Las Américas Pro Tenerife, Surf de alto nivel

Las Américas Pro Tenerife, Surf de alto nivel

FEBRERO, 2019

Texto: MAGT 

Fotos y vídeos: Ylenia Ruisoto y MAGT

Si Canarias es el lugar, Tenerife es el sitio y Las Américas el escenario perfecto para celebrar un campeonato internacional de surf.

Justo enfrente de una urbanización que trabaja por y para el turismo, rompe una de las mejores olas del archipiélago canario.

Así que mientras el guiri que está de paso visitando la avenida de las Américas en busca de un helado fresquito, (hace muchísimo calor, incluso en febrero en pleno invierno), o un lugar donde beberse una caña helada, se tropieza una vez al año con todo el montaje de un gran espectáculo sobre las olas.

Muchos vienen desprevenidos, buscando sol y playa y cuando llegan a Canarias, la oferta de ocio es tan amplia que puedes perderte en cientos de actividades lúdicas.

Un evento perfecto pero aislado

7 islas, mucho sol y muchas olas todo el año. Aún así Canarias adolece de espectáculos como este. No sólo de ámbito profesional, también locales o regionales. 

Aunque lo que realmente mueve masas son los eventos internacionales de nivel mundial.

Este es el único campeonato de la prestigiosa WSL que aterriza en las islas  durante este año. Deberían ser más, uno por isla al menos, y al menos un CT (la primera división del surf).

Así comienza todo, oteando el horizonte buscando olas.

Las olas, las verdaderas protagonistas

Todo empieza así, con una estructura montada llena de carteles y anuncios y una pareja sentada al pie de esta oteando a un mar que no quiere moverse lo más mínimo.

Sin olas no hay espectáculo, y el mar es impredecible e imprevisible. Pero desde principios de septiembre hasta finales de la primavera es difícil que te encuentres con una mar dócil y apacible.

Este año empezó todo con olas pequeñas, se tuvo que parar dos días por tener el mar en calma chicha y es increíble como el miércoles nos acostamos con un mar calmado y a la mañana nos despertaron el estruendoso sonido de las olas al morir contra la costa.

El jueves las condiciones eran un sueño de todo organizador, y una delicia para los que iban a participar en busca de los puntos suficientes para poder avanzar en la clasificación europea e internacional. 

Alex Bauduin en plena acción.

Un montón de surfers y un montón de olas

El cartel era de nunca acabar. Casi 100 surfers y una cuarentena de chicas. Eso serían jornadas interminables de mangas una tras otra. Pero nada pesado cuando las condiciones son buenas y los que están en las olas mejores.

Los datos son curiosos, de los casi 100 surfistas la mayoría venían del viejo continente: Portugal, Francia, Irlanda, Gran Bretaña, Suecia, Finlandia, Alemania, Italia, y por supuesto España. Pero además vinieron surfers de lugares lejanos como Israel, Perú, Japón o Surafrica y no tan lejanos como Senegal.

Ni americanos ni brasileños ni australianos, tres países que lideran el ranking de primera división de la WSL.

En cuanto a las chicas, otro tanto de lo mismo excepto por dos participantes americanas, Molly Kirk, estadounidense y la colombiana Sofia Loewy y otra surfer que venía de la polinesia francesa, Marion Phillippe.

Luke Dillon, la sabía poner a las 12:00

Los mejores y las mejores

No hubo mucha suerte, y eso que jugaban en casa. Pero esto es algo que tiene el surf. Es muy difícil evaluar a surfers con un nivel muy parecido en condiciones iguales de olas.

Por eso en un evento de este calibre hay que tener en cuenta todo, que ola coges, cuantas maniobras haces y cuanto arriesgas sin caerte.

Si tenemos que destacar  alguna actuación, me quedaría sin dudas con la primera manga de Jonathan González en la jornada del jueves, con el surf fluido y estilozo de Diego Suárez, con la potencia de Yael Peña, y las ganas de Alex Bauduín.

Pero si hay que felicitar a dos surfers, esos son Kalani Da Silva y Luis Díaz.

La promesa Luis se ha hecho realidad con el paso de los años y tiene un potentísimo surf que refleja tanto en olas pequeñas como en grandes y poderosas como El Quemao.

