Nathan Florence se llevó el tubo de su vida en un día histórico en Nías. Es un maestro en el arte de hacer posible lo imposible.

Share This