Whippin Work: Parker Coffin | Surfing

Estaba de los nervios. Después de un día de olas difíciles, nos levantamos al día siguiente y condujimos directo a una izquierda divertida al final de una perdida y sucia carretera. Habían rampas. Solitarias. Casi parecía mentira, como si fuera demasiado bueno para ser verdad. Cada rampa era una oportunidad preciosa. Sobretodo después del día anterior. Hacías el take off y pensabas en no volar, no volar… y entonces, obviamente, volabas. Basta con decir que los chicos empiezan con lentitud, pero luego, van cogiendo carrerilla, y se ponen a 100, y adie se puso más a 100 que Parker.

 

 

I

2 comentarios