Lo aprendí en Mundaka

“Soy muy afortunado de decir que tengo Mundaka cerca de mi casa”, dice Aranburu. “Es muy importante para mí porque es lo que soy y mucho de lo que sé, lo aprendí en Mundaka.” No hay que irse muy lejos para saber que el mar Cantábrico y Hossegor es un paraíso para surfear.