Dos quillas mágicas

No sé si serán mágicas o el las hace mágicas. Filipe Toledo es un seductor nato en las olas, convierte en besos cada intento de morder ese labio. Dos quillas que dan mucha velocidad, giros largos y suaves, para maniobrar sobre la pared de la ola. Lo ideal para un culo inquieto que se cuela en su falda y lleva los pantalones.