¿Indonesia o Canarias, donde hay mejores olas?

¿Indonesia o Canarias, donde hay mejores olas?

La perfección de las olas canarias no tiene parangón, ¿ o sí?

 

Canarias o Indonesia. El Eterno dilema.

Hay cosas que caen por su peso, cada lugar tiene su cara y su cruz. Algunos pocos tienen el privilegio de vivir a trote entre dos mundos opuestos, pero unidos por la pasión del surf.

¿Cuántos quieren ir a Indonesia?, ¿quién quiere venir a Canarias? ¡Que levanten la mano!

Canarias tiene cosas que no hay en Indonesia e Indo cosas que añoramos los que han visitado el lugar alguna vez.

Diferencias a lo grande

Canarias tiene seguridad, dentro y fuera del agua. No hay animales venenosos ni mosquitos con malaria, hay una gastronomía única pero el agua templada y calida en verano y otoño baja unos graditos en invierno y hay que usar neopreno.

Indonesia tiene una cultura exótica, monos que te roban las gafas o lo que pillen, arañas venenosas, y si sales de las zonas turísticas el peligro de animales salvajes o mosquitos que te inyectan la malaria.

Pero Indo tiene algo que nos gustaría tener en Canarias. Olas mega perfectas, largas y cortas, de arrecife y de arena, casi todas con tubos de ensueño. Cientos de miles de kilómetros de costas que explorar, es Canarias pero en grande en extensión.

Pero si quieres aclarar tus dudas antes de viajar a Canarias o Indo para coger olas, lo mejor es preguntar a alquien que conozca los dos destinos y que los conozca bien. Por eso, nos pusimos en contacto con Borja Molins.

 

 

Entubado-en-Indo
Monchi en una derecha perfecta en algún lugar de Indonesia

Entrevista: Miguel Gomá

Fotografía: Justin Buulolo, Leo Bianca, Amel y Charle E. Carpenter

 

 

La entrevista de Monchi

 

Radical Surf Mag: ¿Cuál es tu nombre según tu DNI, Monchi?

Borja Molins: Mi nombre es Borja Molins pero me conocen por Monchi. Soy de padre gallego y de madre catalana. Nací en Barcelona pero vivo en Lanzarote, en el pequeño pueblo de La Santa desde hace más de una década.

RSM: ¿Ha sido este último viaje más especial o uno más?

BM: Todos han sido especiales y diferentes ya que siempre voy a sitios nuevos. Desde el norte hasta el sureste de Indonesia busco las mejores condiciones moviéndome en función de los swells.

 

 

PUBLICIDAD (Mejores precios en neoprenos Vissla de Canarias)
Publi-VISSLA
Vissla aéreo

RSM: ¿Dónde empieza la aventura de Indonesia?

BM: Los 3 últimos años vuelo siempre a Jakarta y en función de los partes me voy moviendo por todas las islas. Este año estuve en dos swells grandes de Nias, el de mayo y el de junio. También estuve en Mentawai, por tierra en Sipura, Desert Point y Central Java.

Indo tiene más de 15.000 islas y siempre busco algún sitio nuevo con poca gente y buenas olas y repito en las mejores olas con los swells adecuados.

RSM: ¿Cuándo empieza la temporada de olas y acaba en Indo?

BM: Indonesia tiene olas buenas todo el año, pero la mejor época por frecuencia, tamaño de olas y dirección de los vientos empezaría en mayo y terminaría en septiembre, coincidiendo esto con la estación seca, donde los Trade winds ( vientos del este hacia el oeste) predominan y dan forma a muchas de las mejores olas de Indonesia, las cuales son algunas de las mejores olas del mundo.

 

 

Entubado-en-Indo002
Tubos de pié en las olas de Indo

 

RSM: ¿Se puede comparar la calidad de las olas de Indonesia con las de Lanzarote?

BM: Es bien sabido por todos que Canarias, como Indonesia, tienen olas de calidad mundial, compararlas no es fácil, pero si tuviera que mencionar alguna de sus virtudes, remarcaría la potencia de las olas que tenemos en casa; y de Indonesia te diría que la perfección de sus tubos, que en los días mas épicos te pueden dejar totalmente hipnotizado.

RSM: ¿Qué no tiene Canarias para ser el paraíso indonesio y qué no tiene Indo para ser el paraíso canario?

BM: Es una pregunta difícil para mi, ya que como en casa ,(Canarias), no se está en ningún lado, y luego porque Indonesia tiene la mejor calidad y frecuencia de olas del mundo, no dicho por mi, sino dicho por Tom Curren.
Después de un buen invierno en casa, para mi no hay mejor complemento que viajar a mi destino preferido, Indonesia, donde después de 9 viajes recorriendo sus islas en busca de las mejores condiciones solo puedo reafirmar lo que en su día ya dijo el 3 veces campeón del mundo.

 

 

Monchi en Indonesia
Buscando olas en Indo
Monchi-en-Canarias
Monchi-en-Indo
Monchi en Nías

[margin top=”7″ bottom=”7″]

RELACIONADAS

MAREA LLENA

RELACIONADAS

AL SURF DE SIAN

SOUTH TO SIAN
RELACIONADAS

NAUFRAGOS DEL VIENTO

NAUFRAGOS DEL VIENTO

REPORTS | VIDEOS | SURF SHOP | SURF GUIDE

COPYRIGHT © 2016. SURFING REVOLUTION. 

