56 segundos, para ser exactos. El último piso en el ascensor del placer, la liberación intensa acompañada de un espasmo en tu cuerpo. Eso nos trae Alex Smith con su música potente y un Surf de infarto.