ABRIL, 2020

Textos: Miguel Gomá

Foto Superior: Kalani Da Silva, cuando éramos LIBRES. Foto _MAGT

La vida de antes, ¿de verdad queremos esa vida?

Todos estamos locos por volver al mar. Sentir el aire en tu cara, el agua fría que entra por el neopreno, un take off tardío, el “feeling” de un cut back, de un rentry al límite, la persiana cristalina, envolviéndote un instante, para luego escupirte. Eso era todo, o casi todo, para un surfer.

O así era el Surfing al principio, los surfers, eran los que iban a contracorriente, veganos, anticapitalistas, fuera del sistema. Así eran. En estos tiempos, ya no se que son los surfers.

Entramos en el juego de la sociedad, gastamos compulsivamente, viajamos para buscar olas mejores y viajando volvemos a gastar. Hay que comprar una nueva quilla, hay que tener 6 tablas y un buen coche, y una buena casa, e ir a Mentawai en un barco de lujo. ¿En qué se ha convertido el Surf?

 

Australia no es España.

Las excusas “plausibles” para volver ya a surfear

Corren por las redes sociales alguna foto de restricciones para hacer deporte en Australia o normas en Argentina para ir a hacer surf. Es decir, en Australia se puede ir a surfear, sólo hay que mantener unas normas de distanciamiento. ¿Se podría hacer esto también en España?

Australia, tiene más de 10.000 playas, necesitarías 27 años si cada día visitaras una. Y es el continente con menos habitantes del planeta. Hicimos un artículo sobre la tierra del camello. AUSTRALIA, EL MEJOR LUGAR DEL MUNDO PARA EL SURF.

¿Qué pasaría si el gobierno español permitiera qué la gente saliera a correr? Y dejo la pregunta en el aire.

Pues si dejara ir a surfear, se agotarían las tablas de surf y los bodyboards como se ha agotado el papel higiénico o la harina en los supermercados. Habrían caravanas de coches para ir a zonas de costa y playa. ¿Sería así, o por el contrario sólo irían los surfers a surfear? ¿Qué pasaría si sólo hubieran olas buenas en un pico? ¿Cómo mantendrías la distancia de 1 metro y medio?

Quiero ya sentir un tubo cristalino. Iker Amatriain. Foto _José V. Glez

Volviendo a la primera pregunta

Realmente, ¿queremos volver al 1 de marzo de este año? ¿Volver a qué los picos estén llenos?, ¿ a qué la playa esté llena de plásticos y la ciudad llena de humo?, ¿Queremos volver a tener que ganarnos la vida compitiendo con mi compañero para que me suban el sueldo? Todo para poder viajar en la época que no hay olas en tu zona.

¿De verdad queremos volver al planeta super-contaminado con cientos de miles de aviones volando? Un lugar donde un futbolista gana más que un enfermero, donde un tertuliano gana más que un temporero, donde lo que dice o hace un influencer es más importante que lo que dicen los profesionales de la limpieza…

Yo no quiero volver a esa normalidad. Eso no era una normalidad, era un mundo SUBNORMAL. Ya sé, ya sé, por escribir esto soy antisistema, y anticapitalista, y vegano y voy a contracorriente. Y me pregunto: ¿Qué era ser surfer a mediados del siglo pasado?

Bibliografía:

NO QUIERO VOLVER A LA NORMALIDAD. De Carlos Candel.

 

En RADICAL SURF magazine nos comprometemos para seguir aportando cultura a la forma de vida y el deporte del surf.

Nuestros socios y socias hacen un esfuerzo para que podamos escribir noticias como esta. Sin ellos RADICAL SURF MAG no sería posible. Si te ha gustado este contenido y también quieres unirte al proyecto SURF REVOLUTION, empieza por asociarte al proyecto.

Share This