Martín Jeri en Hawaii encontró esa tranquilidad y felicidad que buscaba. Una armonía con la naturaleza y sus olas. El mar le ha enseñado que hay que mantener la calma al exponerse a grandes olas, nunca se sabe lo que podría suceder y está preparado para lo que venga.

Share This