Canarias, eternamente surf canario

Canarias, eternamente surf canario

WHERE I BELONG

Donde pertenezco es una recopilación de algunos de los mejores clips de Loïc Michel. 4 años grabando imágenes de surf y Bodyboard. Un vídeo cortito pero muy intenso donde Canarias vuelve a ser la protagonista.

Su clima, su gente, sus surfers y los que viene de fuera atraídos por un paraíso eterno que se halla en las cumbres de la perdida Atlantida.

Algunos de sus protas son:

Aday Perdomo
Benjamin Sanchis
Lazi Ruedegger
Manuel Lezcano
Manu Miguelez
Octavio Gonzalez
Pablo Claveras
Ruyman Rey
Salomon Moore
Tim Boal

Natxo González. Polémica en los Big Wave Awards

Natxo González. Polémica en los Big Wave Awards

Natxo González es el primer surfista en obtener un 10 en la prestigiosa ola de Nazaré.  Fué una bajada perfecta aunque para los WSL Big Wave Awards, se lo llevó Grant Baker con una impresionante pero inacabada ola en Hawai que, por ello, levantó una gran polémica. Y es que el surfista sudafricano en el último momento se desestabilizó y cayó al agua.

Muchos nos quedamos sorprendidos porque Natxo debió ser el ganador.

¿Quién debió llevarse el primer premio? ¿qué valora la WSL?

¿Cuántas vueltas habrá dado este vídeo al mundo? Es el tubo más grande e impresionante jamás visto antes.

Nacho González toreaba montañas de agua, y al final, encontró un hueco para salir. La emoción, su emoción lo describe todo.

Kaiku, surfeando desde Venezuela hasta Canarias

Kaiku, surfeando desde Venezuela hasta Canarias

ABRIL, 2019

Entrevista: MAGT  e Itmar Diéguez

Fotos: Itmar Diéguez

Desde la desesperante situación venezolana hasta las costas afortunadas

Padre y madre surferos, amantes de las olas que se enamoraron surfeando. Kaiku Aizpurua, aunque su padre es vasco, nació en el otro lado del océano Atlántico. Afincado en Tenerife es un viajero incansable que ha recorrido medio mundo buscando, eso que sólo sabemos los surfers, “la ola perfecta”.

En un país que se ha puesto últimamente muy de moda en España, hasta el punto de saber más lo que ocurre allen de los mares de lo que pasa en el pueblo o el país de al lado como Portugal.

Porque todo el mundo sabe quien preside en Venezuela, pero si preguntas por el presidente de Portugal nadie sabe quién es.

Pero hace ya 15 largos años que Kaiku dejó su país natal. Siempre me he preguntado si podría abandonar mi tierra, alejarme de mi gente para buscar un lugar mejor. ¿Tendrías tu valor para abandonar tu tierra, donde te criaste de pequeño, para no volver, quizás, nunca jamás?

 

 

Uno de sus últimos viajes fuera de las islas fue a Sri Lanka.

¿De donde viene ese nombre, Kaiku? 

Mi padre es vasco, y de pequeño un cura del cole le puso de mote Kaiku, que entre otras muchas cosas, significa en vasco profundo algo así como bromista, toca pelotas, que es exactamente como es mi padre.  Yo trato de seguir su ejemplo 🙂

 

¿Cómo llegó ese impulso a veces enfermizo de estar todo el día en el agua cogiendo olas?

El surf me viene de familia, mi padre es surfista, mi madre surfeaba también de joven y de hecho se conocieron surfeando. Era inevitable.

 

¿Cuánto tiempo llevas en Canarias? Cuéntanos como fue esa odisea.

Llevo quince años en Canarias, llegué en febrero del 2004, y para serte sincero la verdadera aventura era quedarse a vivir en Venezuela, que no es cosa fácil. El vuelo normal, fue directo y fueron como siete horas, nada del otro mundo, mucho más pesado es ir a Indo o cualquier otro destino lejano.

