Y cayeron los siete velos y tras ellos la cabeza

Si cierras las ojos y sólo oyes la música de este vídeo, visualizarás a Salomé, bailando entre las notas de la música y como van cayendo los velos hasta quedarse desnuda. Pero no es una morena que deja su cuerpo al aire para luego pedir la cabeza de Juan Bautista. Estamos en el siglo XXI y Carissa Moore baila al son de algo que recuerda a Salomé, olas de verde turquesa, largas e interminables que se dejan manosear entre giros de dureza que tratan de lastimas un alma insensible al que no le duele sus giros, porque inerte, y muerta, viva bajo los pies que llevan cuchillas cortantes, no para matar, si para controlar.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>