Quemao Class 2018, de perfección al infierno de Dante

Quemao Class 2018, de perfección al infierno de Dante

El Quemao, la mañana del 29 estaba pluscuamperfecto. Foto _MAGT

El 21 de noviembre, la organización del que posiblemente sea el mejor evento de surf de Canarias, decide dar la alerta naranja para los días 28, 29 y 30.

Dos días más tarde confirman las fechas. Todo está preparado, 72 riders están convocados. Surf y Bodyboard van a ir de la mano un año más batiéndose en los terribles y a la vez impresionantes tubos de una de las olas más poderosas de Canarias.

Esta es un pequeña crónica con las mejores imágenes de nuestro archivo que relatan lo ocurrido esos dos días.

Jonathan González fue pasando mangas discretamente. Foto _José V. Glez

Una tarde mediocre que se fue mejorando con el transcurso de las horas

El 28 de noviembre comenzó el espectáculo. El formato es invitacional, y se invita a los mejores. Muchos de Canarias, pero también vinieron de fuera de las islas.

Marc Lacomare, William Alliotti o Miguel Blanco estaban entre la lista de invitados, riders que nunca han faltado a la cita en las 4 ediciones.

William Aliotti fue pasando mangas entre tubos que rozaban la perfección. Foto _MAGT

Lo más complicado de este evento

¿Nunca te has puesto en la piel de los organizadores de este evento?¿Te has preguntado alguna vez lo difícil que debe ser acertar con un parte de olas buenas?

Lo que si hemos aprendido es que los partes nunca aciertan al 100%. Este campeonato tiene dos meses de espera, pero, ¿cómo saber cual es el parte perfecto? Este año se “precipitaron” al elegir esas fechas y no 4 días más tarde que estuvo mucho mejor, pero nadie es adivino, y el equivocarse con las fechas es muy relativo.

El que los riders se tuvieran que enfrentar en otras condiciones, más difíciles, con olas de más de 10 pies, puso el nivel del espectáculo en el máximo del listón.

Yael Peña desmostró dominar a contramano las difíciles olas del Quemao. Foto _MAGT

Volvamos al principio

El primer día tampoco estaba el viento en su punto, pero según pasaron las olas y las mangas y con la marea subiendo todo fue ajustándose.

Y el cuadro de olas perfectas se fue dibujando ante nuestras miradas atónitas. Julian Cuello no pasó su primera manga, y no fue el único que tuvo un paso efímero por la prueba.

Sancho y Gony también caerían en la primera. José Mentado se abría paso y seguía como líder de su manga.

Marco Imbernón quedaba en 4 lugar y Jonathan González pasó segundo luchando contra un inspirado Marc Lacomare.

Yael Peña eliminó a Antonio Marqués con un magnífico tubazo a contramano digno de nivel de CT.

Luis Díaz destrozó en su manga echando fuera a Manuel lezcano y a Carlos Marqués, y un desconocido Kalani Da Silva de la isla vecina lograba colarse para cuartos.

William Aliotti dejó fuera a Iker Amatriain, y Gilmar Catelani y José Roman sobrepasaron a Bruno Santos y a Yeray García.

Y en la última del día Andy Criere y Miguel Blanco echaron a dos de los grandes: Alex Zirke y Franito Saenz.

Carlos Marqués quedó este año eliminado en la primera manga. Foto _José V. Glez

Una mañana perfecta

Pero lo mejor del evento sería la mañana del 29 de noviembre. Corría una suave brisa del sureste, entraban series sólidas de 2 metros y los tubos abrían con labios perfectos.

Y en la vorágine de los tubos todos empezaron a destacar, Luis Díaz, William Aliotti por supuesto y Marc Lacomare, que iban directos como un cohete hacia la final.

Y Jonathan González iba pasando mangas discretamente con segundos puestos.

Yael Peña hizo un tubo de 10 a contramano lo que lo catapultó  directamente a cuartos de final.”

Pero la marea bajó de repente y la organización hizo una pausa de un par de horas largas. La baja estaba ahí, animándote para que te rompieras la crisma.

Así que pausa para respirar y empezábamos de nuevo a las 14:00. Un momento en lo que todo cambió.

El espectácular tubazo de Yael Peña. Secuencia _ José V. Glez 

Y llegó el infierno de Dante

Se levantó una brisa del noreste que empezó a estropearlo todo.

Las olas crecieron y con ellas los baches. Así se hacía muy difícil surfear, pero eso le daba un extra de emoción a la competición.

El viento es molesto para todos, decía Alex Zirke desde el paseo.

