la red, que te dice donde ir a surfear, te chiva de las mareas y los vientos, del tamaño de las olas y donde estará mejor. Dejarlo cargando en casa puede ser fatal si sales con el coche en reserva, como comentamos antes, o si tienes una avería en medio de la nada. O si necesitas ayuda por una emergencia. No es imprescindible, pero muchas veces necesario.

 

10º Tabla de surf

Y este es el colmo de un surfista, que vayas corriendo a surfear las mejores olas de tu vida, y detrás te dejes la tabla de surf. No recuerdo que me haya pasado nunca, pero si se de alguno que le ha pasado. Ahora, si lees este post antes de irte a surfear, seguro que no se te quedará nada, nadita detrás.

También hay muchas cosas que te puedes dejar atrás con las prisas, a tu novi@, que además siempre les llevas para que te graben en video o te tiren alguna fotico. Recuerda, llevarte la cámara de video o de fotos también.

También puedes dejarte detrás al colega, sí, aquel que dejaste tirado durante horas esperando en la esquina de El Corte Inglés, el que te envió cien mil whattsapp, preguntándote donde demonios estas y cuando vas a recogerle. O dejarte a tu mascota, el chucho que nunca lo haría. Aunque fuera por un tubo verde turquesa. Seguro que a alguien se le ocurren más cosas que te puedes dejar atrás, yo una vez me deje las papas al fuego, friéndose en una sartén, y cuando regresé, ni encendiendo la luz se veía de la oscuridad que había. Los azulejos se partieron y se cayeron y el techo de la cocina parecía un agujero negro, y aquel olor a quemado…

10 imprescindibles antes de ir a surfear.

2058
Views