La marea radioactiva ha acabado con el Surf

La radiación de los mares empezó a matarnos lentamente

Tom me enseñaba el juego de quillas cuando alguien gritó: —¡Que viene la bofia!

Y Tom tiró las quillas al suelo y se fue directo hacia la cristalera del bar, rompiéndola en pedazos y saltando al vacío.

En mi cabeza trataba de imaginarme como había quedado Tom tras la caída, estábamos en la segunda planta del Banana.

“¿Habría caído al paseo o se habría estampado contra las mesas de la entrada, o quizás habría cogido el impulso suficiente para llegar a la arena de la playa?”

Sea como fuese, yo me retiré asustado hacia la esquina más concurrida. En ese momento entraban los chicos de azul.

Como ha cambiado todo en sólo dos años. La policía persigue surfers como si fueran delincuentes.

EL-FIN-DEL-SURF

La radiación mató a los peces. Nos convertimos en carne para tiburones

EL APOCALIPSIS DEL SURF

Rebobinemos. ¿Cómo empezó todo? Primero prohibieron baños de más de media hora. Fue en el Pacífico, pero se extendió al resto de Océanos. No sabíamos las consecuencias del desastre de Fukushima, pero los datos que se empezaron a recoger 10 años después eran muy alarmantes.

Los bañistas, y más especialmente los surfistas, era como si estuvieran expuestos a una lluvia ácida después de un ataque nuclear. Se nos caía la piel y el pelo. Al principio la comunidad surfera se lanzó a las calles de todo el mundo a protestar, las manifestaciones que empezaron pacíficas se fueron convirtiendo en muy violentas.

En USA sacaron una ley en la que prohibía la práctica del surf.  Se cerraron fábricas de neoprenos, de tablas de surf.  Y se perseguía a los surfers como si fueran traficantes de drogas.

Paralelamente, apareció la resistencia, un grupo de inconformistas que dedicaron su esfuerzo y talento para que pudiéramos seguir surfeando. Inventaron un traje parecido al neopreno que te protegía en parte de los residuos radioactivas y podías tener sesiones seguras de al menos 1 hora.

Se habló con los gobiernos, pero no accedieron, mejor prohibir el surf, era más barato, y perseguir al delincuente, antes que controlar la industria.

Ahora, los surfers sólo pueden optar a un baño de una hora en piscinas de olas artificiales, y según en que país estés, ni eso. Así que vamos a surfear a áreas remotas, donde no te encuentres a ningún agente de “la ley” detrás de ti.

Pero se ha vuelto sumamente complicado conseguir tablas de surf, quillas, amarraderas, antideslizantes o una simple pastilla de cera.

En el lugar donde vivo, hay una ruta que seguimos para trapichear, casi siempre de noche. En la oscuridad es fácil comprar en el mercado negro. Y hay lugares de culto para los surfers donde tomamos cervezas, cenamos, desayunamos y mercadeamos con utensilios prohibidos.

Aquella noche Tom y yo tratábamos de cerrar un intercambio de quillas.

PUBLICIDAD
vissla-publicidad
zombies-en-las-olas

Nos convertimos en zombis entre las olas

LA RUTA DEL MERCADO NEGRO DEL SURF

Esta es la información que compartimos los proscritos. Si estas leyendo estas líneas, es porque te encanta deslizarte por las olas.

Lugares y tipo de mercancía que puedes conseguir en cada sitio. Cada lugar está con un link para que puedas encontrarlos. Recuerda que esta información es confidencial y sólo puedes pasarla de surfer a surfer.

Sobres energéticos del Secreto del Sur

Entre los sobres energéticos pueden colarte pastillas de wax

SECRETO DEL SURF

Es un sitio fantástico para ir a desayunar, tiene una carta variada de fruta y helados, pero si quieres comprar una pastilla de WAX, preguntas por Lucía. Y si está, le pides helado doble de coco. Al pedirle doble, quiere decir que viene con un trozo de wax de coco dentro del helado. EL precio por este es de 45 €. No pidas fresa ni otro sabor, porque ya sólo se trafica con la cera blanca, es la más fácil de colocar.

Recuerda, el trozo de wax estará cubierto de helado. Trata de metértelo en la boca y de ahí discretamente con una servilleta al bolsillo.

Pasteleria en Corralejo

En la bandeja de la camarera va camuflado el astrodeck

NEW BAKERY

Mientras vez en su super screen videos de surf una y otra vez, puedes pedirte una de sus tartas hechas caseras. O magdalenas. Cuando la pidas usa las palabras claves siguientes:

Si quieres un peine para peinar la tabla, pide queque casero “rugoso”. Tienes que añadir rugosa para que entiendan que necesitas el peine.

También aquí puedes obtener algún astrodeck, tendrías que pedir tarta especial grande “enroscada”. Esa es la palabra clave. El astrodeck vendrá camuflado con la bandeja de la tarta. Salen saladitas, pero vale la pena. Tendrás un antideslizante de primera calidad. Recuerda no abrir la tarta hasta que llegues a tu casa.