Kalani Da Silva es ese surfer desconocido de Fuerteventura al que ya hace tiempo se debería haber fijado alguna marca potente y hace tiempo debería compartir butaca en vuelos transoceánicos con Luis en busca de un sueño que se llama ser Pro del circuito WSL.

“Y si hablamos de las chicas, los chicos deberían coger recortes, el surf español femenino está cada vez más alto y lo demuestra esta final en donde se batieron Leticia Canales y la canaria Daniela Boldini.

Lo cortés no quita lo valiente

Nunca hemos estado de acuerdo con los criterios usados para evaluar las olas en una manga en competición. La competición es el principio de los conflictos y de la guerra, los surfers no deberían de luchar para ser mejores, deberían explotar la mejor de sus competencias, ser ellos mismos.

Pero estamos en un sistema donde se premia al “mejor” y no a la mejor persona. En los deportes es tan relativo. Hemos visto como el mejor del mundo caía en manga contra surfers que no le llegaban a los talones.

Pero no hay otro camino, los jueces no sólo evalúan como surfeas, también que olas elijes, y si elijes la buena y además lo haces bien…

Jonathan González y la maniobra más radical del evento.

Los mejores momentos recogidos por nuestro equipo

Este giro de Jonathan puede que haya sido el más radical del evento. Ola con tamaño y giro con potencia en la zona crítica del labio. Para nosotros fue un 10.

Primera luz de la mañana. Kalani entre las palmeras.

Llegabamos el jueves a primera hora, buscábamos ángulos diferentes, Kalani entraba en su manga y lo pillamos en el momento justo con la tabla mirando al cielo y entre palmeras.

Un joven surfer con nivel más que de sobra para haber ganado el contest.

Dylan Groen, entre sombrillas.

La acción podía estar entre palmeras, o entre sombrillas. El lugar es único e incomparable. Docenas de fotógrafos amateur y aficionados grababan y tomaban fotos.

Lo nuestro es sólo una pequeña muestra de tanto buen hacer sobre las olas.

Gearoid McDaid, giros de escándalo al pie del volcán más grande de España.

Desde el hotel hasta la playa eran 10 minutos caminando. Tiempo para estudiar las series. El tamaño y la dirección.

Los surfers lo estudiaban todo. Cada brizna de viento, cuantas olas por serie, el tamaño de las olas; algunas crecían hasta los 3 metros.

La belleza vive en los giros de Diego Suárez.

El nombre de la ola, La Izquierda de Las Palmeras, viene dado por la cantidad de palmeras canarias que desfilan delante del pico.

El sobrenombre de Spanish left se lo pusieron en los 90 los extranjeros que venían a surfearla, sobretodo ingleses.

Leon Glatzer, un surfer de altos vuelos.

Leon es 100% espectáculo en el agua. Para nosotros debían de haber puntuado mejor su última ola donde ejecutó a la perfección un aéreo reverse.

Los campeonatos de surf tienen que ser un show mediático si quieres mantener al público mirando la prueba. Surfers como Leon garantizan ese aspecto fundamental para mantener vivo el espectáculo.

El aéreo que debió ser un 7,6.

Quedaba un minuto escaso, y a Leon sólo le faltaba coger una ola que le puntuase sobre 7 para pasar la ronda. Y llegó esta ola y arriesgó al máximo.

Había pasado la manga volando por todas partes, espectáculo en vivo para nuestras retinas, pero está claro que los jueces querían algo más, no sabemos el qué, porque este espectacular aéreo sólo recibió un 5,6.

Gony, hizo un campeonato mediocre.

De este surfer esperábamos mucho más. Su surf se merece llegar a cuartos. Pero pasó desapercibido y su paso fue sólo un suspiro.

Quizás fue porque la ola era de izquierda, o porque no se acostumbró a las cálidas aguas canarias.

Quizás es que tenía la cabeza en otro lado, o quizás porque en su manga le tocaron dos cracks contra los que nada pudo, Kalani y Luis.

Pero no fue este el único surfer que nos dejó un poco cabizbajos…

Yael Peña tampoco llegó a cuartos.

