Eduardo Acosta. Foto_ José V. Glez / Fanfi Shop

Siempre ha estado ahí

Cuando decides seguir un parte, de esos que salen de las páginas de pronósticos, no te imaginas que cientos de personas están siguiéndolo.

Y cuando llegas al lugar y todo está puesto en su sitio, el viento, las olas, el Sol, algo tiene que fallar, sobran decenas de surfers que persiguen la ola perfecta.

Pero esto es una historia diferente, porque por una vez en nuestras vidas, se alinearon los astros a nuestro favor, y aquellos dos días, los guardaremos para siempre en nuestros recuerdos.

Este es el séptimo secreto que desvelamos. Hablamos de él cuando decidimos contar al Mundo las  olas ocultas canarias. Profundizamos en el 7º secreto canario.

olas
panoramica-del-dia-perfecto
Y era para echarse las manos a la cabeza. Javi y José admirando olas perfectas. Foto _ MAGT

Y todos los picos se llenaron de surfers, aquí y allá, era un salpicón de gente en el agua, eran bandadas de gaviotas flotando en el azul.

Pero nosotros habíamos ido a explorar algo diferente, e intentar estar solos, dos fotógrafos, un aficionado a las palabras y 5 surfers componían el grupo.

Y después de buscar otros caminos, de explorar durante dos horas la costa, una carretera destrozada llena de polvo y piedras nos lleva a una playa de callados, y a su derecha una pequeña loma.

Y bajo esta, la creación de la naturaleza más perfecta que habían visto nuestros ojos nunca. Con ese color que sólo tiene el Sur.

olas
perfecto
Todo estaba en su sitio, hasta las pequeñas florecitas violetas. Foto _MAGT

La teníamos justo enfrente nuestra. Se enrollaba en un azul turquesa una y otra vez. Y aún así, dudábamos en ir o no ir.

Eduardo contaba que una vez la vio, entonces no tenía su tabla de surf, estaba con su novia de acampada, y repetía que esa era la ola que había visto antes.

¿Sería verdad, aquella era la ola que recordaba? porque muchas veces nuestra mente nos engaña y nos hace pensar lo que no es y confundimos la realidad con la ficción.

¿Tu puedes asegurarme que estás despierto? ¿puedes decirme si estas soñando dormido o tus sueños se mezclan con la realidad?

olas
el-tubo-de-edu
Uno de los mejores tubos que he visto en mi vida. Foto _MAGT

Dos tardes nos bastaron para pasear la ilusión por nuestras vidas. Sólo dos tardes, aunque que la primera tarde fue una sombra de lo que nos deparaba el día siguiente.

Y entonces, no lo podíamos creer, era como un sueño, cuanto más grande venía la serie más perfecta era.

Esta fue una de las primeras olas, Javi surfeó la anterior, y cayó en la habitación verde, la siguiente era para Eduardo, era redonda, perfecta, grande y hermosamente impresionante.

Y sólo Alex desde el rabo, Javi desde la zona de impacto, las florecitas violetas, el cielo, Dios y yo fuimos testigos de un tubo perfecto que escupía a Eduardo orgulloso al final de su vida.

olas
javi-tubo-profundo
Recorriendo pasillos, estos son de libertad. Javi Medina. Foto _José V. Glez / Fanfi Shop

 

Los secretos dejan de serlo cuando todo el mundo sabe donde están, que cuentan, como respiran. Y aquella tarde decidimos guardarnos el secreto para nosotros.

Pero los secretos son como un clavo ardiendo entre tus manos, que lo sueltas para que no te queme. Y aunque nosotros decidimos guardarlo, los surfers, los que más tenían que perder, rompieron su promesa.

Punta Mandanga, se convertiría las próximas veces en un spot lleno de surfers, fotógrafos y videocámaras.

Me contaron que aquel paraje inhóspito y fuera de la mirada de curiosos, albergó hasta peleas por exclusivas o por saltadas en el agua.

olas
Javier Medina en el paraiso
Te tumbas un rato y vuelve el deseo de caminar entre paredes turquesas, Javier Medina. Foto _MAGT

 

Pasaron unos meses, y los locales de la zona me contaron que tenía otros nombres. Pero había una pregunta que se quedaba en el aire.

Si los locales sabían de su emplazamiento, ¿cómo es que nunca los había visto por allí? ¿Preferían otras olas?

Todos estamos ciegos y paseamos frente a buenas olas, pero la mayoría prefiere ir donde todos.

Sólo unos pocos pierden su tiempo, o es mejor decir invierten su tiempo en la búsqueda, y ya saben como acaban algunas de esas búsquedas.

olas
eduardo-olas-bastardas
Nunca vi una perfeccón tal, parecía que estuvieramos en Indonesia. Foto _MAGT

He visto fotos de otras sesiones, imágenes en vídeo, fotos de fuera y del agua. Y otros surfers navegando las arterias del gusano verde.

Pero como el día que estuvimos, Javi, Eduardo, Alex, José y yo, como ese día no lo he vuelto a ver jamás.

Y sólo yo conozco el parte para que se cumplan las condiciones necesarias para que rompa de nuevo con el esplendor de aquella tarde.

Tengo el archivo guardado, el camino señalado y los vientos que me soplan al oído y me chivan cuando será el día perfecto.

olas
javi-panoramica
Desde la loma todo cogía otro caliz. Foto _MAGT

Sólo los huesos de cabras y burros esparcidos en las lomas y los caminos, sólo cuando llueva antes y flores pinten de violeta la tierra negra. Entonces volverá.

Y allí estaremos nosotros. No importa que tarde un año, o cinco. Ella volverá. Quizás este año. Quizás el siguiente.

Pero esta vez, iremos con otros, o con los mismos, o iremos solos y los encontraremos a todos.

Porque ya no hace falta llamarles a ellos. Saben que hay escondido en las aguas del Atlántico, saben de las aguas pueden ser cálidas y amables, pero también saben que las olas engañan y a veces te aprietan el alma.

olas
RELACIONADAS

OLAS SECRETAS DE CANARIAS

olas-secretas-de-canarias
RELACIONADAS

DESAFIOS DEL NORTE

desafios-del-norte
RELACIONADAS

OLAS GIGANTES DE CANARIAS

olas-gigantescas

REPORTS | VIDEOS | SURF SHOP | SURF GUIDE

COPYRIGHT © 2016. SURFING REVOLUTION. 

El Séptimo secreto canario.

3452
Views