Quemao Class 2018, de perfección al infierno de Dante

Quemao Class 2018, de perfección al infierno de Dante

El Quemao, la mañana del 29 estaba pluscuamperfecto. Foto _MAGT

El 21 de noviembre, la organización del que posiblemente sea el mejor evento de surf de Canarias, decide dar la alerta naranja para los días 28, 29 y 30.

Dos días más tarde confirman las fechas. Todo está preparado, 72 riders están convocados. Surf y Bodyboard van a ir de la mano un año más batiéndose en los terribles y a la vez impresionantes tubos de una de las olas más poderosas de Canarias.

Esta es un pequeña crónica con las mejores imágenes de nuestro archivo que relatan lo ocurrido esos dos días.

Jonathan González fue pasando mangas discretamente. Foto _José V. Glez

Una tarde mediocre que se fue mejorando con el transcurso de las horas

El 28 de noviembre comenzó el espectáculo. El formato es invitacional, y se invita a los mejores. Muchos de Canarias, pero también vinieron de fuera de las islas.

Marc Lacomare, William Alliotti o Miguel Blanco estaban entre la lista de invitados, riders que nunca han faltado a la cita en las 4 ediciones.

William Aliotti fue pasando mangas entre tubos que rozaban la perfección. Foto _MAGT

Lo más complicado de este evento

¿Nunca te has puesto en la piel de los organizadores de este evento?¿Te has preguntado alguna vez lo difícil que debe ser acertar con un parte de olas buenas?

Lo que si hemos aprendido es que los partes nunca aciertan al 100%. Este campeonato tiene dos meses de espera, pero, ¿cómo saber cual es el parte perfecto? Este año se “precipitaron” al elegir esas fechas y no 4 días más tarde que estuvo mucho mejor, pero nadie es adivino, y el equivocarse con las fechas es muy relativo.

El que los riders se tuvieran que enfrentar en otras condiciones, más difíciles, con olas de más de 10 pies, puso el nivel del espectáculo en el máximo del listón.

Yael Peña desmostró dominar a contramano las difíciles olas del Quemao. Foto _MAGT

Volvamos al principio

El primer día tampoco estaba el viento en su punto, pero según pasaron las olas y las mangas y con la marea subiendo todo fue ajustándose.

Y el cuadro de olas perfectas se fue dibujando ante nuestras miradas atónitas. Julian Cuello no pasó su primera manga, y no fue el único que tuvo un paso efímero por la prueba.

Sancho y Gony también caerían en la primera. José Mentado se abría paso y seguía como líder de su manga.

Marco Imbernón quedaba en 4 lugar y Jonathan González pasó segundo luchando contra un inspirado Marc Lacomare.

Yael Peña eliminó a Antonio Marqués con un magnífico tubazo a contramano digno de nivel de CT.

Luis Díaz destrozó en su manga echando fuera a Manuel lezcano y a Carlos Marqués, y un desconocido Kalani Da Silva de la isla vecina lograba colarse para cuartos.

William Aliotti dejó fuera a Iker Amatriain, y Gilmar Catelani y José Roman sobrepasaron a Bruno Santos y a Yeray García.

Y en la última del día Andy Criere y Miguel Blanco echaron a dos de los grandes: Alex Zirke y Franito Saenz.

Carlos Marqués quedó este año eliminado en la primera manga. Foto _José V. Glez

Una mañana perfecta

Pero lo mejor del evento sería la mañana del 29 de noviembre. Corría una suave brisa del sureste, entraban series sólidas de 2 metros y los tubos abrían con labios perfectos.

Y en la vorágine de los tubos todos empezaron a destacar, Luis Díaz, William Aliotti por supuesto y Marc Lacomare, que iban directos como un cohete hacia la final.

Y Jonathan González iba pasando mangas discretamente con segundos puestos.

Yael Peña hizo un tubo de 10 a contramano lo que lo catapultó  directamente a cuartos de final.”

Pero la marea bajó de repente y la organización hizo una pausa de un par de horas largas. La baja estaba ahí, animándote para que te rompieras la crisma.

Así que pausa para respirar y empezábamos de nuevo a las 14:00. Un momento en lo que todo cambió.

