TEAHUPOO, la ola más poderosa del mundo

Matahi Drollet, surfeando la bestia. Foto_ Tim Mckenna

La sensación de vértigo, de fuerza, poder.

No existe ningún otro lugar en el mundo donde la gravedad tiré más de ti. El estruendo, ese sonido que te deja atónito. Justo cuando toneladas de agua rompen sobre la superficie viva de coral, ese sonido seco que le persigue un eco destructor. El único lugar del mundo donde la ola por detrás no tiene más de un metro y por delante más de seis. Donde el labio coge el grosor de la altura de una persona, a veces más.

Aquella noche Nathan tuvo insomnio. Y al día siguiente se enfrentó a su pesadilla, había series que sobrepasaban la altura máxima para poder tirarte a por una de esas olas simplemente remando. Hay un tamaño que ya es imposible, necesitas el TOW IN, que alguien te empuje con una moto de agua. Y aquella mañana Florence, buscaba entre las series imposibles una ola, un desafío.

Fue el único que remó aquella ola. Surfline le hizo una amplia entrevista. Florence dijo que la remó sólo él porque él fue el primero que empezó a remarla. La ola no te deja hacer el take off en la cresta, cuando te empuja al abismo, ya estás en mitad de la pared. Y creyó por un instante que se iba de cabeza al fondo, a “comer mierda”. Pero consiguió apurar el nose de la tabla y entonces, ya no había vuelta atrás, estaba dentro, muy dentro.

El gran Kelly Slater dijo literalmente que era la mejor cabalgada en la historia de la ola. No sabemos si alguién podrá batir este récord, quizás la próxima semana, quizás nunca. El surf en esta ola es muy complejo, tienes que tener la sangre muy fría y todos los sentidos en alerta. No te juegas sólo que se te parta la tabla, te estás jugando el final del viaje de tu vida.

El Surf está lleno de historias, algunas de estas se convierten en leyendas. De esas que contaremos a nuestros hijos reunidos bajo la luz de una hoguera, en una acampada. Y si hablamos de surf, hablaremos de la primera foto que dió la vuelta al mundo con Laird Hamilton surfeando Teahupoo. Oh, my God. Oh, Dios mío. Tres palabras que lo dicen todo en la portada de la SURFER magazine.

Laird-Hamilton-at-Teahupoo

La historia del surf en Teahupoo es muy reciente. Desde 1960 miles de surfistas han ido a surfear a Tahití, y conocían la ola, pero les parecía imposible. Thierry Vernaudon fue el primer surfer y tahiatiano en coger esta ola, corría el año 1985. Pero lo que la impulsó a la fama mundial fue el Gotcha Tahití Pro en 1998, entonces “Chopes”, el otro seudónimo con el que se la conoce, recorrió el planeta con imágenes y vídeos. Hamilton  cogería la ola del milenio y Andy Irons se llevó el título del Rey de Teahupoo al cielo, para siempre.

Desde entonces, no hemos parado de ver videos e imágenes de esta impresionante ola sacada de la película más espeluznante de terror. De todos los vídeos que han corrido por la red, este grabado con la Phantom cámara es el que más recorrido ha tenido. 3.822.000 visualizaciones. No dejará ni una décima de segundo de mostrate la potencia mezclado con la fuerza, la belleza y el terror que producen verlo.

TEAHUPOO, la ola más poderosa del mundo.

2288
Views

1 comentario