 

Lleva 15 años en Canarias.

Supongo que abandonar el país en que se nace debe ser odioso. ¿Volverías a Venezuela si mejorase la situación? ¿Qué echas de menos de Venezuela? ¿Cómo es el clima en Canarias comparado con el de tu país natal y la gente, hay un verdadero choque de culturas entre Venezuela y Canarias o somos muy parecidos en costumbres?

No me costó demasiado dejar Venezuela, la vida allá no es muy fácil, tanto por la situación política y económica como por la inseguridad, que fue el factor desencadenante.

Por supuesto hay cosas que extraño mucho pues es uno de los sitios más bonitos del mundo, pero no creo que volvería, y sinceramente no creo que la cosa vaya a cambiar demasiado.

El clima en Canarias es bastante benigno comparado con Europa, pero sigue siendo más frío que Venezuela en Invierno.

La gente en Venezuela es, con sus diferencias, bastante parecida a la gente de Canarias, ya que siempre ha habido mucho intercambio cultural entre Venezuela y Canarias, por lo que el choque cultural no fue muy grande.

Siempre nos hemos preguntado como son las olas de Venezuela, ¿puedes explicarnos como son comparadas con las olas canarias?

Las olas en Venezuela son muy guapas cuando las hay, pero es extremadamente inconsistente.

Son muy parecidas a las del Gold Coast de Australia, en menor escala, pues también se originan por huracanes y la mayoría de los fondos son de arena, con algunas puntas tipo Snapper, pero repito, en mucha menor escala.

 Algún reef de coral también, pero en su mayoría de arena.

Las olas en Canarias son casi siempre reef de lava, mucho más potentes, y aquí los fondos de arena suelen ser de mala calidad por lo general por la ausencia de ríos que modifiquen las barras de arena. En Canarias si te mueves hay olas siempre, y pueden llegar a ser muy grandes.  En Venezuela un metro (canario) sucede cinco o diez veces al año, dos metros no todos los años, y tres jamás.

En Canarias las olas son más constantes que en Venezuela y más potentes.

¿Qué olas te faltan por surfear en las islas y cual es para ti la mejor ola canaria? ¿Has estado en todas las islas? ¿Cuál es tu favorita?

Me faltan muchas por surfear, no tengo coche y soy bastante vaguete, así que surfeo mucho por el Médano y alrededores, donde vivo, y por Las Américas.

 Alguna vez subo al Norte de Tenerife, pero a tirarme en tamaño y llevo algunos años que no lo hago, pues algunas lesiones me tuvieron un tiempo inactivo y no me ha vuelto a picar la mosca de los pepinos.

No he estado en ninguna de las otras islas (imperdonable), ya que generalmente si salgo de la isla es para irme bien lejos y cambiar totalmente el chip.

Las mejores olas canarias, que no he surfeado, diría que son El Quemao para tabla corta e Isla Lobos para long. Pero hay muchas.  De las que si he surfeado me gusta mucho Jeffreys en las Américas para cualquier tipo de tabla, el Muelle y Puntita en el Médano, pero suceden muy poco en su máximo esplendor, y La Machacona, que en los últimos años he dejado un poco olvidada.

 

 

¿Cómo es la comunidad de surfers canaria, te acogieron bien cuando llegaste, eres uno más en el agua o viste en algún momento algún rechazo por ser de otro país?

La comunidad surfera en Canarias es muy diversa, tienes gente muy abierta y amigable, y tienes gente muy local y poco amigable.

En el Médano la comunidad me ha acogido muy bien, soy colega de todos y de algunos muy buen amigo.

Sí he sufrido rechazo algunas veces en el agua, pero nunca nada serio, ya que no me gusta pelear, si alguien me busca pelea, prefiero evitarlo y me voy para otro lado, y no suelo tirarme en sitios donde se sabe que el localismo es fuerte.