En un principio creía que iba a deslucir la prueba, y los riders no se ubicaban bien en el pico.

Muchas veces remaban mar adentro para no ser cazados por monstruosas olas que sobrepasaban a veces los 5 metros de altura, si las mirábamos por delante.

Las series a veces desfasaban y todos remaban para pasarlas por arriba. Foto _MAGT

En las mangas finales la estratégia te hacía pasar o caer

Las semis y la finales se convertían en jugadas de estrategia. Podías hacer dos cosas. Lanzarte a por las más grandes a ver si con un buen bottom y poco más podías pasar o ir a coger las de entre serie y poder sacar un par de maniobras. La cosa estaba complicada y era difícil que te cuadrase una buena ola. Era más cuestión de suerte o de saber elegir bien que de calidad en el buen hacer del surfer.

Ian Cosenza optó por surfear las más grandes. Foto _José V. Glez

Una final de infarto

El único representante canario en la final era Jonathan González, y el surfer a batir Marc Lacomare que había hecho un campeonato espectacular.

Jonathan rompió su esquema en la semifinal pasando primero en esta manga, cosa que logró eligiendo muy bien la ola y arrancando punto a base de giros a contramano.

“Y bajó un derechón que recogió como el demonio y se metió dentro de sus tripas. Volvió a aparecer un segundo, desapareció de nuevo volviendo a reaparecer en medio de un fuertísimo spray al final de la ola. ”

Y llegó un tubo de 10

Todos estaban en el pico como buitres acechando su presa, todos menos Jonathan que estaba más abajo. Medio perdido y la marea seguía bajando, entonces Jonathan se fue a buscar la derecha.

Difícil conseguir puntos con la derecha, pero no imposible. Y bajó un derechón que recogió como el demonio y se metió dentro de sus tripas.

Volvió a aparecer un segundo, desapareció y de nuevo volvió a reaparecer en medio de un fuertísimo spray al final de la ola. ¡Era un 10, seguro que era un 10!

Jonathan se abrió paso a giros a contramano en la semifinal. Foto _José V. Glez

Y entonces llegó el 10. Foto _MAGT

Con la tranquilidad del 10 Jonathan empezó a desfasar. Foto _MAGT

Un resumen del último día

Podríamos contarte como siguió el día pero lo mejor es que le des al play en el próximo vídeo.

Ian Cosenza, cuando las olas eran perfectas. Foto _MAGT

Manuel Lezcano, sólo 20 minutos fue su paso por el evento este año. Foto _José V. Glez

Kalani Da Silva, debutó en El Quemao pasando a cuartos de final. Foto _MAGT

Marc Lacomare, lo intentó todo en la final pero no pudo con la veteranía de Jonathan. Foto _MAGT

Othame Choufani, pudo disfrutar de un Quemao Clásico. Foto _MAGT

Luis Díaz se hizo unos cuanto tubos profundos. Foto _Ylenia Ruisoto

La verdadera protagonista era la ola, El Quemao en todo su esplendor. Foto _MAGT

Jonathan González, ganador indiscutible de la prueba. Foto _MAGT

¿Nos vemos en el 2019?

El Quemao Class después de 4 ediciones se consolida como uno de los mejores eventos de surf europeos.

Nos ha dado momentos increíbles y esperamos que el año que viene vuelva una nueva edición, con más olas, con más surfers, con mucho más espectáculo.

No faltaremos a la cita. Allí esperamos verte de nuevo, tanto si vas a competir como si sólo vas de espectador.

¿Por qué Nazaré tiene la ola más grande del mundo?

¿Por qué Nazaré tiene la ola más grande del mundo?

DICIEMBRE, 2018

Fotos: José V. Glez / Fanfi Shop

Textos: MAGT

Este pasado agosto tuve la suerte de visitar Portugal y se me hacía obligatoria una parada en la capital del surf de las olas gigantes.

Seguí las indicaciones de tráfico y cuando ya estaba lamiéndome los labios me engullí de pronto en un atasco en una vía paralela a la famosa playa turística de Nazaré, y no famosa por sus olas.

Desde mi asiento no dejaba de mirar el promontorio rocoso sobre el que se veía el fuerte de San Miguel y el faro. Ahí era donde quería yo ir  y no a esta playa turística llena de güiris que deambulaban perdidos consumiendo pescado por cualquier esquina.

Una hora más tarde, llegué al destino deseado y ya estaba sufriendo el vértigo de los acantilados sobre los cuales se observan las gigantescas olas que rompen a la falda del fuerte de San Miguel.

