Jose Maria Cabrera en su casa, disfrutando del invierno y las poderosas olas en Lanzarote. Sus mejores tubos en El Quemao y la Izquierda de la Santa, tubos profundos, potentes y arriesgados. Todos sabemos lo que es la ola del Quemao, solo nombrarla ya pone los pelos de punta.  Desde dentro todo cambia.

El rugir del labio al caer, el embrujo de su sal, su golpe es seco, duro, directo. Nadie escapa a sus encantos. Mucho se ha escrito de olas que sesgan vidas. Pero ninguna habita tan cerca como El Quemao.

Esas sensaciones las conoce muy bien Jose y sus sentidos. Gracias por compartir este clip para deleitarnos las retinas.

Share This