La fantasía es uno de los más poderosos inductores del deseo. El poder que tienen estos titanes de las olas reside en nuestra mente y las controlamos a nuestro antojo, satisfaciendo sueños y deseos de los que no siempre podemos disfrutar en el mundo real.

Share This