La mejor ola de mi vida

La mejor ola de mi vida

Ola-perfecta-en-Mentawai
La perfección de las olas en Indo es algo que todo el mundo conoce.

Un mensaje de Whatsapp

 

  • Hola, Fanfi. Ya está tu negocio listado en el apartado del directorio como paso previo del proyecto SURFING REVOLUTION. Puedes entrar desde este link: FANFI SURF SHOP
  • Hola Miguel, Estoy en Nias al norte de MENTAS,  justo en Tellos, no está ni en Google earth!!!

Un viaje a tierras desconocidas, ya me gustaría perderme por esos lares, pensé.

Fanfi, es socio en un proyecto que ha lanzado RADICAL SURF hace un par de meses. Así que como asociado al proyecto mantenemos contacto habitualmente con ellos.

Pero nuestro amigo, estaba muy lejos y con muy poca cobertura para poder ver nada, y menos hablar. Pero cada día nos enviaba imágenes y una crónica, que nos ponía los dientes largos.

Tanto, que hemos decidido, de manera solidaria, esparcir sus vivencias en nuestro medio.

 

 

 

Barco-en-mentawai

Barcos para la pesca, para el transporte y también para buscar olas perdidas.

Relatos que abren las ganas de viajar

Las olas  son de ensueño, pero no puedo estar en todo, te las envío cuando llegue a casa, hoy estuvimos en la izquierda de “Jurásic”. El sitio más bello que he visto, desde el agua se oyen los pájaros, las cigarras y pude ver monos.

Virgen, como pocos van quedando, el color del agua cristalina, el mayor tubo de mi vida. ¡Jo!, por mucho que te diga me quedaré corto. Los árboles se aferran a las piedras con largos dedos y las altas palmeras se quedan cortas ante la majestuosidad de la infinita y variada tonalidad de verdes.

Nueve amigos, que te encantaría conocer, algunos ya te conocen, de oídas !claro!

De Portugal, Inglaterra y Australia. Solo faltabas tú,  ojalá pudieras,  quizás el próximo ¡¡quien sabe!! Un abrazo.

 

 

 

PUBLICIDAD-VISSLA

[margin bottom=”50″]

Ganandose-la-vida-en-Indo
Giro-de-Fanfi-en-Mentawai

Pescar o recoger caracolas del fondo, dos formas de ganarse el pan. Fanfi cogió las mejores olas de su vida en este viaje.

Pináculo

El día amaneció gris, a lo lejos los sordos relámpagos avisaban de la tormenta, eran  las 6 de la mañana, aún sin desayunar, nos tiramos al agua. Estábamos muy cerca así que el “dingui” no era necesario,  la ola sorprende al acercarte, pues forma una herradura que permite un tubo limpio, rápido y excitante.

Las rocas amenazan con la marea vacía. Una, dos, tres, todas iguales, perfectas, hasta que Pedro rompió la amarradera. Afortunadamente, no le pasó nada pero no es divertido perder la tabla aquí. Rras recuperarla decidimos que era hora de desayunar y movernos a otro “Spot “.

 

 

Surf-en-Mentawai
Las olas rompían siempre igual, en forma de herradura, con tubos perfectos.

Día 2

A las 6 de la mañana, con precisión de reloj suizo, la primera claridad irrumpe por la claraboya del camarote de proa. El Capitán ya nos ha traído al mejor punto de olas de la zona y nos despertamos con el ruido de las cadenas del ancla de fondeo.

Hoy amanece despejado, la tormenta ya pasó de largo y aunque la fuerza ha bajado se divisan dos puntos de rompiente, estamos solos, así que rápido nos vamos al agua.

La primera rompiente está algo floja la serie tarda algo en llegar pero la ola te deja hacer algunos giros, un cutback buscando la parte más inclinada y vuelta a empezar,  es larga y divertida. Con el Sol el agua es cristalina.

El primer baño ha estado muy bien pero a desayunar que empiezan a llegar los barcos de los “resort”. “Tellos club” es el primero en aparecer, luego “Latitud cero” . Esto me hace reafirmar que tenemos un guía excepcional, si estos están aquí es que no hay nada mejor por ahí.

Mientras reponemos fuerzas aparecen dos barcas más, lo que confirma mi teoría, este es el mejor “Spot” para hoy. No hay problema, seguro que cuando desayunemos y hagamos la digestión ya estarán cansados. Frescos y con el estómago saciado, nos damos El Segundo baño.

En el pico central de “El Faro”, la derecha es mucho más rápida, tubera y bajas en el último momento, difícil pero joder, que divertida, para salir tienes que bombear dentro o, simplemente, te machaca.

Estos del resort no se han ido pero estamos más frescos, aunque la relación en el agua es amistosa y unos y otros nos repartimos las olas animándonos: ¡Dale, dale!, ahora te toca a ti, venga, muy buena.

La verdad, da gusto surfear con gente así. Alegre y agotado llegó la hora de la comida, son las 12 de la mañana….

