Edito-El-Fula

Foto _ José V. Glez / Fanfi Shop

No sé por qué, esta historia quedó en el olvido. Esta imagen abría un recuerdo, y la leyenda del ángel rescatada de un diario local conejero pasó desapercibida.

Rescato del baúl de los recuerdos aquellas palabras que seguro que consolaron a una madre dolida, a tantos amigos cabreados, a mis noches en vela.

UN ÁNGEL EN MAJANICHO

Llevo en mi recuerdo aquella tarde, lo he guardado para siempre en mi memoria. Es un homenaje a un colega pero sobre todo a una madre.


Esa tarde volvíamos para Lanzarote después de pasar tres estupendos días en Fuerte. La verdad es que llovió bastante pero lo pasamos muy bien. Ya de regreso hacia Corralejo hicimos a media tarde, una obligada parada en El Cotillo. Nos acercamos a la playita para ver si nos podíamos dar un baño, pero una vez allí comenzó a llover, así que decidimos poner rumbo al barco, por la carretera de tierra de Majanicho que yo, no conocía.


¡Qué bueno! Jose conducía, mientras Patric (mi hijo) y yo disfrutábamos del paisaje. La verdad es que atravesamos bastantes lagunas que se habían formado en la carretera , pero la lluvia dejó una puesta de sol con un cielo maravilloso. Casi llegando a Corralejo nos topamos con un enorme charco. Dudamos antes de meternos por el centro pero al final decidimos que era mejor ajustarnos al lado derecho, que se podían ver unas matas de aulagas, pensando que habría menos profundidad.


En cuestión de segundos nos vimos inmersos en el lodo (mezcla de tierra y arena) con el Toyota ladeado, el barro hasta la puerta y un griterío en busca del culpable, de mil pares de narices. Una vez comprobado que los nervios no conducen a nada, y que la tracción estaba anulada, ya que teníamos dos ruedas en el aire, di un salto y me metí hasta las rodillas en el agua para comprobar la situación. En ese momento dos todo terrenos uno a cada lado de la carretera pararon para socorrernos.

Tuvimos suerte ya que el conductor de uno de ellos era David, “El Fula”, no lo conocíamos hasta ese momento, pero enseguida se ofreció a ayudarnos. Lo intentamos todo, él llevaba cuerdas en su todo terreno así que tratamos de remolcarlo, pero no había forma, su coche patinaba, mientras el nuestro estaba como succionado por el barro. Así que comenzamos en plan B, que era llamar a todo el mundo. Con su ayuda, abandonados por el resto de gente, comenzamos a agotar nuestros recursos, mientras caía la noche: la grúa del seguro, la policía local, los bomberos, los contactos del Fula.

Al final conseguimos que viniera el camión grande de los bomberos y pudimos sacar el Toyota de allí, ya que de mientras, la carretera había desaguado bastante.

Aprovecho este momento para volver a dar las gracias a los bomberos y a la policía local, pero sobre todo a David que con su gran sonrisa no nos dejó en ningún momento y no solo eso sino que además nos ofreció su casa para pasar la noche. Llenos de gratitud y de alegría nos despedimos.


Aquella tarde encontramos un ángel en MajanichoAsí era David un hombre con una energía límpida , una gran sonrisa, con mucho amor por dentro y por fuera.


Ayer llegábamos de Madrid y cuando supe que había sido él la víctima del Quemao la congoja se apoderó de mí y las lágrimas, ¡que mala suerte!. No me unía una amistad, solo, un par de horas en las que nos mostró la clase de persona que era.


Por eso a pesar de todo, guardé y seguiré guardando su ángel en mi memoria. Queda un favor sin devolver, que he querido convertir en palabras que me gustaría llegasen a su madre, con todo el cariño más profundo de mi corazón.


Gracias por ese hijo tan maravilloso, por ese ser tan bueno, por ese surfero tan amante del mar, al que todos sus colegas querían, estoy convencida de ello. Un ser libre……..en el recuerdo de todos.

Jose, Patric y Beatriz.

fondo
RELACIONADAS

SOUTH TO SIAN

south-to-sian
RELACIONADAS

¿TUBO O MANIOBRA?

tubo-o-maniobra
RELACIONADAS

MAREA LLENA

marea-llena
fondo
footer-radical-surf

El Fula, el ángel de Majanicho.

3779
Views

3 comentarios