 

 

¿Cómo ves el nivel de los locales canarios comparado con el de los venezolanos?

Llevo muchos años sin estar en Venezuela, así que no sé si las cosas han cambiado mucho, pero el nivel creo es parecido, no muy alto pero con algunos máquinas muy máquinas.

En olas de grandes el nivel es más alto en Canarias, aunque sean pocos los que en realidad se tiran cuando está muy tocho.

 

¿Cuáles han sido tus mejores surf trips y cuál repetirías de nuevo?

Es muy difícil escoger, ya que nunca he tenido un viaje malo. Diría que mi segundo viaje a Costa Rica por la cantidad de swells y diferentes olas que pude surfear.

la segunda vez  fui a Galápagos, y pillé la mejor ola de ahí, quizás uno de los mejores swells que se recuerdan (mismo del Eddie Aikau del 2002) y quizás Sur de Sumatra en el 2017, que aunque no tuve demasiada suerte con las olas, fue mi primer viaje a Indonesia, que es sin duda el mejor sitio del mundo para surfear.

Seducirme para repetir, todos, a casi todos los sitios a los que he viajado he vuelto, pero a Galápagos he ido ocho veces, o sea que algo tendrá.

 

¿Qué cosas crees que faltan en Canarias para potenciar el deporte y estilo de vida del surf?

Para potenciar el surf en Canarias hace falta lo que hace falta en todos lados fuera de Australia, USA y Brasil, que es patrocinantes realmente interesados en el desarrollo del surf y no de los beneficios inmediatos, y ayuda por parte del gobierno facilitando permisos y aportando fondos no a cambio de votos.

Quisiera aprovechar esta entrevista para agradecer a Itmar Dieguez por su amistad y apoyo,  a ustedes (Radical Surf Mag) por esta oportunidad de aparecer en vuestra revista, y a los surfistas tinerfeños en general por aguantarme, especialmente cuando voy en long.

Este artículo ha sido posible gracias al soporte que dan a este medio decenas de empresas y surfers de manera desinteresada al apoyar un proyecto ocio-cultural, deportivo sobre nuestro estilo y forma de vida.

Quemao Class 2018, de perfección al infierno de Dante

Quemao Class 2018, de perfección al infierno de Dante

El Quemao, la mañana del 29 estaba pluscuamperfecto. Foto _MAGT

El 21 de noviembre, la organización del que posiblemente sea el mejor evento de surf de Canarias, decide dar la alerta naranja para los días 28, 29 y 30.

Dos días más tarde confirman las fechas. Todo está preparado, 72 riders están convocados. Surf y Bodyboard van a ir de la mano un año más batiéndose en los terribles y a la vez impresionantes tubos de una de las olas más poderosas de Canarias.

Esta es un pequeña crónica con las mejores imágenes de nuestro archivo que relatan lo ocurrido esos dos días.

Jonathan González fue pasando mangas discretamente. Foto _José V. Glez

Una tarde mediocre que se fue mejorando con el transcurso de las horas

El 28 de noviembre comenzó el espectáculo. El formato es invitacional, y se invita a los mejores. Muchos de Canarias, pero también vinieron de fuera de las islas.

Marc Lacomare, William Alliotti o Miguel Blanco estaban entre la lista de invitados, riders que nunca han faltado a la cita en las 4 ediciones.

William Aliotti fue pasando mangas entre tubos que rozaban la perfección. Foto _MAGT

Lo más complicado de este evento

¿Nunca te has puesto en la piel de los organizadores de este evento?¿Te has preguntado alguna vez lo difícil que debe ser acertar con un parte de olas buenas?

Lo que si hemos aprendido es que los partes nunca aciertan al 100%. Este campeonato tiene dos meses de espera, pero, ¿cómo saber cual es el parte perfecto? Este año se “precipitaron” al elegir esas fechas y no 4 días más tarde que estuvo mucho mejor, pero nadie es adivino, y el equivocarse con las fechas es muy relativo.

