La insostenible situación del Surfing en La Cicer

La insostenible situación del Surfing en La Cicer

Los problemas para hacer Surf en La Cicer

Las Canteras, en Las Palmas de Gran Canaria, es una de las mejores playas urbanas de Europa e incluso se ha dicho que del mundo (diario Clarín).

Es algo innegable: clima, comunicación, ocio… Pero también tiene unas condiciones aceptables para surfear todo el año, al margen de estar al lado de una de las mejores derechas de Europa (El Confital).

A medida que el tiempo ha ido evolucionando, los billetes de avión abaratándose, todos los que vivimos en la ciudad y surfeamos regularmente en La Cicer nos vamos enfrentando a una serie de problemas (y más ahora que llega el verano) que voy a agrupar dependiendo de con quién los tengamos.

 

Damian-Moro surfeando

Damian Moro, uno de los asiduos a la ola de La Cicer. Foto_ José V. Glez / Fanfi Shop

 

– Problemas derivados del turismo:

El turista kamikaze: Se distingue por lo siguiente: “no he surfeado en mi vida, soy más de secano que un ajo de Albacete, pero ¡hey!, ahí alquilan una tabla. Fijo que tengo un estilo natural que ni Kelly Slater inspirado”. Y ya sabemos lo que ocasionan. Yo me he llevado varios golpes de alguno que no sabe ni hacer un patito o agarrar la tabla en la ola (incluso algún toque en la tabla).

 

– El surfista ocasional:

“Oye, voy a estar este fin de semana en la isla y quiero surfear todas las olas posibles. No he ni llegado al pico pero me gusta como viene rompiendo esta… Seguro que yo la aprovecho mejor que el pringao que la está cogiendo. Total, no voy a volver este año.” Y básicamente pasan de todo código establecido de buenas prácticas.

Juanfra-Batancor surfista

Juanfra Betancor, una leyenda viva del surf canario. Retrato_ José V. Glez / Fanfi Shop

 

–  Problemas derivados de la actividad de las escuelas:

Yo aprendí a surfear a base de vídeos de youtube, revolcones, ver a gente en la playa y que muchos surferos veteranos (a los que animo a seguir haciendo esto y agradezco sus consejos) me explicasen cosas.

También reconozco que ser semiautodidacta no es un camino fácil, rápido… y que a lo mejor por eso soy tan malo cogiendo olas, así que tampoco voy a decirle a nadie cómo debe aprender. Es más, cuando tenga hijos, tengo claro que irán a una escuela de surf.

Lo que no puede ser es que las escuelas se hayan repartido la playa y acaparen picos sin dejar surfear, en ocasiones, al resto y sobretodo, sin controlar a sus chicos.

En una ocasión, me llevé un buen golpe contra una piedra al tirarme de la tabla en el barranco para no golpear a un niño de unos 10 años que  se metió en una ola en la que yo ya había hecho el bottom turn.

Del golpe, dejé de surfear ese día. Otros días también he recibido amenazas veladas como: “te vas a hacer daño si sigues aquí” por ejemplo, por parte de monitores de alguna escuela. También debo decir que otros monitores se portan fenomenal y me han corregido fallos sin ser alumno, conviven estupendamente y son gente fantástica.

 

– Problemas derivados de las competiciones:

En relación a este punto, quiero hacer hincapié en las competiciones. No se puede cerrar una parte de la playa para hacer una competición poniendo simplemente banderas en el paseo y teniendo una persona con un megáfono dando gritos desde el mismo.

Se deberían poner corcheras en el agua o boyas fondeadas para delimitarlo y tiene que haber medidas de seguridad, como una moto de agua, por si a algún niño le pasa algo. Que un gemelo se le puede subir a cualquiera, especialmente en bodyboard, y si pasa algo, luego lloraremos todos porque las rompientes son amantes muy caprichosas, y si murió Mark Foo, puede pasarnos algo a cualquiera.

