Increíble lo que una botella de peróxido y unos lápices de colores pueden hacer por el surf de los chicos de hoy.

Share This