Indonesia es una de las olas más bellas, en pleno desierto se plantó el peruano Jonathan Gubbins para buscar esa perfección. Seguro que no olvidará nunca el tubazo de su vida. Una izquierda larga, muy larga, de ésas que se te cae la baba con solo verla.

Share This