Hoy tenemos shushi, Diego ha pescado un atún, que devoramos en un abrir y cerrar de ojos, con el “wasabi”.   Ahora una siestita para recuperar….

 

 

Olas-solitarias-en-Mentawai
La fuerza había bajado, pero las olas te daban juego y estaba muy divertido.

Llegamos a Tellos

Eso es Tellos. Todo el mundo sonríe. Conté al menos 5  religiones diferentes, los niños con diferentes uniformes delatan sus creencia, viviendo con lo básico, pero gigantescas parabólicas y teléfono móvil, parecen en paz y armonía con su ser en la serpenteante, única y larga calle de Tellos.

Bueno, no se pueden imaginar lo bien que me está sentando este viaje, reencontrarme con los amigos después de 4 años sin viajar juntos, un grupito formado con los años, sin malos rollos, fruto de varios viajes por selección natural.

Solo quedan 3 días y se ha pasado volando…  Hay que hacer uno juntos sin duda, estos sitios curan el alma.

Un abrazo.

 

 

llegando-a-TElos
Niños-en-Telos
Llegamos al muelle de Tellos. Los niños aquí son felices aún teniendo tan poco.

Día 4

Como parece que les gustó, aquí va este.  Y si no, “ajo y agua”.

Hoy las condiciones son increíbles,  tal como se predijo hay un nuevo “swell”  y la ola de ayer entra diferente más limpia y larga,  ya en el agua nos damos cuenta que efectivamente tenemos 5 pies buenísimos, algunas cierran y la corriente te obliga a remar para no pasarte más adentro del pico.

Pero si eliges la correcta… ¡Oh!, que maravilla!, secciones rápidas de tubo, “reentry”  y a correr por la pared, si te entretienes en la pared te metes en la baja, y me confié, pagué el precio y seis olas seguidas me metieron sobre la baja, pero aparte del esfuerzo que supone volver al pico, el baño no defraudó.

 

 

Izquierda-solitaria
Algunas cierran y si te entretienes en la pared vas directo al arrecife.

Día 4

Nos esperan 18 horas de navegación desde el punto más al sur de las Tello hasta Padang y estamos muy al norte así que decidimos ir bajando  y mirar que encontramos por el camino.

No puedo olvidar que el buceo y la pesca de caña o fusil son dos actividades muy gratas incluso para los no iniciados, la generosidad de estas aguas permiten capturas abundantes y de gran tamaño.

Nuestra costa se empequeñece, sin desmerecer, ante la abundancia y colorido de estos fondos, desde un tamboril de fluorescente amarillo  con puntos negros no más grande que un pulgar, hasta un gran Marlín, pieza muy apreciada por los aficionados.

 

 

Fanfi-en-el-supermercado-del-pueblo
Transporte-en-Telos
El supermercado me recuerda al de mi pueblo cuando era un niño, el transporte es como si hubiéramos vuelto a la Edad Media.

Ultimo día

La pequeña aventura (de riesgo controlado) será lo más cerca de sentirnos entre pequeños Robinsones y fotógrafos del “National Geográfic” va llegando a su fin y ya empezamos a buscar la fecha más apropiada para todos y poder repetir la experiencia.

Algunos de nosotros no nos volveremos a ver en todo un año, pero cuando nos encontremos volveremos a ser una piña,  el tiempo se habrá detenido, y nos volveremos a poner al día en los detalles; los hijos, la familia,  y aquel proyecto que contaste. ¿Cómo te fue? Con un abrazo y la nostalgia nos despedimos.

Después del control policial del aeropuerto, las puertas de embarque nos devolverán a la realidad cotidiana, pero con la alegría y el deseo contenido de volver con los nuestros: hijos, novias, pareja, compañero o compañera que nos esperan.

Somos afortunados, suerte de no estar solos, en mi caso ( soy el más viejo) me esperan tres hijas maravillosas un yerno estupendo, otro en proyecto que ya es parte del núcleo, mi mujer y mi hijito de 4 añitos, ¿os parece mucho?

Pues este año me ha regalado una preciosa nietecita, “Marina”  a la que también añoro.

Antes de decir adiós, me gustaría agradecer la labor de Gonzalo Rubio, nuestro guía, el mejor de la zona, desde luego. Además hizo de fotógrafo improvisado y las fotos que les envío casi todas son de él, aunque yo hice mis pinitos.

 

 

Fanfi-en-Mentawai
Aquellas olas se grabarán en mi memoria para siempre.

Prefacio

Un abrazo amigo “Vicente”, espero que aunque no hayas podido venir sepas que si has estado aquí, en el corazón, espero que tu imaginación haya regresado a los trópicos viajes de surf que me enseñaste en TICOLANDIA allá por los 88.

Un fuerte abrazo

Un Whatsapp desde Canarias

Fanfi, en verdad has vivido una vida afortunada. Me atrevo a decir que es la vida con la que soñaste de jovencito, pero un poco mejor por la abundante y maravillosa familia que supiste formar.

Por esto, y otras razones, te voy a divulgar un secreto: La tabla Firewire, modelo Wingnut Noserider, es la mas perfecta longboard que imaginarse puede. Consigue una si puedes, y gozarás de pequeñas olas en casa, así como gozas de esas olas de fábula de las que me cuentas. Bueeeeno, quizá no tanto.