Yael llegó lejos, entre los mejores 32 del evento, aunque le faltó un poquito para avanzar.

No eligió bien las olas o no les cuadraron, un poco más de lo mismo le pasó a Jonathan González.

Ugo Robin, sólo una gran maniobra en su última manga.

Son injustos los campeonatos de surf. No sólo depende de tu nivel, depende de saber leer el mar y de saber elegir la ola.

Por eso hay surfers como Ugo que en su manga sólo recordamos una gran ola, después se quedó perdido esperando la ola de sus sueños, y terminando así su paso por Las Américas Pro.

Luis Díaz, la promesa se hace realidad, y poco a poco van llegando resultados.

Luis ganó el año pasado una prueba en California. Y es junto con Jonathan la punta de lanza del surf canario. A Luis nos pasó aquello de que el canario siempre tira por los suyos y por lo suyo.

Cada puntuación nos parecía poco, cada maniobra para un 10. Nosotros estábamos condicionados por querer verle en la cima, ¿acaso los jueces no tienen a sus surfers favoritos?

Bravo Alex, surf pulido y constante que te llevó hasta los 32 mejores.

4.078 imágenes y más de 400 vídeos fue el total de archivos que nos trajimos en dos días de trabajo. Las horas de selección y de edición de vídeos pasan de las 48.

Mucho trabajo para poder plasmar el máximo posible en nuestras plataformas. Pedimos perdón por adelantado si no hay fotos de algún surfer, hemos tratado de poner lo que según nuestro criterio tienen la calidad suficiente.

Luke Dillon, surf en olas con carácter caribeño.

Al mediodía con el astro rey en su zenit las olas se transformaban en bailes de colores turquesas y azules profundos. Nos recordaba al Caribe.

Y algunos surfers decidieron entrar en boardshort en algunas de las mangas. Esta secuencia de Luke nos dejó con la boca abierta cuando la vimos en nuestras cámaras.

Paul Cesar Distinguin, llegó a pisar el podium, por algo será.

La primera vez que se hizo un evento de la WSL en Las Américas fue en el año 2001, luego tuvo una cita anual hasta el 2006. La última prueba de la WSL en Canarias se realizó en San Juan en 2012.

Canarias estuvo fuera del circuito hasta el 2018. Según nos dijo un pajarito se pretende hacer para el 2020 una triple Crown Canaria que volvería con eventos en Fuerteventura, Gran Canaria y este ya consolidado de Tenerife.

Lucía Machado, la surfista revelación del evento.

Teníamos muchas ganas de ver a las chicas. El nivel de estas ha ido subiendo de manera exponencial año tras año, y casi podríamos decir que su nivel en competición es tan alto como el de los chicos.

Pero todavía queda mucho por recorrer, los chicos ganan por goleada en número. Y exceptuando a las chicas del CT todavía hay mangas aburridas en un evento. Ojo, también en uno masculino.

Uhaina Joly. Tan vertical como cualquier otra.

Para nosotros hubo un antes y un después con Lucía Machado, fue a nuestro entender la surfer revelación del campeonato. Pero también flipamos con Daniela.

Veníamos buscando la fuerza de Aynara o la potencia de Lucía o Leticia y nos sorprendieron muy gratamente las surfers de las islas.

Sólo una surfista en todo el evento pudo parar al terrometo de Anat Lelior. Y no podía ser de otra manera que nuestra Daniela Boldini.

Admiremos esta secuencia y como destrozaba cada segmento de la ola esta surfista llegada de Israel.

Preparar el equipo antes de la manga, fundamental.

Que la WSL haya igualado las cantidades de los premios entre chicos y chicas es un gran salto hacia esa igualdad que parece que nunca llega del todo.

Tenerife es una gran isla llena de sitios bonitos para visitar y con un extenso abanico de actividades que nunca te dejarán parar si vienes de vacaciones.

Si quieres venir a visitarnos te aconsejamos que visites la web oficial de la isla: https://www.webtenerife.com/tenerifenolimits/

Nadia Erostarbe, desde Euskadi con fuerza y estilo.

El tiempo corre raudo y veloz, y tenemos que hacer las maletas. Nos tuvimos que despedir antes de las finales, aunque parece que el mar bajó y no nos perdimos mucho.

