Y ella fue la afortunada, hay un millón de chicas surferas en este planeta azul, pero fue Carissa la única que disfrutó de la fantástica piscina privada de Kelly.

Share This