El éxtasis del Surf

El éxtasis del Surf

Surfing ecstasy

Un email, una carta, el comienzo de algo nuevo

A principios del mes pasado recibí un email de una de nuestras lectoras.

En los tiempos que nos han tocado vivir, la pluma se usa poco, y la cambiamos por teclas que suenan al golpearlas.

El frenético ritmo de los dedos van plasmando ideas en palabras que aparecen como por arte de magia en un monitor digital.

El arte es una expresión humana que se transmite de muchas maneras. Unas veces desde un simple dibujo, un trazo con un simple lápiz de carbón.

Otras, con una foto o un vídeo y muchas otras con palabras. Las palabras son la expresión más alta del arte, porque con ellas puedes explicarlo todo o confundirnos del todo.

El sujeto del email era: Presentación del libro, Susana Barragués, poesía, León, (España).

Hola:

Soy una autora leonesa y he presentado un libro de poesía sobre surf y mística en el marco de unas Jornadas Culturales en la ciudad de León.

Me gustaría enviaros un ejemplar ya que está teniendo buena acogida entre lectores de distintos intereses y animando a muchos a iniciarse en esta práctica. Necesitaría una dirección de correo postal para hacéroslo llegar, y si os parece interesante, quizá queráis reseñarlo en vuestra revista.

El libro llegó con una nota llena de sentimientos que sólo las palabras pueden describir

libro extasis del surf

El éxtasis del Surf

El libro llegó un par de semanas después, a mediados de diciembre. Con él una carta de presentación sobre una hoja de color calabaza.

El libro es llamativamente azul, paradogicamente un color que recuerda al del mar. ¿Azul de metileno?

Surfing Ecstasy, el éxtasis del surf. Busqué el significado de la palabra: Estado de la persona que siente un placer, una admiración o una alegría tan intensos que no puede pensar ni sentir nada más.

La primera definición da significado a nuestros sentimiento cuando cabalgamos olas, la segunda es todavía más mística: Estado de unión del alma con Dios, caracterizado por la suspensión temporal de las funciones corporales.

La tercera definición es la de una droga: Droga sintética que produce alucinaciones.

Todas caben perfectamente en nuestra forma de sentir el surf, la vida, la religión. El Surf es para casi todos los practicantes por lo menos una de estas definiciones, o todas a la vez.

El título lo clava. El éxtasis del surf.

La dedicatoria caminaba por los hilos que enredaban el placer al deslizarte por una ola

Dedicatoria

Un montón de rimas y poémas

Vuestro deporte inspira a muchos y esta es sólo una muestra de los numerosos puentes que conectan Surf, Arte y filosofía de la vida. (Susana Barragués)

Cuando estamos sobre la tabla de surf, sintiendo la brisa golpeando nuestra cara, las gotas de agua que empapan cada poro de nuestra piel, el sonido del labio de la ola al caer sobre si misma. Si, es un placer indescriptible.

Nosotros, que amamos lo que hacemos, sentimos ese placer fuera del agua, cuando vemos una imagen en la pantalla de nuestra cámara, cuando las maquillamos dándole fuerza a la vida de las olas.

Y luego, cuando mojamos la pluma y escribimos, porque queremos trasmitir con palabras algo tan abstracto como es el éxtasis, el que nos da el Surf.

¿Qué vas a encontrar en el libro? Los sentimientos de una artista, eso por descontado. Puedes creer que es aburrido, habla de poesía. Pero poesía son las olas, son la mar, y poesía es lo que vas a encontrar.

Sólo robo algunas líneas. Si quieres leer el resto acércate a una librería. Susana, un placer haber recibido tu libro, más el haberlo leído, y más al darnos cuenta que de verdad, escuchaste con el corazón lo que sentíamos al deslizarnos por una ola, y desde él, lo escribiste.

Te pedimos ser de centro de agua y de exterior de viento.

Las ráfagas de aire no aguantan más: nos desatan las cintas del pecho y nos despliegan las dos alas plumosas y la aleta resbaladiza que estaban ocultas en nuestra espalda.

Porque no vamos a volar, no vamos a nadar, vamos a surfear.

Bajamos corriendo a la playa y en vez de piernas tenemos dos ruedascuyos radios son los ejes de la estrella de mar.

La resaca empuja hacia dentro a las olas desplomadas y levanta la orilla formando un cordón rizado de barro que explota en las rodillas y nos salpica los ojos y la cara.

Damos un último paso sobre el fondo y nos impulsamos para volar sobre la tabla.

La esperanza atraviesa lo imposible y surge un respiradero que lo transforma en un debilísimo improbable, esta esperanza se llama poder vital de acción increible y se llama SURF.

Si la emoción es el pecado es imposible negársela a nuestros sentidos colmados y extasiados de sol y olas.

Algo pasa cuando se derrumba la ola por la base sin desarrollar su cresta emocionante y cuando esto ocurre también se derrumba nuestro corazón.

Somos partes de la cadena de movimiento del mundo y del universo. Nuestras muñecas están atadas con argollas de bronce al Sol, al fonde del mar y al extremo de la tabla.

El sol es azul y el mar blanco y tememos que al dormir nos evaporemos y sólo quede de nosotras un puñado de sal dentro de la cama.

Lo que queremos hacer en el pico de la ola no podemos hacerlo si tenemos dentro el sentimiento adelantado de derrota.

Susana Barragués Sainz, escritora de sentimientos que transmiten las olas.

Guía de surf