El año que viene esperamos estar de nuevo con todos vosotros y vosotras. Hasta entonces, seguiremos de cerca la proyección de todos los competidores, los de aquí, y los de más allá.

Quemao Class 2018, de perfección al infierno de Dante

Quemao Class 2018, de perfección al infierno de Dante

El Quemao, la mañana del 29 estaba pluscuamperfecto. Foto _MAGT

El 21 de noviembre, la organización del que posiblemente sea el mejor evento de surf de Canarias, decide dar la alerta naranja para los días 28, 29 y 30.

Dos días más tarde confirman las fechas. Todo está preparado, 72 riders están convocados. Surf y Bodyboard van a ir de la mano un año más batiéndose en los terribles y a la vez impresionantes tubos de una de las olas más poderosas de Canarias.

Esta es un pequeña crónica con las mejores imágenes de nuestro archivo que relatan lo ocurrido esos dos días.

Jonathan González fue pasando mangas discretamente. Foto _José V. Glez

Una tarde mediocre que se fue mejorando con el transcurso de las horas

El 28 de noviembre comenzó el espectáculo. El formato es invitacional, y se invita a los mejores. Muchos de Canarias, pero también vinieron de fuera de las islas.

Marc Lacomare, William Alliotti o Miguel Blanco estaban entre la lista de invitados, riders que nunca han faltado a la cita en las 4 ediciones.

William Aliotti fue pasando mangas entre tubos que rozaban la perfección. Foto _MAGT

Lo más complicado de este evento

¿Nunca te has puesto en la piel de los organizadores de este evento?¿Te has preguntado alguna vez lo difícil que debe ser acertar con un parte de olas buenas?

Lo que si hemos aprendido es que los partes nunca aciertan al 100%. Este campeonato tiene dos meses de espera, pero, ¿cómo saber cual es el parte perfecto? Este año se “precipitaron” al elegir esas fechas y no 4 días más tarde que estuvo mucho mejor, pero nadie es adivino, y el equivocarse con las fechas es muy relativo.

El que los riders se tuvieran que enfrentar en otras condiciones, más difíciles, con olas de más de 10 pies, puso el nivel del espectáculo en el máximo del listón.

Yael Peña desmostró dominar a contramano las difíciles olas del Quemao. Foto _MAGT

Volvamos al principio

El primer día tampoco estaba el viento en su punto, pero según pasaron las olas y las mangas y con la marea subiendo todo fue ajustándose.

Y el cuadro de olas perfectas se fue dibujando ante nuestras miradas atónitas. Julian Cuello no pasó su primera manga, y no fue el único que tuvo un paso efímero por la prueba.

Sancho y Gony también caerían en la primera. José Mentado se abría paso y seguía como líder de su manga.

Marco Imbernón quedaba en 4 lugar y Jonathan González pasó segundo luchando contra un inspirado Marc Lacomare.

Yael Peña eliminó a Antonio Marqués con un magnífico tubazo a contramano digno de nivel de CT.

Luis Díaz destrozó en su manga echando fuera a Manuel lezcano y a Carlos Marqués, y un desconocido Kalani Da Silva de la isla vecina lograba colarse para cuartos.

William Aliotti dejó fuera a Iker Amatriain, y Gilmar Catelani y José Roman sobrepasaron a Bruno Santos y a Yeray García.

Y en la última del día Andy Criere y Miguel Blanco echaron a dos de los grandes: Alex Zirke y Franito Saenz.

Carlos Marqués quedó este año eliminado en la primera manga. Foto _José V. Glez

Una mañana perfecta

Pero lo mejor del evento sería la mañana del 29 de noviembre. Corría una suave brisa del sureste, entraban series sólidas de 2 metros y los tubos abrían con labios perfectos.

Y en la vorágine de los tubos todos empezaron a destacar, Luis Díaz, William Aliotti por supuesto y Marc Lacomare, que iban directos como un cohete hacia la final.

Y Jonathan González iba pasando mangas discretamente con segundos puestos.

Yael Peña hizo un tubo de 10 a contramano lo que lo catapultó  directamente a cuartos de final.”

