Shapeando en el taller de Carlos
Hay algo mágico cuando se hace una tabla de surf. Foto_ RAWVIS

Descubriendo lo que esconde el bloque de Foam

 

Posiblemente es la entrevista que más me sedujo. Me sorprendió cada uno de sus matices, formas y ese tacto del foam y resina en mis pies.

Mis latidos tenían preparado algo especial y al cruzar la puerta de Charly entendí el compás de ellos.

Cada vez que podía deslizaba mi mano y cerraba los ojos por una de sus tablas, sintiendo como moldea nuestros sueños en el corazón de su taller.

Magt y una soñadora emprendimos rumbo a Little Devil volando en la mirada de un shaper y aterrizando en la magía de sus manos.

Sólo puedo decir que la forma de fundirnos y abrazarnos los sentidos nos hará invisibles sin su huella.

 

Quiver de tablas en el taller
Quería tocar cada curva, sentir como el agua se iba a desplazar sobre ella. Foto_ RAWVIS

Radical Surf. ¿Qué es para tí shapear?

Charly Ludueña. Es como surfear, me trae satisfacción. Nunca es igual una tabla de otra, es una expresión del arte.

RS. ¿Cuál es el momento del proceso de una tabla que más te gusta?

CL. Cuando empiezo a ver las curvas, todo el proceso en sí es bonito e importante, pero la mayor satisfacción es ver la culminación de mi obra, de mi sello.

RS. ¿Qué herramientas utilizas para shapear?

CL. Diseño y doy forma al foam con lijadoras y máquinas similares a un carpintero pero adaptadas.

Carlos fabricando una surfboard
Detalles del taller de surf
Cada rincón era un foco de inspiración. Fotos_ RAWVIS

RS. ¿Es caro empezar a shapear?

CL. Es muy caro. Hay que arruinar mucho hasta que salga perfecto. Tengo 54 años y empecé a los 16. Mis primeras 50 tablas fueron mal vendidas para recuperar algo de dinero para seguir aprendiendo. La experiencia es algo fundamental, para llegar a tener el control hay que hacer mínimo 100 tablas.

RS. ¿Cuánto tiempo se tarda en hacer una tabla?

CL. Unas dos horas te lleva laminarla siempre que sea blanca, unas diez horas entera. Si llevas bien la serie puedes hacer de cinco a siete con tres personas shapeando, tres laminando y tres lijando.

RS. ¿Cuántas tablas haces a la semana?

CL. Yo solo puedo hacer tres o cuatro, depende las horas que tenga. Suelo hacerlas por la mañana y por la tarde retoques de otras.

El shaper en su trono
El shaper está tan seguro de si mismo, de lo que hace. Foto_ RAWVIS

RS. De todas las tablas que has hecho, ¿Cuál es tu favorita?

CL. Ufff. La tabla favorita por visión no puedes escogerla hasta que la pruebas. Te puede gustar más o menos por sus detalles. Hay veces que veo una tabla y digo: ¡Uuaaaauuu!, y cuando la meto al agua no me gusta y otras que no las das importancia y funcionan de maravilla. Kelly Slater sólo tiene una y Curren dos. Para mí la tabla mágica es la que tiene un fallo y no sabes cual es hasta dar con él.

 RS. ¿Alguien vino a decirte que les hiciste una tabla mágica?

CL. Sí, varios. Si la tabla está bien pensada andará bien, los toques mágicos pasan por los lados, la curva, el fondo. La base de todo es el foam y los bordes, la clave para maniobrar.

RS. ¿Qué es lo más duro de tu trabajo?

CL. Hoy en día es más fácil con lo que avanzó todo. Lo más duro es pagarlo. Está caro el material y hay dura competencia con el material de China. Merece la pena pagar más y ver el resultado y diferencia. Un surfer enseguida nota una tabla de otra.

 

Tarros con resina polyster
Retrato de shaper
Hay un nexo entre sus manos y la resina, algo invisible que los une. Fotos_ RAWVIS

RS. ¿Cómo aprendiste a shapear?

CL. Empecé en Argentina y era como un secreto, nadie te enseñaba ni te quería enseñar. Mi primer arreglo fue una quilla que rompí, hice un agujero y le puse resina. Ese fue mi comienzo, lijando en un taller, laminando y comprando foam que tardaba días en dar forma, lo que ahora en dos horas.

RS. ¿Cuál es el tipo de tabla que más te gusta hacer?

CL. Las tablas cortas para surfistas avanzados porque me exigen mejorar, las otras para gente que empieza no me motivan pero igualmente se hacen con cariño.

RS. ¿Cómo es más estable una tabla con tres o cinco quillas? 

CL. Con tres quillas es más dura porque agarra mucho más y es más rápida que con cinco. Todo lo contrario de lo que piensa la gente. Ahora mismo funciona mejor las cuatro quillas. En los tubos te da más velocidad y desenganche. Los bordes son los que agarran y las quillas te hacen patinar para no engancharte en la ola y poder salir del tubo.

Podía haber sido para un programa de televisión.

RS. ¿Quién te enseñó a surfear?

CL. Aprendí solo, antes no había escuelas.Te fijabas en los demás. Nací en Argentina frente al mar, surfear era carísimo no es como ahora que hay más opciones.

Muchas gracias Charly por darnos de beber un sorbo de tu magia y permitirnos estar  como dos chiquillos a tu lado y nunca enfrente, buscando sonrisas que coser en la almohada de los lectores, que con felicidad siempre sueñen, el feeling donde empieza todo.

Carlos Ludueña en su taller de tablas de surf
RELACIONADAS

LA MIRADA DE CARCELLER

JESUS CARCELLER
RELACIONADAS

OLAS PERDIDAS

OLAS PERDIDAS
RELACIONADAS

BUTTONS, LA LEYENDA CONTINUA

BUTTONS, LA LEYENDA

REPORTS | VIDEOS | SURF SHOP | SURF GUIDE

COPYRIGHT © 2016. SURFING REVOLUTION. 

El taller del shaper: Carlos Ludueña.

1743
Views