ENERO, 2020

Fotos: José V. Glez

Textos: Miguel Gomá

Ángulos imposibles y colores radiantes

Todo ha cambiado respecto a la última edición. Aún así algunas cosas vuelven y si crees en las casualidades estas existen.

El año pasado fue un norma quien gana el evento, este año otro norma se alza con el premio. Arítz Aranburu, la máquina de recorrer tubos perfectos.

Muros de pesada agua salada

El Quemao es sobre todo eso, muros verticales donde la gravedad te empuja a un abismo lleno de peligros, en esos momentos, si pierdes el contacto con tu tabla y te sientes en el vacío te vienen a la cabeza que no sólo arriesgas un revolcón.

Adrien Toyon, sintiendo el empuje de la atracción del centro de la Tierra.

El poderoso sifonazo al final del tubo

Una de las características de esta ola es la impresionante demostración de fuerza que realiza en cada final. El sifonazo  recuerda a Pipeline, a Tehaupoo, recuerda que lo que rompe a tus espaldas tiene poder.

Geraroid Mcdaid, medalla de plata después de sobrevivir a decenas de sifonazos al final de los tubos del Quemao.

Manuel Lezcano y El brillo del mediodía

Era muy difícil con el cartel de surfers que venían este año poder plantarse un canario en la final.

Manuel Lezcano, este año llegó a cuartos, el resto ya es historia. En la próxima edición brillará más, seguro.

 

Un tubo perfecto, grande y poderoso

Miguel Blanco, este portugués cayó eliminado en la primera manga del evento, aún así nos dejo esta imagen imposible de borrar de nuestros recuerdos.

Un niño se hizo hombre en las poderosas olas de Lanzarote

Iker Amatriaín, vino siendo un niño y con cada edición era unos centímetros más alto, hasta que un día se hizo hombre, volando sobre las paredes de las olas del Quemao.

El monstruo de la derecha del Quemao

 La derecha es un tubo más cerrado, más corto, pero no menos intenso. La izquierda es la reina, y la derecha abre compitiendo con la otra.

No todos van de derecha ni todos de izquierda, ser goofy es un plus pero este año al igual que el pasado los normas se rompieron . Las normas están para romperlas. Jonathan González, rompiendo normas.

La izquierda es la reina…

Pero todos estamos de acuerdo, la izquierda con sus dos picos, dos intensos tubos, es el verdadero Olimpo para un surfer.

Y Natxo González, lo sabe…

El Take off no apto para los que tienen vértigo

Esta es una característica de esta ola, se aproxima una masa de agua desde el horizonte y cuando se va acercando a la costa empieza a crecer hasta que llega el punto de ponerte de pié, entonces, la pared es vertical, muy vertical..

Cristian Portelli, volando en las paredes del Quemao…

Dominar el tubo es primordial

A veces, desde fuera, parece fácil, el take off tardío puede que sea lo más complicado, luego la misma ola se frena en su tubo, invitándote a entrar, para 3 segundos más tarde empujarte fuera. Si vas a mano fácil, a la contra más complicado

A Aritz Aranburu le invitaron muchas veces y le echaron otras tantas, y de la forma que le echaron fue el camino de su triunfo.

Un montón de surfers que se estrenaban

Este año vinieron surfers que nunca habían venido antes y faltaron algunos que no se perdieron las anteriores ediciones.

Micky Picon , uno de los mejores surfers que ha dado nunca el viejo continente visitándonos por primera vez en este evento.

Un montón de surfers canarios

El surf es un deporte narcisista, no entiende de grupos ni de compañeros, eres tú contra otro surfer, tú contra la ola.

Peter Mendia lo tenía claro, de los 32 surfers 15 eran canarios, pero no importa el número de locales, sólo me enfrentaré a uno o dos de ellos a la vez.

Brazos al cielo, señal indiscutible del ganador de la prueba….

En RADICAL SURF magazine nos comprometemos para seguir aportando cultura a la forma de vida y el deporte del surf.

Nuestros socios y socias hacen un esfuerzo para que podamos escribir noticias como esta. Sin ellos RADICAL SURF MAG no sería posible. Si te ha gustado este contenido y también quieres unirte al proyecto SURF REVOLUTION, empieza por asociarte al proyecto.

Share This