No nos volvimos locos. Lo que pasa que viendo a estos locos de las olas nos dejamos llevar. ¿cómo no gritar en cada momento que cruzan ese límite?

Share This