No es de las más grandes pero si de las más masivas y brutales. Sebastian Steudtner cortó la bajada antes de que hubiera lamentado algo grave, porque no hubiera podido llegar abajo, de ahí lo difícil de medir la ola. Sea como sea Nazaret es una bestia poderosa.

Share This