Pero ese día, no habían olas, ni sol y eso que era agosto, lloviznaba y mientras caminaba por debajo de un arco promocional que aludía a las famosas gigantescas olas, observaba la salvaje playa a la derecha.

En ese momento una pareja trajeados para una boda se hacían fotos y sobre las orillas rompían perfectas derechas de medio metro. No, no había nadie tirado haciendo surf.

Pagué unos euros por entrar en el fuerte y aluciné la próxima media hora entrando y saliendo de viejas habitaciones de piedras de más de 1000 años llenas de las tablas de los héroes que un día desafiaron a la bestia gigante de Nazaré.

Ahí estuve atascado media hora, mientras miraba la playa y el acantilado

Quién si tuvo la suerte de visitar este año Nazaré como tiene que verse, rompiendo dantescas olas que parece que quieran engullir el fuerte, fue nuestro fotógrafo José V. González. No lo tenía muy claro, el ir o no ir, siempre que aparecían las olas gigantescas, era con mal tiempo, nublado y lloviendo, y con mucho frío. Por eso José nunca tuvo el deseo de visitar el lugar, y eso que ha ido varias veces a Peniche a ver a los pros en la prueba mundial. 

¿Por qué esta vez decidiste ir a ver la prueba del mundial?

Siempre había visto las grandes sesiones de Tow in, no me despertaba interés con esa luz un tanto oscura, tenebrosa y poco atractiva. El parte era interesante pero tenía mis dudas.

Fue mi amigo y surfer Eric Rebiere  quien hizo decidirme en última instancia. Sus palabras fueron claves: ¡Nunca antes has visto olas así, vente!

Me dejé llevar y acertó al cien por cien. Volví a sentir la pasión del surf. La noche anterior no pude dormir. Fue gracioso ya que me levanté a las 5:30am para intentar ubicarme y cuando salí de casa me perdí.

¿Puedes imaginarte el estruendo de fondo de las olas colosales y no encontrar el camino hacia ese faro tan mediático? Todo se solucionó con el amanecer y fue realmente emocionante encontrarme enfrente de ese poder de esas olas tan grande, me intimidaban.

Al amanecer encontré el camino, la imagen me intimidaba

¿Cómo era el lugar, qué estaba en su sitio, qué se parecía a lo que tu habías imaginado y qué estaba fuera de su sitio?

Antes de ir estudié en profundidad la zona, sus ángulos y tenía conmigo, bajo mi criterio, las imágenes más impactantes. Es un lugar con un encanto muy diferente al atractivo turístico que ofrece por el clima en los meses de verano.

Los take off te quitan el hipo

 

 

Las olas, hablemos de las olas. ¿Eran monstruos que provenían de lo más oscuro de tu imaginación?¿Te meterías a sacar fotos desde una moto de agua?¿Impone el lugar?

Nunca antes había presenciado un mar tan endemoniado. No entraría a tomar fotos desde dentro.

Eric me invitó y tal vez haya cometido un error en no aceptar la invitación, sin embargo sentí que el miedo me haría estar intranquilo y al final no disfrutaría en absoluto de la fotografía.

Hay límites que pienso que no merece la pena correr por el hecho de ser diferente o lograr una exclusividad.

“No entraría a tomar fotos desde dentro. Eric me invitó y tal vez haya cometido un error al no aceptar la invitación

¿Fuiste testigo del 10 de Natxo?

Fui testigo, de hecho ese fue uno de mis motivos para asistir al evento. Cuando ocurrió el 10, me recordó a la ola de Bruce Irons que protagonizó en el Eddie Aikau en el 2004.

Todos gritamos, seguíamos gritando y más allá de nuestra alegría pensaba en lo que ha logrado hacer Natxo González en sus largos meses de preparación.

6 meses para estar ahí dentro y conseguir el respeto como uno más dentro del selecto círculo de chargers del planeta.

 

¿Crees que estos surfers están hechos de otra pasta?

Indudablemente. Todos son muy buenos surfistas de olas pequeñas. Tienen una técnica muy depurada y los wipe outs que vimos son motivos de instantes impredecibles de olas dantescas.

Nada les detienen, sólo hay que mirar ese momento en que se les viene la ola encima y en vez de librar se dan la vuelta y reman con una locura como si estuvieran surfeando medio metro. Es el surfer que siempre he admirado.

La gravedad en la ola de Nazaré es más fuerte que en cualquier otro lugar

¿Cómo es el estruendo cuando rompe Nazaré?

Das un paso atrás, te retraes o al menos esa es mi reacción. Son olas con una energía desproporcional. Te llega a gustar a la vez que te horroriza.

