Adrenalina en estado puro en los que se enfrentaron a bajadas in extremis, un tubazo detrás de otro y las rocas que se dejan ver en toda la línea del bowl. “Hubo buenas cazadas y me comí los peores wipeouts de toda mi vida, pero sabía a lo que nos enfrentábamos”.

Share This