Pero en fin, a mí me mantiene joven y relevante mientras me quedo sin viajes.

 

 

Bottom-turn-en-Mentawai
Aquellas olas se grabarán en mi memoria para siempre.

Prefacio 2

Gracias por los relatos, ¿puedo contar con unos renglones más?

Bonus

Hemos llegado al sur y pasamos la noche en Sigolongolon,  por la mañana a las 4’30 nos ponemos en marcha, llegamos a “Skate park” antes de amanecer y ya había 4 personas.

Esperamos una hora y nos fuimos al agua, la derecha estaba floja y la racha tardaba, los australianos que estaban en el agua acababan de llegar para la inauguración de un nuevo “resort. “Monkis”.

Como a las nueve se fueron todos y me quedé hasta las once cogí una barbaridad de olas muy divertidas, ya no podía ni con mi alma, levanté la tabla para que me vinieran a rescatar, desayuné y me metí en la cama hasta la hora de comer.

En la comida Pablo, Diogo  y Mark habían estado cogiendo la derecha de fuera, con 5 pies muy fácil de coger y con pared juguetona, la fuerza había subido, pero yo necesitaba descansar, me hecho una siesta de dos horas.

Eran las cuatro cuando volvían del segundo baño en la derecha. De fuera  me dijeron que ya no valía la pena, así que pensé en esperar a última hora, a las 5 me fui al agua y ¡Dios!, que baño, las olas se prestaban a todo.

La primera, desde lo alto del pico, casi en el aire, me cubrió el labio,  la adrenalina me salía por todos los poros, bajé la pared y un “bottom turn” muy cerrado me devolvió a la cresta chocando con la espuma y media tabla fuera el ” rentry ” hasta media pared, el peso atrás para frenar la tabla … y, “COÑO” otro tubo, eufórico.

Con los brazos en alto, inconscientemente,  aúlle como un poseso, la ola continua y un “cut back” me devuelve a la pared, cogiendo velocidad y otro reentry,  hasta el final de la ola, increíble, hoy me siento genial, como en mis mejores tiempos veinteañeros…

La tarde continuó hasta las ocho, estaba agotado, no podía ni remar, el “dingui” me vino a recoger pues el sol vestía el cielo de un color naranja precioso que anunciaba el final del día.

Cuando llegue al barco todos me estaban esperando, es lo que hacen los buenos amigos, y se congratularon al ver mi sonrisa, de oreja a oreja,  comentaron los tubos y las maniobras que hice, me hicieron sentir genial.

“Fanfi is Back” decían, mientras me hacían la ola…..

 “YOU ARE “FANFITASTIC”,  “I LOVE YOU ALL BROTHER” les contesté.

Mañana a primera hora será la última varada,  me voy a la cama con un sentimiento indescriptible. ¡Y MAÑANA MÁS! 

Vicente me dice que con estos relatos le dan ganas de ir a coger olas e imaginar que está en el trópico con nosotros,  mi primer viaje surfero fue con él y otro amigo.

“Bud”, nos recorrimos la costa pacífica de Costa Rica en un 4×4  y me enganché, una gran persona. Un día les contaré cómo lo conocí y como de no saber nada de español llegó a catedrático de Castellano en “Cabrillos college”, universidad cerca de Santa Cruz CA, de como un día me animo a ir para su casa y me ayudó a buscar mis primeros proveedores cuando trabajaba en “Zúrich Fersigerun” y luego la feria de San Jose (LA).  Le tengo en gran estima. Estoy ansioso por saber vuestra opinión, también tengo fotos de todo y algunos vídeos

Un abrazo, ¡chau!, como dice Vicente.

Enviado desde mi iPhone

 

 

[margin top=”7″ bottom=”7″]

RELACIONADAS

MAREA LLENA

RELACIONADAS

AL SURF DE SIAN

SOUTH TO SIAN
RELACIONADAS

NAUFRAGOS DEL VIENTO

NAUFRAGOS DEL VIENTO

REPORTS | VIDEOS | SURF SHOP | SURF GUIDE

COPYRIGHT © 2016. SURFING REVOLUTION. 

Marea Llena

Marea Llena

izquierda-sola
Yael-Peña-aéreo
publicidad-vissla
ola-solitaria
publicidad-surfing-colors
Olas caprichosas
will-davey-foto-desde-el-agua

Will Davey, camino del acantilado. Foto _ José V. Glez

Todo se repite (marea llena)

 

Nacemos, crecemos, nos reproducimos, envejecemos y morimos, es el ciclo de la vida. No importa lo que hagas, tarde o temprano terminarás siendo pasto de gusanos y de moscas.

Los surftrips siempre empiezan igual y terminan con una despedida, lo que cambia es el tiempo que hay en medio. Es distinto, tienes una edad diferente, el contexto cambia.

Por eso, se hace ameno, llevadero. Sobretodo si te tocan ciertos personajes con los que compartirás días enteros. Aunque nos pasemos el día esperando esa marea llena que no llegaba nunca.

Esta vez, el medio, fue diferente, y las sensaciones que nos dieron tratamos de dibujarlas con nuestro trabajo. ¿Trabajo? Nadie sabe mejor que nosotros lo estupendo que es perder el tiempo con ellos.