Julian-Cuello surfista canario

Julian Cuello, uno de los locales más radicales de la zona. Foto_ José V. Glez / Fanfi Shop

 

–  Bañistas:

Miren que la Playa de las Canteras es pequeña. “Sólo” hay más de 2 km de agua para bañarse, y los bañistas los tienes debajo del pico, donde hacemos el bottom turn,y juegan a hundirse cuando pasa la tabla. Y luego nos preguntamos por qué ocurren los accidentes.

No vamos a mentir, las rompientes son un sitio peligroso, con corrientes que pueden ser muy fuertes, tablas sueltas por amarraderas que se rompen, en La Cicer hay rocas semienterradas en lugares insospechados.  No es el mejor sitio para bañarse. Y menos para llevar a bebés o ponerse a hacer el cafre.

No hablo de prohibir el baño ni mucho menos, pero sí que la gente use el sentido común un poco. De hecho, no es la primera vez que los surferos deben sacar a algún bañista.

En un capítulo aparte dejo a un tipo que el año pasado salió en un kayak, llegó donde estábamos surfeando y se puso a lanzar el anzuelo (estuvo allí más de dos horas y ni cruz roja ni policía local le dijeron nada, pese a los avisos. Al final hubo que hablar con él e invitarle amistosamente a marcharse por el peligro que suponía).

Foto de archivo: Algunos de los locales más representativos de la zona de La Cicer. Foto_ José V. Glez / Fanfi Shop

 

–  Los locales:

Los que vamos con frecuencia también somos para echarles de comer a parte, a veces, no lo voy a negar. Nos creemos que la playa es nuestra, etc. y también tenemos que amarnos de paciencia.

Las olas no son nuestras por muy pro que seamos (y yo no soy uno de esos). Da mucho coraje cuando estás en un sitio esperando una ola un buen rato y viene otro, la rema y te la “salta” (vale que estaba mejor colocado, pero tú llevas ahí un rato y el otro acaba de coger una).

Hay que tener paciencia con los que son peores y no abusar de que tienes allí, a tus colegas… que nunca sabes lo que te va a pasar cuando salgas de agua (recuerdo ver a más de un grupito quedarse blancos como folios al darse cuenta de quienes eran los colegas del que habían puteado dentro).

Por eso y en resumen, el Surf es para disfrutar, ve con mentalidad positiva,  no te quemes y no quemes a los demás, que en La Cicer somos muchos y, si la cosa sigue como va, vamos a ser muchos más.

Todo este escrito nos llegó a la redacción de la revista hace unos días. El remitente no quiere que se publique su nombre. Y hemos respetado su decisión.

El problema golpea no sólo la Playa de Las Canteras,  se repite en otras zonas y en otras islas. Juntar al colectivo para dirigir a los gobiernos locales para crear una normativa que se aplique al sector, que trate de contentar en la medida de lo posible a todo el colectivo, pasando por pescadores, bañistas, surfistas etc, es algo urgente que debería tratarse. Pero ya sabemos el dicho: Las cosas de palacio…

 

Guía de surf
¿Es necesario el localismo en el Surf?

¿Es necesario el localismo en el Surf?

Localismo en el surf

Locales diputándose sus olas. Foto _ Zalo Campa

Este tema viene de muy lejos, cuando los viajes se hicieron populares y las tablas empezaron a ser más ligeras. A los surfers, se nos llena la boca de cuentos de olas perfectas, y muchos picos se hacen populares.

Entonces, lo que al principio es querer compartir con amigos, se llena de extraños que luchan por una ola. Y los picos populares se convierten en batallas campales.

 

TIPOS DE LOCALISMO

Hay diferentes tipos de localismo.

LOCALISMO EXTREMO

Hay ese que te echan del pico sin más. Ponte fuera, no eres bien recibido. O que antes de entrar ya te dicen que esa ola no es para ti.

Hay lugares que ni se te ocurra aparcar el coche porque puede que te quedes sin él antes de tocar el mar.

