Mundaka, esa ola envenenada

Mundaka, esa ola envenenada. Foto _José V. Glez / Fanfi Shop

Veneno vimos en la sacudida de Mundaka. La sustancia que desencadenó la lesión de Kepa. Su enzima le lanzó al fondo del abismo.

Su vida pendió de un hilo, cerró los ojos y tragó saliva. Volvió a nacer gracias a la libertad que probó enredándose con ella. Las arrugas de su cama eran las que más conocía.

Amarla casi le cuesta la vida con su beso envenenado, pero no se puede elegir el porqué la amamos aunque sus besos nos quiten la vida.

mundaka-la-envenenada
Ahora miraremos a la ola con otros ojos. Foto _José V. Glez / Fanfi Shop

Hablar de Kepa es hablar de Mundaka, su ola, su casa. Millones de veces nos recreó los ojos con su surfing, nos hacía soñar llevándonos lejos.

Todavía me tiembla el cuerpo cuando me enteré y vi sus palabras de agradecimiento, si, de agradecer el volver a nacer desde el hospital. Tras el susto me toca pensar y mandarle toda la fuerza y ánimos de nuestra humilde casa. Se lo debemos por tantas aventuras que nos muestra en sus viajes, por ser tan humilde y uno de nuestros surfistas más queridos.

cuando-algo-falla
Cuando algo falla, empieza la aventura. El famoso spot de Arnette y Kepa Acero.

Estas son sus palabras desde el hospital de Cruces:

“Solo puedo empezar este post agradeciendo a tod@s los que me habéis acompañado en estos días tan duros que me ha tocado vivir a mi y a los míos. En especial a Lander e Iñigo que me salvaron la vida en la barra de Mundaka. Os estaré eternamente agradecido.

El día 2 de enero al mediodía tuve una caída fatal en Mundaka. Caí de cabeza contra el fondo y en el momento perdí el conocimiento. El único instante que puedo recordar fue bajo el agua, queriendo llegar a la superficie, pero mis manos y mis piernas no atendían a órdenes. Entonces pensé que nunca saldría. No recuerdo nada más. Luego he sabido que Gaizka e Iñigo me subieron a la tabla y me sacaron de la zona de impacto. Perdí hasta la vista.

Mis amigos ❤ @natxogonzalez1 @nando_arostegi @eukenimasa y @aletxugironi me sacaron del agua y tras horas de agonía llegué al hospital de Cruces. Me dijeron que me había partido el cuello, con una cervical rota-desplazada y dorsal rota.

Milagrosamente la médula espinar no fue dañada, así que puedo dar gracias por poder sentir y mover mi cuerpo, piernas y brazos. Tengo la sensación de haber vuelto a nacer dos veces en un mismo día, y mi agradecimiento va para todo l@s que me han acompañado, los que me rescataron, médicos, vosotr@s que me habéis animado, al azar que así lo ha querido y a la vida , sobre todo a la vida. Muchas gracias de nuevo y ahora sí, más que nunca y de verdad además, disfrutar de la vida, comérosla que es vuestra. Me operan el miércoles. Un fuerte abrazo a tod@s❤❤❤❤❤”

Su mensaje es claro, nos comeremos la vída.

 

 

kepa-en-el-hospital
Autoretrato de Kepa en el hospital, unos días después del accidente.

Me toca de cerca por lo que estás pasando, la operación y recuperación. Desde estas líneas te digo, que SÍ, SE PUEDE.

Yo pasé por la misma operación de fijar las vértebras con titanio y sigo surfeando.

Ahora puede que lo veas distinto porque el dolor puede más y la operación no es nada fácil. ¡¡Lucha Kepa!!, queremos más viajes y aventuras tuyas.

Aún nos late la piel y soltamos riendas con tu presencia en las olas.

La vida se te escapa, lucha por vivir. ¿Premonitorio este vídeo de Kepa?

Tiene gracia que lo que más amamos es lo que nos quita algo de nuestras vidas.   No se como podríamos vivir sin ese rumbo, ni alejarnos de él.

Volverás a coger confianza y a surfear, con más precaución pero disfrutando, cada ola es una batalla ganada al dolor.

Queremos verte dentro de ese tubo, ganando confianza, cogiendo su aire para alimentar nuestra alma.

Un abrazo y mucha fuerza, Kepa.

Mundaka, esa ola envenenada.

5294
Views

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>