Andy Irons nos dejó muchas olas para el recuerdo pero esta es la más memorable del dominio del muestro del labio gordo.

Share This