Pero la marea bajó de repente y la organización hizo una pausa de un par de horas largas. La baja estaba ahí, animándote para que te rompieras la crisma.

Así que pausa para respirar y empezábamos de nuevo a las 14:00. Un momento en lo que todo cambió.

El espectácular tubazo de Yael Peña. Secuencia _ José V. Glez 

Y llegó el infierno de Dante

Se levantó una brisa del noreste que empezó a estropearlo todo.

Las olas crecieron y con ellas los baches. Así se hacía muy difícil surfear, pero eso le daba un extra de emoción a la competición.

El viento es molesto para todos, decía Alex Zirke desde el paseo.

En un principio creía que iba a deslucir la prueba, y los riders no se ubicaban bien en el pico.

Muchas veces remaban mar adentro para no ser cazados por monstruosas olas que sobrepasaban a veces los 5 metros de altura, si las mirábamos por delante.

Las series a veces desfasaban y todos remaban para pasarlas por arriba. Foto _MAGT

En las mangas finales la estratégia te hacía pasar o caer

Las semis y la finales se convertían en jugadas de estrategia. Podías hacer dos cosas. Lanzarte a por las más grandes a ver si con un buen bottom y poco más podías pasar o ir a coger las de entre serie y poder sacar un par de maniobras. La cosa estaba complicada y era difícil que te cuadrase una buena ola. Era más cuestión de suerte o de saber elegir bien que de calidad en el buen hacer del surfer.

Ian Cosenza optó por surfear las más grandes. Foto _José V. Glez

Una final de infarto

El único representante canario en la final era Jonathan González, y el surfer a batir Marc Lacomare que había hecho un campeonato espectacular.

Jonathan rompió su esquema en la semifinal pasando primero en esta manga, cosa que logró eligiendo muy bien la ola y arrancando punto a base de giros a contramano.

“Y bajó un derechón que recogió como el demonio y se metió dentro de sus tripas. Volvió a aparecer un segundo, desapareció de nuevo volviendo a reaparecer en medio de un fuertísimo spray al final de la ola. ”

Y llegó un tubo de 10

Todos estaban en el pico como buitres acechando su presa, todos menos Jonathan que estaba más abajo. Medio perdido y la marea seguía bajando, entonces Jonathan se fue a buscar la derecha.

Difícil conseguir puntos con la derecha, pero no imposible. Y bajó un derechón que recogió como el demonio y se metió dentro de sus tripas.

Volvió a aparecer un segundo, desapareció y de nuevo volvió a reaparecer en medio de un fuertísimo spray al final de la ola. ¡Era un 10, seguro que era un 10!

Jonathan se abrió paso a giros a contramano en la semifinal. Foto _José V. Glez

Y entonces llegó el 10. Foto _MAGT

Con la tranquilidad del 10 Jonathan empezó a desfasar. Foto _MAGT

Un resumen del último día

Podríamos contarte como siguió el día pero lo mejor es que le des al play en el próximo vídeo.

Ian Cosenza, cuando las olas eran perfectas. Foto _MAGT

Manuel Lezcano, sólo 20 minutos fue su paso por el evento este año. Foto _José V. Glez

Kalani Da Silva, debutó en El Quemao pasando a cuartos de final. Foto _MAGT

Marc Lacomare, lo intentó todo en la final pero no pudo con la veteranía de Jonathan. Foto _MAGT

Othame Choufani, pudo disfrutar de un Quemao Clásico. Foto _MAGT

Luis Díaz se hizo unos cuanto tubos profundos. Foto _Ylenia Ruisoto

La verdadera protagonista era la ola, El Quemao en todo su esplendor. Foto _MAGT

Jonathan González, ganador indiscutible de la prueba. Foto _MAGT

¿Nos vemos en el 2019?

El Quemao Class después de 4 ediciones se consolida como uno de los mejores eventos de surf europeos.

Nos ha dado momentos increíbles y esperamos que el año que viene vuelva una nueva edición, con más olas, con más surfers, con mucho más espectáculo.

No faltaremos a la cita. Allí esperamos verte de nuevo, tanto si vas a competir como si sólo vas de espectador.