Ya no hay ángulo que se pierda, todo se documenta, el más mínimo detalle, nada se escapa porque hay decenas de fotógrafos y decenas de drones y vídeo cámaras grabando cada segundo, de gloria o de tristeza. Nazaré es así, pierdes o ganas.

Share This