Chill Out el surf bar de Cprralejo

Chill Out, lugar perfecto para intercambiar surf-gear, también para una cervecita fría

CHILL OUT

Aquí puedes obtener casi de todo, hay unos días a la semana que sirven comida gratis, esos son los días claves. Y la palabra clave para usar es “rosca chapa”. Pero nunca vas a saber que te pueden dar, según la oferta o la demanda pueden traerte camuflado de todo, desde llaves para quillas hasta una licra para ponerte debajo del traje especial antiradioactivo.

Conseguir el traje radioactivo o tablas de surf es lo más complicado. Se tiene que hacer el pedido en el siguiente local, y se tiene que usar una formula química para pedirlo.

Ajedrez para después de una sesión de surf

En THE BABELS, recuerda apuntar tu fórmula en la servilleta y entregársela al barman

EL BABELS

Aquí pides por encargo. Sólo por encargo. Sólo puedes pedir Tablas de surf o trajes antiradiación. Tienes que usar una formula. Las paredes del local están llenas de ellas, ellas te ayudan a tu elección, escribe tu fórmula en la servilleta y te devolverán una copa con el lugar y hora de entrega. Aquí el traje antiradiación está por los 3.500 euros. Las tablas de surf no bajan de los 1.200€

Si no sabes usar las fórmulas, pide una carta verde. Te traerán una con el código.

Boardriders-Corralejo

Este grupo de personas encantadoras es el mayor grupo de traficantes de pastillas de cera de la ciudad

SURFRIDERS SURF RESTAURANT

Aquí sólo se trapichea. Casi todos los clientes son surfers, y es un área muy cerca al cuartel de la benemérita. Así que no se trafica en este lugar, pero te informan de olas, vientos, y sitios donde puedes conseguir lo que necesitas. Habla con precaución. El local tiene luces actínicas y si vez a alguien que se le marca una P en la espalda es que es de la secreta.

El banana Surf bar. Uno de los mejores sitios para después de surfear

Tom Saltó por esas cristaleras del fondo, directo a la playa

El BANANA

Este es el lugar perfecto para intercambio. Es un local que una segunda planta, tiene algunos reservados, y si la poli se acerca al lugar te avisan desde la entrada poniéndote un trozo de la famosa película Point break, el trozo es cuando le ponen las esposas a Bhodi. Cualquier otro cacho tiene otro significado.

Por ejemplo si te pasan el trozo en el que le cortan con una navaja el leash al prota, es que hoy se trafica con inventos, si aparece la imagen del vuelo libre en el que aparecen unas aletas, ese día se trafica bodyboard.

Exterior-Tequila-Beach-Surf-bar

EL TEQUILA

Este lugar se usa como seguridad para El Banana, es desde este sitio donde te avisan si aparecen los maderos. En esta esquina fue donde cayó Tom aquella noche, dejando la avenida llena de cristales rotos y algunas gotas de sangre.

Un bar surfero para pasar el día

El último lugar para conseguir alguna cosita para surfear es el:

BUENA ONDA.

Se suele usar sólo cuando ponen música en vivo. Se llena el garito y es una oportunidad única para intercambiar utensilios. El resto de los días, es un lugar perfecto para ver vídeos de Surf. Aprovechalo porque parece que van a por todas y nos quieren quitar hasta eso. Los vídeos de surf y las fotos.

Cuando bajé, sólo había un puñado de cristales esparcidos y algunas gotas de sangre. Tom había logrado escapar. No podía saber si en buenas condiciones de salud. Eso sí, me estaba contando que todo era una patraña. No había ninguna radiación en las aguas o no ninguna que fuera especialmente grave para los surfers.

Que llevaba 2 años surfeando como lo hacíamos antes y no le había pasado nada. Las marcas de surf querían dejar de gastar tanto dinero en surfers profesionales. Sin circuito profesional, se ahorrarían un buen dinero que podrían destinar a lo que les estaba dando muchos beneficios, la ropa. Y así poder ser más competitivo contra marcas que tradicionalmente no eran surferas.

También para favorecer el avance de las piscinas artificiales de olas. Es un gran negocio tener la ola al lado de la tienda de surf, del bar, del restaurante, de la escuela. Se estaban convirtiendo en focos de negocios muy fructíferos.

Como siempre, los medios de comunicación bailan al son de las multinacionales. Que compran a nuestros políticos, nuestras libertades y nuestras vidas.

A partir de aquel día la resistencia empezaba a formar un nuevo movimiento, una revolución de Surf que en unos pocos años devolvería el esplendor de los 80. Pero eso es otra historia que les contaré en otro momento.

PUBLICIDAD
naviera-armas

La marea radioactiva ha acabado con el Surf.

1180
Views