En definitiva con ustedes. Todos navegamos en el barco del destino, juntos, queramos o no. Gracias chicos, lo pasé bien, me costó dinero del bolsillo.

Pero el dinero viene y va, los amigos y los recuerdos, son para siempre.

yeray-will-davey-y-jose-v-glez

Will Davey, bajo la sombra del acantilado. Foto _ MAGT

Lo inexplicable

 

Will Davey fue la gran revelación del viaje, voló más que nadie, fue más radical y motivaba a todos, pero en silencio.

Siempre me ha parecido inexplicable las tomas que salían en el mismo momento desde dos cámaras diferentes.

Y como cambia la perspectiva, pero no sólo eso, también cambian las sombras, la luz, el ángulo. El pie de Yeray sale en una, en la otra se le vé entero. 

Will Davey fue la gran revelación del viaje, voló más que nadie, fue más radical y motivaba a todos, pero en silencio.

Los acantilados están de secundarios en una, y en la otra son todo el background.

Este fue el primer día. Fuimos, contando con uno de esos partes perfectos que nos suele premiar el océano en octubre. Sabíamos que acertaríamos, por lo menos el primer día. Los demás, no defraudaron. La marea llena era un punto a tener en cuenta.

Pero el primer día fue especial. Especial el desayuno, la toma de contacto en las pistas de tierra y los vientos off shore que ayudaron a descubrir una cara diferente del destino.

El equipo dándolo todo

La mirada de Yeray

 

Tiene esa mirada que nos recuerda a un niño, perdida buscando algo en el horizonte azul, pero algo de hombre que te confunde.

“La experiencia fue increíble, el pasar los días con amigos. Para mí fue complicado adaptarme a olas de arena, siempre acostumbrado al reef duro de La Santa”.

“Las cenas en las que repetíamos hasta casi reventar y la última noche, de noche, curando el pié de Will dejando la acera manchada de sangre”.

“Muchísimas gracias, ha sido una experiencia inolvidable”.

No todo han sido risas, el coche calentito como un macho cabrío, las discusiones sobre en que pico entrar o no, las interminables pistas de tierra y piedras y Yeray con su Twingo.

Nos guardamos de tí, tus desayunos ingleses con alubias y salsa de tomate, tus aéreos a última hora, el buscar y buscar esa ola una y otra vez para darnos lo mejor de tu surf.

yael-en-el-paraiso

EL primer día se rozó la perfección. Yael Peña.

La mirada de Yael Peña

 

A mí no se olvida como conocí a Yael. Y no fue porque estábamos cogiendo olas, ni porque estuviera sacando fotos.  Fue por aquel famoso anuncio del Cola Cao.

Si, ha llovido mucho, pero Yael sigue vivo en mi memoria por aquel anuncio. Y cuando por fín me lo encuentro cara a cara, ya no es un niño de 12 años.

“Su pelo sigue igual, amarillo platino, un color muy raro, sobretodo en las Canarias, pero había pegado un estirón, y ya no tiene esa cara de niño inocente”.

Yael, se entregó a hacer lo imposible, y nos sorprendió con aéreos y maniobras que daban juego a nuestra imaginación.

Algo que nos sorprendió es que “le echa huevos”, no titubea si quiera cuando las olas pasaban del metro, sólo sacaba la tabla de la fundo y tiraba corriendo a por ellas.

Al principio pensé que se cortaría cuando las olas eran el doble que él y que no veríamos un buen surf. Me equivoqué. Yael iba y va con soltura en olas pequeñas y grandes.

Yael Peña maniobrando
will-davey-como-las-gaviotas

La mirada de Will Davey

 

Will, es el chico tímido y callado del grupo, y cuando habla tiene esa voz pausada, sin prisas, que te da sosiego, calma, paz.

Pero cuando estaba en el agua, empezaba el show. Y entonces, cuando acababa la sesión todos hablamos de lo que hacía Will.

“Me encantó la experiencia, conoces mejor a tus compañeros y gracias a ellos empujas tus límites”.

A will le encantó eso de encontrarse picos de calidad y desiertos, no se veía más que cabras, arena y olas.

“Me hubiese encantado coger algunas olas en su mejor momento, por mí el trip debería de haber sido de dos semanas”.

Como siempre, el trip contó con cosas positivas y negativas, convivir con amigos unos días es de las positivas.

No haber traído su coche y venir con el Twingo de Yeray fue un error, se calentaba y era un coche no apto para las pistas de tierra por las que circulamos.

will-davey-on-fire

La mirada de Alex Baudín

 

 A Alex ya le conocía de otros trips, el anterior no nos cuadró, o no le cuadró a él muchas fotos buenas.

En este, parecía que estaba desapercibido también, estábamos todos tan pendientes de la próxima locura de Will que Alex estaba perdido.

“Volvería porque tiene muchos días de olas épicas, por el ambiente con los compañeros, y por las ardillas que me cayeron muy bien”.

Al final del trip, viene el trabajo pesado, el seleccionar miles de imágenes, y mi sorpresa iba en aumento al ver que Alex había chupado cámara.