El espectácular tubazo de Yael Peña. Secuencia _ José V. Glez 

Y llegó el infierno de Dante

Se levantó una brisa del noreste que empezó a estropearlo todo.

Las olas crecieron y con ellas los baches. Así se hacía muy difícil surfear, pero eso le daba un extra de emoción a la competición.

El viento es molesto para todos, decía Alex Zirke desde el paseo.

En un principio creía que iba a deslucir la prueba, y los riders no se ubicaban bien en el pico.

Muchas veces remaban mar adentro para no ser cazados por monstruosas olas que sobrepasaban a veces los 5 metros de altura, si las mirábamos por delante.

Las series a veces desfasaban y todos remaban para pasarlas por arriba. Foto _MAGT

En las mangas finales la estratégia te hacía pasar o caer

Las semis y la finales se convertían en jugadas de estrategia. Podías hacer dos cosas. Lanzarte a por las más grandes a ver si con un buen bottom y poco más podías pasar o ir a coger las de entre serie y poder sacar un par de maniobras. La cosa estaba complicada y era difícil que te cuadrase una buena ola. Era más cuestión de suerte o de saber elegir bien que de calidad en el buen hacer del surfer.

Ian Cosenza optó por surfear las más grandes. Foto _José V. Glez

Una final de infarto

El único representante canario en la final era Jonathan González, y el surfer a batir Marc Lacomare que había hecho un campeonato espectacular.

Jonathan rompió su esquema en la semifinal pasando primero en esta manga, cosa que logró eligiendo muy bien la ola y arrancando punto a base de giros a contramano.

“Y bajó un derechón que recogió como el demonio y se metió dentro de sus tripas. Volvió a aparecer un segundo, desapareció de nuevo volviendo a reaparecer en medio de un fuertísimo spray al final de la ola. ”

Y llegó un tubo de 10

Todos estaban en el pico como buitres acechando su presa, todos menos Jonathan que estaba más abajo. Medio perdido y la marea seguía bajando, entonces Jonathan se fue a buscar la derecha.

Difícil conseguir puntos con la derecha, pero no imposible. Y bajó un derechón que recogió como el demonio y se metió dentro de sus tripas.

Volvió a aparecer un segundo, desapareció y de nuevo volvió a reaparecer en medio de un fuertísimo spray al final de la ola. ¡Era un 10, seguro que era un 10!

Jonathan se abrió paso a giros a contramano en la semifinal. Foto _José V. Glez

Y entonces llegó el 10. Foto _MAGT

Con la tranquilidad del 10 Jonathan empezó a desfasar. Foto _MAGT

Un resumen del último día

Podríamos contarte como siguió el día pero lo mejor es que le des al play en el próximo vídeo.

Ian Cosenza, cuando las olas eran perfectas. Foto _MAGT

Manuel Lezcano, sólo 20 minutos fue su paso por el evento este año. Foto _José V. Glez

Kalani Da Silva, debutó en El Quemao pasando a cuartos de final. Foto _MAGT

Marc Lacomare, lo intentó todo en la final pero no pudo con la veteranía de Jonathan. Foto _MAGT

Othame Choufani, pudo disfrutar de un Quemao Clásico. Foto _MAGT

Luis Díaz se hizo unos cuanto tubos profundos. Foto _Ylenia Ruisoto

La verdadera protagonista era la ola, El Quemao en todo su esplendor. Foto _MAGT

Jonathan González, ganador indiscutible de la prueba. Foto _MAGT

¿Nos vemos en el 2019?

El Quemao Class después de 4 ediciones se consolida como uno de los mejores eventos de surf europeos.

Nos ha dado momentos increíbles y esperamos que el año que viene vuelva una nueva edición, con más olas, con más surfers, con mucho más espectáculo.

No faltaremos a la cita. Allí esperamos verte de nuevo, tanto si vas a competir como si sólo vas de espectador.

Una noche mágica en Desert Point

Una noche mágica en Desert Point

Una bella tarde en Desert Point, el cineasta Igor Hossmann nadó con su GoPro y filmó la máquina de tubos orgánicos de Indo desde el agua en su gloria completa. Con Gabriel Pastori, Pedro Scooby, Felipe Cesarano, Ian Cosenza, Paulo Moura y Bernardo Mackenzie. Para que podamos ver, babear y desear estar allí.