Surfing desde China, con amor

Surfing desde China, con amor

De allí viene casi el noventa por ciento de la ropa que nos ponemos, sea la marca que sea, de surf o no de surf. Desde allí viene también tecnología, radios, cámaras, incluso coches. Los chinos copian todo y lo copian de forma exquisita. El problema es que muchas de las cosas que compras son muy baratas porque usan mano de obra infantil, o porque los salarios son más bajos que aquí. Si, más bajos que aquí. También desde China, empiezan a despuntar surfistas. Con más de 1.500 millones de personas, China es una superpotencia en todo lo que se proponga. En Surfing también.