“4 días es un poco justo, lo suyo sería ver un buen parte y quedarse un poquito más para aprovechar bien sus costas”.

O por lo menos, chupó de mi cámara de lo lindo, al final creo que de todos es del que más y mejores fotos tengo.

Aunque la mayoría del tiempo estuvimos a solas, todos coincidieron en que en ciertas olas había mucha gente, sobretodo en un pico especial que estaba lleno de bugueros.

alex-baudin-entre-las-rocas
giro-de-yael
yeray-y-live-styling
dando-de-comer-a-las-ardillas
yael-girazo
frase-final
yeray-aereo-atardecer

[margin top=”7″ bottom=”7″]

RELACIONADAS

NAUFRAGOS DEL VIENTO

naufragos-del-viento
RELACIONADAS

LA OLA FANTASMA

la-ola-fantasma
RELACIONADAS

OLAS PERDIDAS

olas-perdidas

REPORTS | VIDEOS | SURF SHOP | SURF GUIDE

COPYRIGHT © 2016. SURFING REVOLUTION. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Al Sur de Sian

Al Sur de Sian

south-to-sian-poster

Por Harrison Roach. Fotos Dustin Humphrey

En un momento donde hay vallas alrededor de todo, y no estamos animados, o incluso nace nuestro instinto de conservación, es difícil encontrar un lugar libre de reglas o restricciones, pero todavía no es imposible.

 Nos habíamos encontrado a nosotros mismos en el borde de un antiguo volcán, a mil millas de nuestro lugar de partida y miles más que nos quedaban por recorrer. La mirada fija en sus profundidades dormidas, hemos reflexionado sobre lo que ya habíamos experimentado … y lo que aún estaba por llegar.

Estábamos en un viaje para redescubrir la libertad encontrada cuando se cruzan las líneas, se rompen las reglas y la vida se recobra de las manos de otros.

Pero regresemos al principio de todo.

volcan-south-to-sian

 B

Esta es una historia de un par de compañeros que tratan de ir más allá de las barreras de protección.

Crecí con Zye. Siempre ha vivido en la calle. Él, como yo hemos estado siempre buscando algo con una tonalidad ligeramente más verde.

Nos gustaría emprender un viaje con la esperanza de cubrir la distancia entre West Nusa Tengerra y Sumatra del Norte …

Sabíamos que no estábamos haciendo nada nuevo … pero estábamos tratando de encontrar algo nuevo en algo viejo … el épico viaje por carretera de Indonesia.

Estábamos buscando la satisfacción duradera que sólo viene de hacer las cosas de la manera difícil.

Una vieja furgoneta cuatro por cuatro, un par de motos y una pila de tablas de surf, todo esto, literalmente representan nuestras riquezas.

Nos dirigimos hacia el Sur, hasta Sian.

south_to_sian_wall_photos006

Línea negra

d

south-to-sian-motorista

Línea negra

d

olas-en-indonesia

Todo el mundo se empuja a sí mismo a lo que ellos perciben como sus propios límites – pero todos sienten lo mismo cuando se exceden – tanto su humildad como la euforia.

Para mi compañero Zye, que había crecido surfeando longboards en fondos de arena con más de dos pies, se superaron sus propias expectativas con su primer oleaje en Indonesia.

south-to-sian- lloviendo

Línea negra

d

south-to-sian-en-moto

Línea negra

d

south-to-sian-camara-lenta

Línea negra

d

south-to-sian-buscando-olas-en-moto

Línea negra

d

south-to-sian-long

Los trayectos eran largos y el cansancio hacía mella, pero cuando llegabas y te topabas con las olas, se desvanecía todo. El cansancio y todo lo que nos costaba llegar hasta ahí.

El alojamiento era simple, sin nada de lujos …  El lujo se define por el lugar donde se encuentra, y no por el número de hilos de las sábanas que te cubren.

El oleaje llegó directamente desde el oeste. Surfear una ola era como montar sobre un tren de carga. Un tren de carga que era tan probable que se descarrilara, y te sacara fuera de la línea.

south-to-sian-a-contraluz

Línea negra

d

south-to-sian-ola-como-un-tren-de-carga

Línea negra

d

south-to-sian-por-debajo-de-las-olas

Después del gran oleaje nuestra piel lacerada pedía a gritos un tiempo en tierra firme. Caminamos hacia las montañas en busca de nuevas alturas, a un volcán que está de pie aquí mucho antes que nosotros y se va a mantener mucho tiempo después de que nos hayamos ido.

Los campos de lava corrían hacia arriba y abajo formando un patio de recreo para nuestras motocicletas,  parecía haber sido perfectamente diseñado para nuestro entretenimiento.

south-to-sian-en-moto-derrape

Línea negra

d

Línea negra

d

south-to-sian-surf-al-atardecer

Línea negra

d

Dos se convirtieron en tres, pues se nos unió Agi Agassi, un gran piloto local. Como cualquier persona que viaja sabe, la visión local siempre aumentará la experiencia … convertir algo bueno en muy grande.

