Otra vez ha vuelto a Gran Canaria la prueba de los reyes del Bodyboard. Todavía está en mis recuerdos la época dorada en Canarias de este deporte, cuando Carmelo Díaz lideraba un amplio grupo de bodyriders, incluido su hijo, que ponían el deporte canario dentro del panorama internacional. Mucho más que eso, se creaba cantera.

Canarias era la cuna del mejor Bodyboarding de Europa, probablemente del mundo entero.

 

¿Qué ha pasado con el Bodyboard en las islas?

 

Si, Canarias fue cuna de este deporte, siendo el Surf algo residual, pero los tiempos han cambiado. ¿Culpa de quién? Para eso sólo habría que visitar el perfil de uno de nuestros mejores bodyriders, podemos estar de acuerdo o no, compartir u punto de vista o no, pero parte de lo que dice, si no todo es acertado.

Frontón King es el bastión, en un deporte con unas gruesas raíces que profundizan hasta finales de los 80, donde se resiste a irse del todo, y es un bastión fuerte, porque en Canarias, a pesar de las palabras de Ricardo, todavía hay una comunidad que practica y disfruta del invento de Morey, y a un nivel tan alto que nos hace reconocidos a nivel mundial.

Casi no hay escuelas de este arte tan particular, y exclusivo en olas en donde un surfer no puede entrar, cuando debería de ser la base de todo surfer, porque es más fácil aprenderlo antes de querer ponerte de pie sobre la tabla.

 

El comentario de Ricardo Estupiñán.

Yo soy parte del error. Lo reconozco. El EGO nos venció un día y quisimos ser más guais que nadie. Fue el error más grande que cometimos, el inicio del declive… y aquí la historia de como pasó (al que le interese).

A finales de los 80 y principios de los 90, el bodyboard explotó en Europa. De la mano de mi queridisimo Michel Hoff el bodyboard llegó a Europa. El fue el propulsor de los primeros campeonatos en Francia, Inglaterra, Portugal y España. En Canarias el primer campeonato fue en 1986.

Michel vio un potencial brutal en un deporte que literalmente explotó en Estados Unidos. Tom Morey inventó una nueva forma más segura de hacer surf, evitando las tablas de fibra con quillas peligrosas. Una auténtica revolución.

Como en todo, el juego se convirtió en deporte. Sr Morey de la mano de una empresa llamada Kransco profesionalizó la fabricación de los “boogies” y pocos años después sacaron el primer bugui con placa de plástico, el Mach 77.

¿Por qué cuento esto? porque nosotros, a todos los que se nos daba bien surfear con este nuevo invento nos flipamos, empezamos a intentar hacernos un hueco en el pico.

Como en todo lo que pasa en el agua, un nuevo deporte no es Bienvenido. Eramos un poco lacra invasora. Y seguramente esto nos empujó aún más, teníamos que demostrar que esto era un DEPORTE en sí, no una moda pasajera. Eramos bodyboarders, un deporte de HOMBRES, no de niños.

 

Yo reconozco que de alguna manera, este ha sido buena parte del error que aún no hemos entendido. Y por eso, en el mundo cada vez somos menos.

En esa epoca dorada, no habían escuelas de surf. No habían infraestructuras en la playa. En la Cicer, no había avenida ni alquileres solo para gente rica en Guanarteme.

Lo ven, era un barrio abandonado. Pero habían miles de bugueros. Había color en la playa y una energía vibrante. En los campeonatos la gente no cabía en la playa.

Ahora viene el problema. Las escuelas de surf hacen que los niños comiencen con una tabla. No hay preguntas, todos deben ponerse de pie. Y con esto, perdida la base, el futuro es incierto.

Esto pasa en todo el mundo, y en Estados Unidos el deporte (el bodyboard) ya es residual. En Australia tampoco van bien.

¿Entonces? para mi está bien claro. La estrategia que seguimos de Super Tours Mundiales, Campeonatos en olas potentes, etc, ha sido equivocada. Para mi esta claro, no han cambiado en años, y cada vez el deporte más débil.

El bodyboard se inventó para hacer surf de manera fácil y divertida, y NUNCA se debió abandonar ese concepto. Es un deporte de iniciación al surf. Una persona que va a la playa una semana al año, un niño que esporádicamente toca las olas, debe surfear con un bodyboard. Los niños tienen que hacer bodyboard y así, el deporte resurgirá como nunca.

Hoy nadie, ni las federaciones, ni los que hacen mundiales, ni APB Tour ni nadie, menos unos pocos locales (como Ale Reyes) en pequeños reductos por todo el mundo hacen porque la base sea solida. Esto es: Circuito de pruebas de niños, escuelas, institutos, clinics gratis, escuelas de bodyboard.

Necesitamos más de esto como la foto, de niños ilusionados corriendo con mach77 de colores por la playa y menos aéreo trompo, airs backflip en 2 metros en Frontón cubrete de EGO. (y he dicho menos, no que no sea necesario).

Nos olvidamos de lo que somos, de lo que fuimos, de la esencia. Ya está bien, los de las Federaciones, los padres de bodyboarders alrededor del mundo, los APB Tour y los promotores de mundiales tendrían que poner el foco en el FUTURO.

Y el futuro, señores y señoras amantes del deporte, está en la BASE, en los niños y niñas.

Siento el tocho. Vi la foto y me vine arriba. Que nadie se sienta ofendido, nada personal con nadie, es un grito de auxilio, una idea. Todo es mejorable en este mundo.

¡Feliz día y buenas olas para todos!

 

 

Si te ha gustado este artículo

En RADICAL SURF magazine nos comprometemos para seguir aportando cultura a la forma de vida y el deporte del surf.

Nuestros socios y socias hacen un esfuerzo para que podamos escribir noticias como esta. Sin ellos RADICAL SURF MAG no sería posible. Si te ha gustado este contenido y también quieres unirte al proyecto SURF REVOLUTION, sigue el link.

Share This