Y todo gracias al niño, aunque las imágenes no sean para niños, sino para ojos hambrientos de tortas, de tortas y de culos…

Share This