Brett Barley ha surfeado cientos de olas, México, Hawaii, Nicaragua y más allá, pero nada como su casa, North Carolina, para hacer surfing del bueno. Otra vez uno de esos surfers que ha pasado desapercibidos en el circuito pero que vuela como los ángeles y hace tubos como los delfines.

Share This