De vuelta por la costa descubrimos decenas de olas, y en una ocasión nos encontramos con nuestro amigo Jared Mell de California. Creímos que estaba surfeando una derecha, hasta que cogió la izquierda.

south-to-sian-take-off

La visita a un país en busca de olas te lleva tanto a los lugares tranquilos como los populares. Nuestro viaje no hubiera sido completo sin una visita a la península de Bukit. Es uno de esos destinos sagrados del surf. Y aunque estas olas han estado en el mapa durante décadas, las izquierdas todavía están por pelar, como en cualquier lugar al que vayas. Descubrirás que las olas por ser más populares no son más fáciles.

En la playa Zye se topó con uno de nuestros amigos de Newcastle, Lewie Buddons. Lewie había dejado su trabajo, y al igual que nosotros estaba buscando  experiencias que no puedes encontrar en su ciudad.

south-to-sian-nias

Línea negra

d

south-to-sian-derecha

A medida que el camino se abría ante nosotros empezamos a darnos cuenta del tiempo que nos llevaría el llegar a nuestro destino. La gran idea del viaje por carretera parecía como si fuera a ser puesta a prueba en los próximos días.

Y entonces fue cuando realmente empezamos a apreciar el territorio desconocido y remoto que este país puede ofrecer.

El surf no es un deporte de equipo – pero supongo que estar fuera cuando las olas están bombeando aparece un cierto sentido de la camaradería, algo como si fuéramos todos de la misma manada. Especialmente cuando hay situaciones de alto riesgo, o en ubicaciones remotas. Donde habíamos llegado no había servicio de teléfono, no hay hospital y pocas opciones si algo llegara a suceder. El que estaba en el agua con nosotros era la única persona allí para ayudarnos. O al menos eso esperábamos.
Este es el lugar perfecto para sentir el verdadero feeling del surf. Donde kilómetros y kilómetros de costa están desiertas y no te encuentras a ningún otro surfer.

Son sesiones que convierten a la gente en amigos de por vida,y sabes que cada vez que se crucen por la calle habrá una mirada de complicidad.

south-to-sian-y-la-pila-de-tablas

Línea negra

d

south-to-sian-protrait-002

Línea negra

d

south-to-sian-a-la-contra

La nueva película de Dustin Humphrey “South To Sian” esta disponible a partir de ahora en ITunes.

Los dos surfistas Harrison Roach y Zye Norris viajan por Indonesia durante 6 meses desde el Este de Nusa Tengerra hasta el Norte de Sumatra de Lagundri Bay con una Land Rover de los años 70’s. Pesadamente cargados con dos viejas motos, muchas tablas de surf y una tienda de cincuenta dólares,  Harrison y Zye embarcan en una aventura de surf de 4000km.  

Indonesia es conocida por ser el hogar de la exploración del surf, Harrison y su amigo Zye han vivido una experiencia real en la búsqueda de una libertad auténtica, lejos del mundo moderno, para demostrar que la esencia del “surf aventure” esta todavía viva.

Sólo con ver las fotos y el trailer da ganas de ver la película que ha costado 6 meses de de sus vidas.. 

south-to-sian-portrait-3

Línea negra

d

south-to-sian-desde-el-agua

Línea negra

d

south-to-sian-portrait001

Línea negra

d

south_to_sian_wall_photos018

Línea negra

d

south-to-sian-el-fin-de-un-viaje

[margin top=”7″ bottom=”7″]

RELACIONADAS

NAÚFRAGOS DEL VIENTO

naufragos-del-viento
RELACIONADAS

OLAS PERDIDAS

olas-perdidas
RELACIONADAS

JESÚS CARCELLER

jesus-carceller

REPORTS | VIDEOS | SURF SHOP | SURF GUIDE

COPYRIGHT © 2016. SURFING REVOLUTION

Náufragos del viento

Náufragos del viento

Jonathan, Gony y Marco, los protagonista de “La Iliada” de los naufragios

en-el-camino-de-los-naufragos

Fotos_ José V. Glez / Fanfi Shop

Palabras_ Marco Imbernón & MAGT

timon

Todos flotamos en el mar de la vida, somos naufragos de un buque que encalló en la costa de los tiempos del sentido. Y vivimos con la certeza de un final que se nos antoja lejos y está más cerca de lo que creemos. Estamos flotando en los vaivenes de acontecimientos sin saber de donde venía el buque y sin saber si otro nos recogerá de nuevo para empezar algo nuevo, diferente o si sólo todo acabará como el sueño de un hombre pobre, de un rico, despertándonos o sólo perdiéndose nuestros sentimientos en un olvido eterno.

Un ancho párrafo para intentar darle un sentido a nuestras vidas, que discurren entre la delgada línea de los actos bien o mal hechos, esos que nos preceden como personas.

ancla
Marco Imbernón

Marco Imbernón no solo hace unos drops de infarto en condiciones de locura. Su sensibilidad le da para amar cualquier manera que traiga la ola.

remos

The Search, así protagonizaba Curren en los noventa la búsqueda de algo perfecto que sólo Dios o la Naturaleza pueden crear, y antes de que todos nos sintiéramos parte de esa exploración incansable, detrás de esa ola perfecta, ya existía en nuestros genes un instinto primario que nos empuja a saber más y más, porque el conocimiento es cultura y también poder.

