Un carnaval muy diferente a lo que estamos acostumbrados, sin colores chillones ni lentejuelas. Negro muy Negro, con una banda sonora de película de terror, cada bajada es más escalofriante. Un Nazaret de los más brutales que vieron mis ojos.

Share This