El que los riders se tuvieran que enfrentar en otras condiciones, más difíciles, con olas de más de 10 pies, puso el nivel del espectáculo en el máximo del listón.

Yael Peña desmostró dominar a contramano las difíciles olas del Quemao. Foto _MAGT

Volvamos al principio

El primer día tampoco estaba el viento en su punto, pero según pasaron las olas y las mangas y con la marea subiendo todo fue ajustándose.

Y el cuadro de olas perfectas se fue dibujando ante nuestras miradas atónitas. Julian Cuello no pasó su primera manga, y no fue el único que tuvo un paso efímero por la prueba.

Sancho y Gony también caerían en la primera. José Mentado se abría paso y seguía como líder de su manga.

Marco Imbernón quedaba en 4 lugar y Jonathan González pasó segundo luchando contra un inspirado Marc Lacomare.

Yael Peña eliminó a Antonio Marqués con un magnífico tubazo a contramano digno de nivel de CT.

Luis Díaz destrozó en su manga echando fuera a Manuel lezcano y a Carlos Marqués, y un desconocido Kalani Da Silva de la isla vecina lograba colarse para cuartos.

William Aliotti dejó fuera a Iker Amatriain, y Gilmar Catelani y José Roman sobrepasaron a Bruno Santos y a Yeray García.

Y en la última del día Andy Criere y Miguel Blanco echaron a dos de los grandes: Alex Zirke y Franito Saenz.

Carlos Marqués quedó este año eliminado en la primera manga. Foto _José V. Glez

Una mañana perfecta

Pero lo mejor del evento sería la mañana del 29 de noviembre. Corría una suave brisa del sureste, entraban series sólidas de 2 metros y los tubos abrían con labios perfectos.

Y en la vorágine de los tubos todos empezaron a destacar, Luis Díaz, William Aliotti por supuesto y Marc Lacomare, que iban directos como un cohete hacia la final.

Y Jonathan González iba pasando mangas discretamente con segundos puestos.

Yael Peña hizo un tubo de 10 a contramano lo que lo catapultó  directamente a cuartos de final.”

Pero la marea bajó de repente y la organización hizo una pausa de un par de horas largas. La baja estaba ahí, animándote para que te rompieras la crisma.

Así que pausa para respirar y empezábamos de nuevo a las 14:00. Un momento en lo que todo cambió.

El espectácular tubazo de Yael Peña. Secuencia _ José V. Glez 

Y llegó el infierno de Dante

Se levantó una brisa del noreste que empezó a estropearlo todo.

Las olas crecieron y con ellas los baches. Así se hacía muy difícil surfear, pero eso le daba un extra de emoción a la competición.

El viento es molesto para todos, decía Alex Zirke desde el paseo.

En un principio creía que iba a deslucir la prueba, y los riders no se ubicaban bien en el pico.

Muchas veces remaban mar adentro para no ser cazados por monstruosas olas que sobrepasaban a veces los 5 metros de altura, si las mirábamos por delante.

Las series a veces desfasaban y todos remaban para pasarlas por arriba. Foto _MAGT

En las mangas finales la estratégia te hacía pasar o caer

Las semis y la finales se convertían en jugadas de estrategia. Podías hacer dos cosas. Lanzarte a por las más grandes a ver si con un buen bottom y poco más podías pasar o ir a coger las de entre serie y poder sacar un par de maniobras. La cosa estaba complicada y era difícil que te cuadrase una buena ola. Era más cuestión de suerte o de saber elegir bien que de calidad en el buen hacer del surfer.

Ian Cosenza optó por surfear las más grandes. Foto _José V. Glez

Una final de infarto

El único representante canario en la final era Jonathan González, y el surfer a batir Marc Lacomare que había hecho un campeonato espectacular.

