La gracilidad de Malia Manuel, su fugaz estilo y la debilidad aparente se funden en un abrazo constante que alimenta el fluir de las olas. Ya a muchos y muchas les gustaría fluir como tú.

Share This