Dos chicos afortunados. Indonesia siempre funciona. Vincent Duvignac y Eduard Delpero, haciendo de las suyas allá por donde vayan.

Share This