La inacabable perfección de la ola de Kelly Slater

Ya le habíamos visto desde fuera, incluso desde los cielos, pero nunca desde dentro. Y si de arriba o desde cualquier ángulo exterior nos dejó embobados, desde el interior, no hay palabras para describir la belleza de su forma. Tampoco hay palabras para la serenidad con la que Kelly Slater surfea su creación