Cuando se trata de entrenadores personales, no hay nadie mejor que la Reina de la Costa, como lo llama Conner Coffin. También tuvo tiempo para otra de sus aficiones, pintar su tabla de surf.

Share This