La locura que navega siempre por nuestras mentes. Déjame que sueñe con ese turquesa, déjame ilusionarme porque a nadie hago daño sólo con soñarlo. Noah Beschen se le desboca el alma y no puede sujetar su corazón.

Share This