Es muy diferente a lo que he vivido como surfista y fotógrafo. Pienso que hay que estar allí para entender lo que te cuento.

¿Cual de todas las fotos que sacaste para tí es la mejor, la que más te gusta?

Una secuencia de Natxo desde el faro, justo al lado de él, en lo más alto. Me gusta esa secuencia ya que desde que la rema hasta que la termina tiene mucha dificultad técnica y la afrontó con valentía y mucha seguridad.

Natxo liadiando con las gigantescas olas de Nazaré

¿Cómo es Nazaré respecto a Jaws o Mavericks?

Diría que es diferente. No sería justo infravalorar a una o darle más protagonismo a otra. Todos sabemos que Jaws es única pero el resto también son especiales.

Estas tres están en el circuito por algo. Han excluido que nunca llegarían a ese nivel de locura.

 

Nazaré, una ciudad mediaval

Entrar en esta ciudad, es entrar en un pueblo que parece que no ha cambiado en los últimos 60 años.

Sus calles adoquinadas, sus casas con los portales altos y las tejas cobrizas nos transportan al siglo pasado.

Las calles están transitadas por vehículos de mediados del siglo XX y sus gentes, personas mayores que se dedican todavía a la pesca o a la venta ambulante. Es fácil perderse en las calles de Nazaré y difícil no enamorarse de un lugar tan entrañable.

¿Por qué las olas bajo el fuerte de San Miguel son tan grandes se debe a un cañón submarino que pasa de 5000 metros de profundidad a 200 metros súbitamente.

Es impresionante como en su playa casi no hay olas y un poco más al norte edificios enteros de agua se desploman bajo la mirada del fuerte de San Miguel.

 

Tablas y records de olas gigantes

Otra historia es ya hablar que tablas usan estos surfers para bajar montañas de agua.

Hablamos de tablas que superan los nueve pies y que pesan el triple que una tabla normal. Siempre hablando de domarlas con sólo el uso de la remada de tus manos y brazos.

Otra cosa es el Tow In. Cuando el surfer es remolcado por una moto de agua, en condiciones normales sería imposible surfear olas de 30 metros, olas que llenan líneas en el libro Guiness de los records.

El como y cuando empezaron a surfear Nazaré es otro artículo que puedes leer directamente en el New York Times.

 

Nazaré seguirá ahí

Hubo un antes y un después cuando Natxo hizo un tubo profundo pasando tres secciones dentro de la ola de Nazaré.

Los jueces saltaron de jubilo y se emborracharon con tal hazaña que le dieron un 10.

No fue para menos. La ola era difícil, no sólo por lo grande que era, también por los dobleces en su falda y lo complicado que era surfearla a contrapico.

Natxo dijo que se sentía muy seguro porque habían un montón de motos de agua y la seguridad era máxima. Otra cosa es cuando van a surfear montañas de agua y sólo dependes de tu compañero que lleva la moto.

El Sol se oculta y ya sólo oímos como el aire grita al intentar escapar de los tenebrosos tubos de agua que intentan ahogarlos en su interior.

Las luces de las calles y el aullido de un perro solitario, unos grillos y el recuerdo que permanecerá en nuestras memorias.

Fuimos testigos de algo importante, de como el hombre una vez más salió victorioso desafiando a fuerzas que todavía no entendemos.

Mañana volverá a salir el Sol y volverán las olas gigantescas hasta la costa de Nazaré, justo debajo del fuerte de San Miguel Arcangel. Aquel que una vez guió las legiones de ángeles para luchar contra el demonio.

Nazaré vuelve con más fuerza que nunca

Nazaré vuelve con más fuerza que nunca

Un pequeño resumen de lo que fue la primera prueba del circuito mundial de olas grandes celebrado el pasado 16 de noviembre de 2018 en la playa de Nazaré. La clasificación de la prueba fue la siguiente: 1. Grant Baker 2. Lucas Chianca 3. Natxo Gonzalez 4. Alex Botelho 5. Joao De Macedo 6. Russell Bierke.

Lo que nadie sabe de Maya Gabeira

Lo que nadie sabe de Maya Gabeira

maya-gabeira

El desafío de domar esa masa de agua que apenas entras en contacto porque sientes que vuelas, lidiando con la muerte, no era lo que más preocupa a las mujeres surfistas. Lo peor fue llegar ahí, luchar por hacerse hueco junto a los más grandes.

