Historias radicales

La tabla de surf

Teahupoo
No tuvo piedad y me volvió a sacudir rápido, brusco, la tabla rota y la moral por los suelos.
Share This