Jonathan rompió su esquema en la semifinal pasando primero en esta manga, cosa que logró eligiendo muy bien la ola y arrancando punto a base de giros a contramano.

“Y bajó un derechón que recogió como el demonio y se metió dentro de sus tripas. Volvió a aparecer un segundo, desapareció de nuevo volviendo a reaparecer en medio de un fuertísimo spray al final de la ola. ”

Y llegó un tubo de 10

Todos estaban en el pico como buitres acechando su presa, todos menos Jonathan que estaba más abajo. Medio perdido y la marea seguía bajando, entonces Jonathan se fue a buscar la derecha.

Difícil conseguir puntos con la derecha, pero no imposible. Y bajó un derechón que recogió como el demonio y se metió dentro de sus tripas.

Volvió a aparecer un segundo, desapareció y de nuevo volvió a reaparecer en medio de un fuertísimo spray al final de la ola. ¡Era un 10, seguro que era un 10!

Jonathan se abrió paso a giros a contramano en la semifinal. Foto _José V. Glez

Y entonces llegó el 10. Foto _MAGT

Con la tranquilidad del 10 Jonathan empezó a desfasar. Foto _MAGT

Un resumen del último día

Podríamos contarte como siguió el día pero lo mejor es que le des al play en el próximo vídeo.

Ian Cosenza, cuando las olas eran perfectas. Foto _MAGT

Manuel Lezcano, sólo 20 minutos fue su paso por el evento este año. Foto _José V. Glez

Kalani Da Silva, debutó en El Quemao pasando a cuartos de final. Foto _MAGT

Marc Lacomare, lo intentó todo en la final pero no pudo con la veteranía de Jonathan. Foto _MAGT

Othame Choufani, pudo disfrutar de un Quemao Clásico. Foto _MAGT

Luis Díaz se hizo unos cuanto tubos profundos. Foto _Ylenia Ruisoto

La verdadera protagonista era la ola, El Quemao en todo su esplendor. Foto _MAGT

Jonathan González, ganador indiscutible de la prueba. Foto _MAGT

¿Nos vemos en el 2019?

El Quemao Class después de 4 ediciones se consolida como uno de los mejores eventos de surf europeos.

Nos ha dado momentos increíbles y esperamos que el año que viene vuelva una nueva edición, con más olas, con más surfers, con mucho más espectáculo.

No faltaremos a la cita. Allí esperamos verte de nuevo, tanto si vas a competir como si sólo vas de espectador.

¿Por qué Nazaré tiene la ola más grande del mundo?

¿Por qué Nazaré tiene la ola más grande del mundo?

DICIEMBRE, 2018

Fotos: José V. Glez / Fanfi Shop

Textos: MAGT

Este pasado agosto tuve la suerte de visitar Portugal y se me hacía obligatoria una parada en la capital del surf de las olas gigantes.

Seguí las indicaciones de tráfico y cuando ya estaba lamiéndome los labios me engullí de pronto en un atasco en una vía paralela a la famosa playa turística de Nazaré, y no famosa por sus olas.

Desde mi asiento no dejaba de mirar el promontorio rocoso sobre el que se veía el fuerte de San Miguel y el faro. Ahí era donde quería yo ir  y no a esta playa turística llena de güiris que deambulaban perdidos consumiendo pescado por cualquier esquina.

Una hora más tarde, llegué al destino deseado y ya estaba sufriendo el vértigo de los acantilados sobre los cuales se observan las gigantescas olas que rompen a la falda del fuerte de San Miguel.

Pero ese día, no habían olas, ni sol y eso que era agosto, lloviznaba y mientras caminaba por debajo de un arco promocional que aludía a las famosas gigantescas olas, observaba la salvaje playa a la derecha.

En ese momento una pareja trajeados para una boda se hacían fotos y sobre las orillas rompían perfectas derechas de medio metro. No, no había nadie tirado haciendo surf.