LOCALISMO SOLO EN EL PICO

Otro lugares, te permiten entrar pero sólo puedes estar abajo, en la segunda sección, mal lugar, porque seguramente pasaras las horas como espectador, no te dejarán coger ni una ola.

LOCALISMO SOLO CUANDO HAY LOCALES

Hay otros picos donde el número de locales es escaso. Y si no hay nadie o casi nadie surfeando no vas a tener problemas, pero si durante el baño entra un grupito de surfers chillando y con expresiones tales como, ¿qué hace esta gente aquí?  Entonces mejor ir saliendo sino quieres tener un problema.

LOCAL DE TODAS LAS OLAS

Después hay  surfers locales que extreman su postura hasta límites fuera de lugar. Son locales de las olas de toda una zona, no de un pico en especial. Y suelen estar cabreados en cada sitio donde surfean y tratan de ejercer su postura y su voluntad allí donde vayan a surfear, aunque estén a kilómetros de su pico natural.

J-bay, una ola con un fuerte localismo

Dicen que es la segunda mejor ola del planeta. Pero posiblemente sea la segunda ola con más localismo. Foto _ José V. Glez

Pero entonces, ¿es el mar de todos, o sólo pertenece a unos pocos? Si es así, ¿qué razón de ser tienen las escuelas? ¿Para qué enseñarte si luego cuando progreses no puedes surfear los picos populares?

 

ENTENDIENDO AL LOCAL

Tu tuviste la suerte de nacer enfrente de una maravillosa ola que rompe 200 días al año. Cuando eras chico sólo la compartías con amigos. Pero a alguien, un día, se le ocurrió ponerla en una guía para surfers y decir que la ola es de buena calidad.

Y una mañana, vas a surfear y el pico está lleno de extraños. Hablas con tus amigos, los de siempre, y empieza la criba. ¡Tú no puedes surfear en mi ola!

Llega el localismo. Es como si alguien se cagara en el jardín de tu casa, y eso molesta. Y molesta cuando el que viene de fuera no sabe casi ponerse de pié. No entiende las normas de prioridad o es un espabilado que quiere cogerlas todas para él.

Olas frías de Lofoten

Si no quieres tener problemas con los locales viaje a lugares fríos e inóspitos, como Noruega. Foto _ José V. Glez

EJEMPLOS DE LOCALISMO

Imaginemos por un momento que hay una ola que para surfearla sólo puedes acceder a ella por mar, coger un barquito que te lleve. Tú y tus amigos van siempre allí.

Pero en el muelle hay una empresa que se dedica a hacer excursiones y un grupo de surfers de otro lugar pagan para que les llevan a esa ola que sólo surfeas tú y los locales amigos tuyos.

Y un día, mientras surfeas tú y un colega, llega ese barco cargado de surfers que llenen el pico, y los surfers encima tienen buen nivel. Ese día no coges olas. Tú y tu amigo quedan relegados por la superioridad numérica del grupo que acaba de llegar.

Te cabreas, pataleas, y terminas discutiendo en el agua. Incluso intentas llamar la atención a la empresa de excursiones marítimas.

La empresa es de alguien que no surfea, no entiende de localismo ni de surf, ni de olas. Sólo entiende de dinero. Para ellos es una entrada de dinero. ¿Van a dejar de llevar a gente y dejar de ganar dinero porque tú se lo digas, o le amenaces?

Hay países donde el Surf no es un deporte de masas. Marruecos es uno de ellos, además está lleno de olas por descubrir. Foto _ José V. Glez

BUSCANDO SOLUCIONES AL PROBLEMA 

Este sería un caso difícil de resolver. Por ser local no puedes evitar que una empresa haga su trabajo. La solución, como siempre está en la diplomacia.

Hablar con la empresa para que no lleve a muchos surfers de golpe y llene el pico sería una solución.

