La Vaca XXL, desde otro punto de vista

Un año de espera, de preparativos, de nervios y ya mugió. Es impresionante el despliegue de trabajo y gente. “La Vaca “no es solo lo que vimos, desde otro punto de vista tiene sus más y sus menos, aún así, fue un gran día, con su ola XXL.

LA SEGURIDAD

Este año se miraron con lupa todos los detalles. Espectacular la seguridad dentro y fuera del agua.

Cinco motos de agua especializadas cada una con médico, Salvamento Marítimo con el barco hospital, helicóptero y ambulancias para velar por los riders. Tierra, mar y aire pendientes de cualquier accidente.

Tuvimos reuniones de seguridad en la nave de Peter (Obsession Surf), punto por punto desmenuzamos todo lo que se haría en caso de accidente grave en el agua.

Se hicieron simulacros y se optó que lo más rápido sería que la moto llevara al rider al barco de salvamento marítimo donde le tendrían controlado y estable hasta llegar por mar al hospital, porque hay zonas rocosas muy peligrosas donde el helicóptero no podría acceder.

Es alucinante, yo nunca había visto un campeonato con tanta seguridad como La Vaca. Hubo momentos de pánico, las motos volaban literalmente escapando de la sacudida. Digno de ver la capacidad de reacción de los pilotos. La gente no paraba de comentarlo, otros eventos ves una moto sin médico y gracias. En este aspecto LA VACA XXL tiene un 10.

la-vaca-XXL

¿OLA O PUBLICO?

Cada año se supera más, vienen y quieren venir los mejores riders internacionales y nacionales. Somos los primeros en hacer un campeonato de olas grandes con chicas.

Todos sabían a lo que venían, están acostumbrados a batallar con olas monstruosas, pero La Vaca tiene lo suyo y no es nada fácil su bajada, no es tierna ni seductora.

Tuvimos unas semanas que adelgazamos con los nervios, desde que se dio la alerta el parte parecía que nos vacilaba, cambiaba de un día para otro, y no lo veíamos nada claro.

Se hizo el sábado y tuvimos suerte, al final hubo ola. Todo apuntaba a que su gran día sería el viernes y no se equivocó, los riders estuvieron entrenando, salieron extasiados y alguno con cara de acojonado escuchando que el sábado estaría más heavy.

Debería haberse hecho el viernes pero aquí entra la polémica. ¿Qué queremos ola o público? Hay partes que quieren ver público que vengan al espectáculo, dejen dinero en los bares y tiendas, que haga un Sol radiante y si puede ser que la ola esté enorme. Eso es difícil por no decir imposible.

Señores esto es un campeonato de olas xxl, da igual que no salga el sol, que la gente no compre en los bares y desde luego que la ola tenga la medida de big wave. ¿De verdad piensan que en Jaws si no hace Sol se suspendería? Un tema puntiagudo que cada uno vela por su interés, como siempre.

LA COMIDA

Cuando escuchas que como en el norte no se come en ningún lado, yo discrepo, por lo general en todo nuestro país la gastronomía es un lujo, pero es cierto que la cocina cántabra es una de las mejores y en este evento no iba a ser menos. Cocina de carbón a fuego lento, un manjar para dioses.

Todavía me molestan las muñecas y la espalda de pelar 50 kg de patatas, cebollas, pimientos, chorizo, jamón york, docenas de huevos y 70 raciones de pasta de verduras. “AGÜITA”.

Desde el día anterior cocinando y metiendo las papas peladas en ollas industriales con agua y hielo para que no se estropearan. Un trabajo a contra reloj para dar de comer a riders, voluntarios, orquesta, organización, jueces y prensa.

A las 6 de la mañana se prendió el carbón, no dábamos a basto con las ollas para mantenerlo a su temperatura. Yo seguía pelando patatas y con la vista en la ola, todavía no sé como no me llevé un dedo.

Qué rico olían esas patatinas, hasta La Vaca daba un giro inesperado cuando cambiaba el viento con su olor.

Los riders tenían la pasta con jamoncito y huevo cocido, aunque hubo un grupito que optó por las papas con chorizo. ¿Será que tenían frío?, acostumbrados a aguas más templadas. Seguro que ya adivinan de quien hablo. Les encantó a los canarios, no dejaron ni el caldito, en cada cucharada recuperaban el color, parecían papas arrugadas al salir del agua. Sólo les faltaba el mojo picón. Gracias chicos, es de agradecer que les gustara.

Gracias a todos los amigos por ayudarnos, sin vosotros no hubiera sido posible.

LOS VOLUNTARIOS

Desde luego un gran apoyo tuvimos con ellos. Este año se duplicaron porque el anterior la gente se colaba por todos lados, sin ser conscientes, quiero pensar, del peligro que conlleva saltarse las normas.

Cada uno tenía su puesto asignado y sabía lo que tenía que hacer. Se colocaron vallas para que el público no accediera a las zonas peligrosas. Aún así, algunos parecen que van por libre, no escuchan y ponen en peligro a los demás.

Yo estuve un rato en el acantilado haciendo fotos y todos teníamos que llevar pulsera, acreditación y peto rojo de prensa para subir. Allí se colaron dos “energúmenos” sin hacer caso a los voluntarios, hubo más que palabras, como si encima tuvieran razón, tuvo que subir la policía para bajarlos del acantilado. Triste, muy triste esta clase de gente.

Por lo demás no hubo más altercados y estuvo controlado el evento. Gran trabajo de los voluntarios, seguridad y policía.

Sólo me queda desde aquí dar las gracias al que hace posible este evento, el director de Obsession Surf, PETER. Cada año te superas y haces LA VACA más XXL.

A todos los colaboradores, empresas, voluntarios, salvamento marítimo, policía, ambulancias, Ayuntamiento de Santander.

Al paisano que nos dejó pisar sus tierras, al público por portarse bien, a el PANA, de panadería Hurtado por traer su pan para las papas, a los músicos por deleitarnos sus melodías, amigos que nos ayudaron con la comida y como no, a los riders por venir a este gran campeonato.

GRACIAS DE CORAZÓN OS ESPERAMOS EL AÑO QUE VIENE.

La Vaca XXL, desde otro punto de vista.

1277
Views

2 comentarios