El código no escrito

Todas las olas, sin excepción, tienen un grupo de surfistas que se denominan locales, a ellos, muchas veces debes rendirles pleitesía, si quieres surfear su ola. ¿Es así la realidad o es sólo un mito?

“Strangers respect the locals or fucking go home”, o lo que es lo mismo; “Extranjeros, respetad a los locales o iros a vuestra p*** casa.”

Así avisan a los que se acercan al templo de Teahupoo. En lo poco que queda de una vieja tabla rota en dos, los locales avisan con cuatro normas muy básicas a los que quieran catar la divina providencia de izquierdas que rompe en el North Shore de Tahiti.  En Pipeline, Oahu, ni te avisan. Entra sin respeto, y te sacarán fuera de la misma manera. Ríos de tinta e historias mil han corrido acerca de los localismos en ciertos spots, broncas legendarias y peleas muy duras. ¿Realmente es así? ¿Hay olas que jamás podremos surfear? Aunque todos hemos visto algún rifirrafe en esto hay mucha mitología, pero todo nos lleva a una única cosa que manda sobre todo; RESPETO.

only-locals

Cuando surfeamos en ciertas condiciones y  lugares, hay que tener en cuenta los elevados factores de riesgo y minimizarlos lo máximo posible por el bien de todos. “Safety first” , la seguridad es lo primero. En el surf, existen una serie de normas no escritas, pero que todo el mundo debería conocer, al igual que conocemos las normas de circulación para circular con un vehículo a motor. Como en la carretera, en el agua la seguridad de los demás depende en gran medida de nuestras acciones y viceversa.

 

8 Normas que te salvarán de una pelea

 

 1.- NO SALTES OLAS. La primera y  más básica de las normas en el surf. Si estás remando una ola y ves que alguien se acerca cabalgando por tu derecha o izquierda, tiene la preferencia, por lo que deberás echarte para atrás y esperar a la siguiente.

2.- Respeta la preferencia. Cuando varias personas reman la misma ola la persona que está más cerca del pico ( O la que más recorrido tiene) es la que tiene la preferencia. En caso de coger una izquierda, el surfer más a la derecha tendrá preferencia sobre los demás. Si es de derechas, pues al revés, la ola será del que esté más  a la izquierda. No está bien visto remarlo todo, recuerda que hay olas para todos y que compartir es vivir.

3.- Comunícate con los demás. Si estás remando una ola y tienes la preferencia, hazlo saber. Al grito de “voy” o “”mía”  dejarás claro a otros compañeros que es tuya y vas a por ella. También puedes “cantar” en qué dirección vas a ir, pudiendo así surfear dos personas a la vez por ambos lados de la ola.

4.- No serpentees. Estando en el agua está mal visto que andes moviéndote por ahí de un lado a otro como un buitre, buscando siempre la preferencia y el mejor lugar. Cuando llegues al pico, mantén la línea y quédate en la misma zona. Si no estás en la mejor zona espera a que tu compañero coja una ola y ve a por la siguiente.

5.- Tu tabla es tu responsabilidad. Nunca pierdas en control de tu tabla, o lo que es peor, nunca la sueltes y la dejes a su aire. Una tabla suelta puede provocar daños severos a otras personas de alrededor o a otras tablas. Recuerda, eres responsable de tu material en el agua.

6.- No estorbes. Tanto para remontar como para salir del agua, no debes cruzarte en el camino de otro surfer. Deberás dar un rodeo por fuera de la rompiente para luego colocarte en tu sitio. Si por lo que sea te ves atrapado entre series de olas remonta siempre hacia el lado de la espuma, nunca hacia la pared de la ola que es la trayectoria que podría seguir otra persona.

7.- Respeto ante todo. En tu spot habitual y sobre todo, cuando surfeas en casa de otros tienes de ser respetuoso. Respetar el medio y a sus habitantes, no ensuciar ni ser un notas. Procura no entrar al agua con más de uno o dos compañeros, esto puede crear un abarrotamiento  y hacer que la gente que se mosquee un poco. Piensa que algunas personas acuden al mismo spot casi a diario, y el día que cae bueno, no mola ver que se abarrota de gente que pasa por ahí una o dos veces al año. Tampoco hagas ruido, has de respetar la calma en el pico, el silencio y la concentración de tus compañeros en el agua. El surf es casi una experiencia religiosa para mucha gente que va al agua a disfrutar en “soledad” de las sensaciones y los momentos. Cuatro tíos entrando a la vez y montando jaleo, tienen muchas papeletas de acabar viendo la sesión desde fuera.

8.- Diviértete. Nuestro deporte, pasión y vida; el surf, se trata ante todo de divertirse y pasar un rato de la mejor manera posible. Fomenta el buen rollo en tu casa y en la de los demás. El karma te lo agradecerá y el resto del mundo también.

Siguiendo estas normas básicas de sentido común , el menos común de todos los sentidos como dicen algunos, no tendrás problemas a la hora de cabalgar olas en cualquier parte del mundo.

Diviértete, recuerda, tu libertad acaba cuando comienza la libertad del otro.

El código no escrito.

1315
Views

2 comentarios