Una de ellas fue Maya Gabeira…

La primera mujer que surfeo Teahupoo

 

Maya  fue la primera mujer en surfear la temida Teahupoo y en Nazaré, tuvo una de las peores experiencias de su vida.

Consumió Marihuana

 

Cuando eres joven se hacen locuras y ella no iba ser menos. Admitió haber probado marihuana cuando era joven, pero nunca bebió alcohol.

tablas

Se mudó a Hawaii siendo adolescente

 

Con 17 años se mudó a Hawaii y luchó por su sueño. Allí trabajo en restaurantes para poder vivir y seguir surfeando.

Es asmática

 

Maya sufre asma, lo cual es para quitarse el sombrero. Tiene mucho mérito porque  aumenta su peligrosidad. Surfear esas olas a mi también me faltaría el aire.

Reclama el record del mundo

 

La brasileña reclama el récord del mundo en Nazaré. Puede ser la más grande surfeada por una mujer en la historia. para que el récord sea oficial, se necesita la certificación de la World Surf League, quienes le prometieron ayuda.

Tres meses más tarde, Maya Gabeira reclama ese récord del mundo y pide firmas para que se le reconozca dicho récord.

 

Su primera big wave

 

Surfeo su primera gran ola en  el 6 de febrero de 2006, en Waimea Bay.

familia

Su familia

 

Su padre Fernando Gabeira, fue miembro del Movimiento Revolucionario 8 de octubre (MR-8), el grupo que secuestró al embajador de los Estados Unidos en Brasil. Su madre Yamê Reis, es diseñadora de moda y su hermana mayor Tami Gabeira,  es psicóloga y maestra.

Antes de las Big Waves

 

Maya descubrió tarde el surf. Antes de jugarse la vida en esas bajadas de infarto Gabeira le gustaba bailar, la música de jazz y el claqué. Hoy en día, es una de las surfistas de olas grandes mejor pagadas del mundo.

maya-gabeira-se-relaja-en-la-playa-post

La encanta el fútbol 

 

Ella es una gran defensora del equipo de fútbol brasileño.

¿Sabes que mascota tiene?

 

La gustan los animales, y su mascota es un perro esloveno llamado Naza, un tributo al pueblo pesquero portugués de Nazaré, su santuario de surf.

Su regreso emocional

 

En 2015, salió a la luz el documental “Maya Gabeira: Regreso a Nazaré” reveló su regreso emocional a un lugar que casi la mata. Una mezcla de sentimientos que debía sacar bajando la ola.

 

¿Cuántas tablas lleva a Nazaré?

 

Nada más, ni nada menos, que entre 30 y 40 tablas de surf para elegir.

 

Hace años era inconcebible la idea de que una mujer pudiera ser capaz de dominar olas de ese calibre. Pero Maya, fue más allá. La “Super Mujer del Surf”.  Así se la conoce, todavía se pone ansiosa y nerviosa unos días antes de los campeonatos.

Publi-Vissla
Guía de surf
El potente surf de José María Cabrera

El potente surf de José María Cabrera

Su versión violenta dentro del mar, y a su vez revela la tranquilidad que se presenta en su persona día a día. El hombre en su contradicción busca conocerse, transformarse y evolucionar, José Maria Cabrera surfista y coach profesional, expone en sí dos conceptos que suponen contradecirse para atinar su realidad con convicción y certeza, creando así un tercer concepto que se libera de concepciones ya establecidas y se concede todas las posibilidades de ser. El mar impone fuerza y potestad, en muchas oportunidades de manera agresiva. Sin embargo, no deja de ofrecernos calma una vez lo presenciamos.
Nos adentramos en su micromundo, que nos hizo viajar entre olas, pensamientos y naturaleza siendo la isla de Lanzarote la fuente de inspiración.

OXÍMORON (Del gr. μ oxýmōron.)
1. m. Ret. Figura retórica de pensamiento que consiste en complementar una palabra con
otra que tiene un significado contradictorio u opuesto.

Filmed and Edited by CARLOS RIVERO
Starring JOSE MARÍA CABRERA
Supported by CARVER / CERVEZA SALADA
Original Soundtrack by GUSTAVO CELIS & NABIL GIRONES
Script by ELIZABETH PEREZ & CARLOS RIVERO
Color Grading by CHEMA MUMFORD
Graphic Design by FLOR DE PAMPI
Additional Footage by JESUS CARCELLER / TONY MASH / JMC SURF
Special Thanks to FEATHER FINS / JMC SURF TRAINING / SURF HOUSE BARCELONA
ROMINA MICHELLE / LA SANTA SURF / SURFCITY FESTIVAL / MCR