Además explicarle a los surfers de fuera que hay locales que comparten su pico, siempre que reSpeten las normas de prioridad. Intentar hacer amigos con los que vienen de fuera y no enemigos. Puede que alguno de ellos sea local de una ola popular en su lugar de origen y te invite un día a surfear su ola.

Siempre hay una salida a los conflictos, y en ningún caso con el uso de la fuerza o la intimidación, eso sólo trae malos rollos en el agua, y siempre hay alguien que pierde, unas veces el de fuera, otras los locales. Hay que buscar la forma de que ganemos todos.

Ola perfecta solitaria

Todavía quedan miles de picos por descubrir. Quizás dentro de poco te conviertas en el local más duro de tu secret spot. Foto _ José V. Glez

COMO EVITAR EL LOCALISMO

Evitar el localismo es fácil. Evitando los picos populares. El océano está lleno de playas y de olas. Y solemos dejarnos llevar por las multitudes. Igual llegas a la playa y hay tres picos, uno lleno de gente, y dos medio vacíos. Vete a los vacíos, aunque sean de peor calidad. Cogerás más olas.

Observar el ambiente en el pico antes de entrar, te evitará malas e indeseables situaciones en el agua.

Mantener en todo caso el orden de prioridad y respetar siempre a los locales y a los que no lo son. Hablamos de personas, como tú y como yo.

Una de mis frases favoritas es: Si el pico está lleno de surfers es un buen lugar para hacer nuevos amigos. Nunca sabes con quién te vas a encontrar en el agua.

Si tu nivel no es muy bueno, evita siempre las olas complicadas o que precisen un alto nivel. Si no estás preparado no surfees Pipeline.

Sigue el código no escrito que ya relatamos un día en un artículo previo en este medio.

Si no hay otro lugar donde surfear, madruga para que estés sólo en el agua. Los locales no suelen madrugar. O espera el momento, nadie está 12 horas cogiendo olas, entra cuando menos gente halla en el pico o cuando veas que muchos empiezan a salir.

Pide PERDÓN a todas horas y discúlpate si haces una acción impropia o inadecuada.

Viaja mucho y busca tu secret spot. Si hay algo que he aprendido en mi vida es que hay decenas de olas escondidas cerca de las populares. Con el tiempo esas olas se han ido haciendo populares, y he tenido que empezar nuevas búsquedas.

El que busca siempre encuentra.

Tubo en El Confital

Cuanto más grande estén las olas menos gente hay en los picos. Bueno esto se da en casi todo el planeta menos en Hawaii. Foto _ MAGT

Y SI TODO FALLA

Si después de leer todos estos consejos sigues teniendo problemas para surfear olas. Te aconsejo dos cosas:

  • Viaja a lugares donde hay olas artificiales, Texas, Snowdonia, etc… Es muy poco lo que pagarás por tener 10 olas perfectas sólo para ti.
  • Vete a un país donde no haya mucho ambiente surfing. Los hay a decenas, Sudamerica, el centro de África, China. O viaja a Australia. Tiene tantas playas que necesitarías más de una vida para visitarlas todas.

Recuerda, evita siempre las confrontaciones. La violencia no sirve para nada. El arma más poderosa es la palabra.

Respondiendo a la pregunta de este artículo, sí es necesario que haya cierto orden en las olas y que deben de ser los locales quienes se encarguen de ese orden, pero siempre usando el respeto y la solidaridad hacia los demás.

Hay leyes para cada cosa que hacemos en la vida fuera de las olas, deberían de haberlas para el surf, al igual que las hay dentro de otros deportes.

En el fútbol existe el fuera de juego, en el baloncesto pasos, falta en ataque, en el SURF hay unas normas básicas de convivencia, que impere sobretodo la prudencia, la sensatez y la amistad y solidaridad.

¿Cuántas veces nos hemos encontrado con surfers a los que les hacemos el vacío en el agua y en dos horas no han podido coger una ola?

Piensa que ese surfer puedes ser tú si vas a un país lejano, déjale coger una ola.

 

Guía de surf