Pagué unos euros por entrar en el fuerte y aluciné la próxima media hora entrando y saliendo de viejas habitaciones de piedras de más de 1000 años llenas de las tablas de los héroes que un día desafiaron a la bestia gigante de Nazaré.

Ahí estuve atascado media hora, mientras miraba la playa y el acantilado

Quién si tuvo la suerte de visitar este año Nazaré como tiene que verse, rompiendo dantescas olas que parece que quieran engullir el fuerte, fue nuestro fotógrafo José V. González. No lo tenía muy claro, el ir o no ir, siempre que aparecían las olas gigantescas, era con mal tiempo, nublado y lloviendo, y con mucho frío. Por eso José nunca tuvo el deseo de visitar el lugar, y eso que ha ido varias veces a Peniche a ver a los pros en la prueba mundial. 

¿Por qué esta vez decidiste ir a ver la prueba del mundial?

Siempre había visto las grandes sesiones de Tow in, no me despertaba interés con esa luz un tanto oscura, tenebrosa y poco atractiva. El parte era interesante pero tenía mis dudas.

Fue mi amigo y surfer Eric Rebiere  quien hizo decidirme en última instancia. Sus palabras fueron claves: ¡Nunca antes has visto olas así, vente!

Me dejé llevar y acertó al cien por cien. Volví a sentir la pasión del surf. La noche anterior no pude dormir. Fue gracioso ya que me levanté a las 5:30am para intentar ubicarme y cuando salí de casa me perdí.

¿Puedes imaginarte el estruendo de fondo de las olas colosales y no encontrar el camino hacia ese faro tan mediático? Todo se solucionó con el amanecer y fue realmente emocionante encontrarme enfrente de ese poder de esas olas tan grande, me intimidaban.

Al amanecer encontré el camino, la imagen me intimidaba

¿Cómo era el lugar, qué estaba en su sitio, qué se parecía a lo que tu habías imaginado y qué estaba fuera de su sitio?

Antes de ir estudié en profundidad la zona, sus ángulos y tenía conmigo, bajo mi criterio, las imágenes más impactantes. Es un lugar con un encanto muy diferente al atractivo turístico que ofrece por el clima en los meses de verano.

Los take off te quitan el hipo

 

 

Las olas, hablemos de las olas. ¿Eran monstruos que provenían de lo más oscuro de tu imaginación?¿Te meterías a sacar fotos desde una moto de agua?¿Impone el lugar?

Nunca antes había presenciado un mar tan endemoniado. No entraría a tomar fotos desde dentro.

Eric me invitó y tal vez haya cometido un error en no aceptar la invitación, sin embargo sentí que el miedo me haría estar intranquilo y al final no disfrutaría en absoluto de la fotografía.

Hay límites que pienso que no merece la pena correr por el hecho de ser diferente o lograr una exclusividad.

“No entraría a tomar fotos desde dentro. Eric me invitó y tal vez haya cometido un error al no aceptar la invitación

¿Fuiste testigo del 10 de Natxo?

Fui testigo, de hecho ese fue uno de mis motivos para asistir al evento. Cuando ocurrió el 10, me recordó a la ola de Bruce Irons que protagonizó en el Eddie Aikau en el 2004.

Todos gritamos, seguíamos gritando y más allá de nuestra alegría pensaba en lo que ha logrado hacer Natxo González en sus largos meses de preparación.

6 meses para estar ahí dentro y conseguir el respeto como uno más dentro del selecto círculo de chargers del planeta.

 

¿Crees que estos surfers están hechos de otra pasta?

Indudablemente. Todos son muy buenos surfistas de olas pequeñas. Tienen una técnica muy depurada y los wipe outs que vimos son motivos de instantes impredecibles de olas dantescas.

Nada les detienen, sólo hay que mirar ese momento en que se les viene la ola encima y en vez de librar se dan la vuelta y reman con una locura como si estuvieran surfeando medio metro. Es el surfer que siempre he admirado.

