Esta podría ser una pequeña joya de 4 minutos de duración, y no es que no disfrutemos del fantástico y eléctrico surf de Leo Fioravanti,  ni de esos tubazos donde podía entrar montado al volante de su coche. Es que el maldito párkinson del cámara mató el triunfo de Leo.

Share This