NOVIEMBRE, 2019

Textos y Fotos: Miguel Gomá

 

Uyyyy, complicada pregunta para un surfista que lleva más de 30 años practicando surf y que en sus bolsillos sólo acumula telas de araña.

30 años dan para mucho, muchas olas, muchos tubos, igual no más de cien, y muchos, muchos cambios, en la sociedad y en el surf.

Hace 30 años, me sorprendía como un amigo cruzaba con su Morey Booguie una ola en las hermosas Grandes Playas , al norte de la isla de Fuerteveventura, en ese mismo instante fue cuando me dije a mí mismo, yo quiero sentir eso.

Hace 30 años, si me hubieran hecho esta pregunta, diría que el Surf no es un deporte…

Damián Moro. Foto _José V. Glez

En 1986, que fue cuando descubrí el Surf, los surfistas eramos una especie de hippies del mar. No necesitábamos ni queríamos dinero, trabajar lo justo, para estar el máximo de tiempo posible en contacto con el mar.

Pero los tiempos han cambiado, y reconozco que no es lo mismo nacer en Hawaii o en Canarias, donde en teoría es mucho más fácil coger olas, que nacer en Madrid, Barcelona o Munich.

 

Respondamos la pregunta

Una tabla de segunda mano, 10.000 ptas, o eso me costó a mí la primera, 60 euros de ahora. El neopreno, porque en Canarias te lo tienes que poner si o sí, el agua no está tan calentita como la sopa del mar caribeño, me costó más, 90 euros.

Eso era todo lo que necesitaba para ser feliz. Una pastilla de wax, un astrodeck y una amarradera, completaban el equipo.

Lo que gastamos para hacer SURF

Ahora no, ahora, para ser surfer, necesitas un coche, porque si no te mueves no coges mejores olas, ahora no, ahora necesitas irte a Indonesia porque en verano no hay olas.

Ahora necesitas al menos 3 tablas para surfear y el último neopreno, ahora, además, el surf es olímpico. Y ahora, los picos no están desiertos, se llenan de todo tipo de personas.

Profesores, abogados, ingenieros, albañiles, pintores, seguratas, el surf es más popular que los caramelos con palitos. Y lo creas o no, ahora, para ser un buen surfer tienes que pasar antes por una escuela, y tener un coaching, y poco a poco hemos olvidado ese sentimiento que nos atrapó de pequeños y hemos convertido el surf en eso, en un deporte que será olímpico.

¿Entonces, cuánto cuesta hacerse surfer?

Hacerse surfer no cuesta nada, los hay a montones de camiseta, de los que pasean la tabla , pero hay una nueva ola que quiere aprender a surfear, y los nuevos surfers ya no son almas libres como antes, la sociedad ha creado un negocio entorno al surf.

  1.  Curso de una semana en una escuela… 350 euros
  2.  Compra de otra semana en la escuela porque necesitas aprender más….. 350 €
  3.  Compra de material…. 750 euros

Y a partir de este punto todo depende. El Surf puede llegar a ser un deporte muy, muy caro. Y sólo los que tienen suerte de vivir en un lugar privilegiado o tienen dinero son los que llegarán a la cima o cogerán más olas que nadie. Porque como en cualquier otro deporte, hay amateur, aficionado y luego profesional.

Pero si dejamos a un lado estas categorías, luego están los niveles, y que tengas un nivel avanzado, intermedio o básico, depende también del dinero de tu bolsillo, ¿ o mejor decir del de tus padres?

Existen excepciones

Por supuesto que las hay, hay surfers con talento innato, pero incluso esos tuvieron que dejar una pequeña fortuna en el camino para llegar a lo más alto.

La conclusión de todo esto, es que se puede ser surfer siendo un pobre desgraciado mileurista españolito de calle, pero también se puede ser surfer siendo hijo de Ana Botín.

Puedes pagar 10 euros para que te suelten en la derecha de Lobos y te recojan en una hora y media o pagar por un catamarán de lujo que estará anclado en el pico una semana, con cocinero y camareros y servidumbre de manera que tu estarás sólo al amanecer en la ola y al atardecer y comerás siendo espectador de como se pelea la multitud al mediodía por rascar una ola.

Claro, con pasta, te puedes ir en verano a Maldivas y tener olas todos los días, y seguir la ruta de las borrascas por el mundo, lo que te hará progresar en el surf y tener un nivel avanzado. Al final, ¿cómo contestamos a esta pregunta?

Con un depende, se puede ser humilde y tirarte al agua a surfear con una tabla partida de vez en cuando o ser millonario y hacerte una piscina en el jardín de tu casa.

Quizás, cuando las piscinas de olas artificiales sean más abundantes y haya una en cada ciudad, cualquiera se podrá hacer socio como en el Metropole en Las Palmas e ir todos los días a surfear. Pero entonces, ¿en qué se habrá convertido el Surf?

En RADICAL SURF magazine nos comprometemos para seguir aportando cultura a la forma de vida y el deporte del surf.

Nuestros socios y socias hacen un esfuerzo para que podamos escribir noticias como esta. Sin ellos RADICAL SURF MAG no sería posible. Si te ha gustado este contenido y también quieres unirte al proyecto SURF REVOLUTION, empieza por asociarte al proyecto.

Share This