La gravedad en la ola de Nazaré es más fuerte que en cualquier otro lugar

¿Cómo es el estruendo cuando rompe Nazaré?

Das un paso atrás, te retraes o al menos esa es mi reacción. Son olas con una energía desproporcional. Te llega a gustar a la vez que te horroriza.

Es muy diferente a lo que he vivido como surfista y fotógrafo. Pienso que hay que estar allí para entender lo que te cuento.

¿Cual de todas las fotos que sacaste para tí es la mejor, la que más te gusta?

Una secuencia de Natxo desde el faro, justo al lado de él, en lo más alto. Me gusta esa secuencia ya que desde que la rema hasta que la termina tiene mucha dificultad técnica y la afrontó con valentía y mucha seguridad.

Natxo liadiando con las gigantescas olas de Nazaré

¿Cómo es Nazaré respecto a Jaws o Mavericks?

Diría que es diferente. No sería justo infravalorar a una o darle más protagonismo a otra. Todos sabemos que Jaws es única pero el resto también son especiales.

Estas tres están en el circuito por algo. Han excluido que nunca llegarían a ese nivel de locura.

 

Nazaré, una ciudad mediaval

Entrar en esta ciudad, es entrar en un pueblo que parece que no ha cambiado en los últimos 60 años.

Sus calles adoquinadas, sus casas con los portales altos y las tejas cobrizas nos transportan al siglo pasado.

Las calles están transitadas por vehículos de mediados del siglo XX y sus gentes, personas mayores que se dedican todavía a la pesca o a la venta ambulante. Es fácil perderse en las calles de Nazaré y difícil no enamorarse de un lugar tan entrañable.

¿Por qué las olas bajo el fuerte de San Miguel son tan grandes se debe a un cañón submarino que pasa de 5000 metros de profundidad a 200 metros súbitamente.

Es impresionante como en su playa casi no hay olas y un poco más al norte edificios enteros de agua se desploman bajo la mirada del fuerte de San Miguel.

 

Tablas y records de olas gigantes

Otra historia es ya hablar que tablas usan estos surfers para bajar montañas de agua.

Hablamos de tablas que superan los nueve pies y que pesan el triple que una tabla normal. Siempre hablando de domarlas con sólo el uso de la remada de tus manos y brazos.

Otra cosa es el Tow In. Cuando el surfer es remolcado por una moto de agua, en condiciones normales sería imposible surfear olas de 30 metros, olas que llenan líneas en el libro Guiness de los records.

El como y cuando empezaron a surfear Nazaré es otro artículo que puedes leer directamente en el New York Times.

 

Nazaré seguirá ahí

Hubo un antes y un después cuando Natxo hizo un tubo profundo pasando tres secciones dentro de la ola de Nazaré.

Los jueces saltaron de jubilo y se emborracharon con tal hazaña que le dieron un 10.

No fue para menos. La ola era difícil, no sólo por lo grande que era, también por los dobleces en su falda y lo complicado que era surfearla a contrapico.

Natxo dijo que se sentía muy seguro porque habían un montón de motos de agua y la seguridad era máxima. Otra cosa es cuando van a surfear montañas de agua y sólo dependes de tu compañero que lleva la moto.

El Sol se oculta y ya sólo oímos como el aire grita al intentar escapar de los tenebrosos tubos de agua que intentan ahogarlos en su interior.

Las luces de las calles y el aullido de un perro solitario, unos grillos y el recuerdo que permanecerá en nuestras memorias.

Fuimos testigos de algo importante, de como el hombre una vez más salió victorioso desafiando a fuerzas que todavía no entendemos.

Mañana volverá a salir el Sol y volverán las olas gigantescas hasta la costa de Nazaré, justo debajo del fuerte de San Miguel Arcangel. Aquel que una vez guió las legiones de ángeles para luchar contra el demonio.