ancla
3 surfers naufragos

¿A mal tiempo buena cara?… El buen vino también les alegró mucho…

timon

Ellos tiene una llave que guarda un tesoro, ellos y nosotros, pero la nuestra, cuando termina un reportaje  se pierde en un baúl que nos tiene vetada las palabras, así que una vez más, ellos tienen el poder de decidir si comparten esa mágica ola que un día descubrieron después de otear las costas del Atlántico, igual descubrieron parte de la Atlantida, quizás sea verdad y Canarias es, los picos de aquella tierra mágica y lejana a la que hacía alusión Platón en sus antiguos manuscritos.

remos

Gony Zubizarreta destrozó literalmente todo. No se si fue la presión para llegar, pero hacía mucho tiempo que no lo veía tan entregado.

ancla
Vamos-entonces,-Marco

El día se abría y la casa de Franito tenía más color de un mercado local que de intimidad. Ellos aparecían y otros no aparecían. Las horas las marca la subida del Sol y fue cuando decidimos atravesar la tierra del fuego, guiados siempre por Marco. El puso e impuso el ritmo hacia el destino final, sin saber si las olas eran buenas, habían de verdad olas, o era un día de paseo entre un mal país para descerebrados.

timon
En la cabaña de los naufragos

Y Jonathan no pudo resistir la tentación. Espejito, espejito mágico…

remos

Guillermo Cervera acentúa el pómulo al ver como las cholas no eran el mejor amigo escogido para su largo camino. Itmar Diéguez aterrizaba en la isla. La ilusión poco le duró. Caminamos, Gony en cabeza, Jonathan y el local Marco ágiles, saltando entre las piedras como si fueran cabras.

Fue uno de esos grupos que salen juntos y en medio de la nada te preguntas, ¿y el resto?. Guillermo optó en dejarse llevar por su sentido común. Itmar vió como su compañero Jonathan González tenía el poder, otra vez el poder, al llevar la botella de vino para celebrar no sé el que.

ancla
Los azules ojos de Gony

Cuando todo ha naufragado, todavía te quedan las olas, esas que se reflejan en la mirada de Gony

timon

Gony me miraba, nos mirábamos sin saber si esto tenía sentido alguno. Seguimos más por la curiosidad que por los ánimos. No queríamos escuchar lo bueno que estuvo la ola.

remos
Gony, Jonathan y Marcos

Pide una pizza que se nos acaban los bocatas. Gritaba Marco mientras Gony bebía ron blanco y Jonathan intentaba comunicar.

ancla

Pasaba el tiempo, el Sol apretaba nuestras cabezas y el sudor cegaba un horizonte que parecía estar más lejos a cada paso, pero llegamos, o eso creíamos, y era solo una punta del lejano y remoto lugar, detrás de una colina aparecía otra y aunque el mar se veía azul fuerte al fondo, desaparecía cuando nos hundíamos en un valle de lava seca y abrupta que estropeaba mis chanclas a cada paso. Si, llegamos a pesar de reventar mis zapatillas Vans Made in China.

Como dos Condes estaban Jonathan y Marco celebrando el que nunca habían caminado tanto y las olas estaban de lujo.

timon

Jonathan Glez entró el último por el lugar más lejano e inhóspito, el resto ya lo ven. Su estilo y única visión es de la escuela suya, la de su identidad.

remos
3 naufragos

No, no hay nada a la vista, sólo una derecha perdida

ancla

Gony seguía de cerca los paso de Jony, todo por un puñado de carvings

ancla

Todo era real, fue tan real que reinaba de felicidad. Ya el sudor y las zapatillas eran lo de menos. Lo que vivimos me recordó a los tiempos de los comienzos, donde solo importaban las olas. Marco, Gony y Jonathan hicieron historia en su barco, aunque sólo fuera un trozo de lo que antaño fuera un imponente velero de más de 35 pies de eslora, aunque el lugar estuviera repleto de todo tipo de basuras que traían las olas, esas que nos dieron momentos únicos, compartidos entre amigos, sin multitudes que quieran robártelas. Ellas estaban allí esperándonos, lo estarán siempre, antes de que el barco naufragara y después de que nos hayamos ido.

timon

Gony Zubizarreta como nunca imaginó. La vida te da lo que buscas si luchas por ello.

Gony Zubizarreta, Hawaii no es el único lugar idílico.

Gony llegaba a la isla perdida y encontró un refugio.

Marco Imbernón como la vieja escuela, buscando la base de la ola.

Marco Imbernón quería un retrato donde se reflejara su admiración por la tierra.

Marco Imbernón en la que fue una de sus primeras lecturas. La ola es buena, por no decir que muy buena.

remos
Marco Imbernón

Marco, se esconde el Sol, regresamos

timon

Se acaba el día, empiezan a asomar los fantasmas, otra gran caminata, además los cuerpos están cansados, ha habido olas, calor y poca comida. La costa nos despide con astillas esparcidas, con cascos de naufragios de buques perdidos, olvidados.

remos

THE END

ancla

[margin top=”7″ bottom=”7″]

fondo

RELACIONADAS

JESUS CARCELLER

jesus-carceller

RELACIONADAS

LA FEMME FATALE

la-femme-fatale

RELACIONADAS

TUBO O MANiOBRA

tubo-o-maniobra
fondo
footer-radical-surf