El primero fue el seguir surfeando después de haber recibido aquel brutal mordisco y haber perdido su braxzo mientras surfeaba en Hawaii. Luego con una fuerza que solamente ella tiene, fue batiendo retos, uno tras otro: competir en la wsl, ganar pruebas, hacer aéreos y por último vencer a la temible ola de Teahupoo.

Share This