Muchos de los mejores big wave surfers del mundo se apresuraron para coger los primeros vuelos de la mañana directos a Maui. La noticia corrió como la pólvora, un amanecer precioso y las mandíbulas rugiendo una vez más, apretando sus mordazas sin piedad.

Share This