Fuimos a un luga más allá de la frontera que se llamaba Agua Mala. No sabemos por qué los mejicanos pusieron ese nombre al sitio. ¿Quizás porque el agua está contaminada, o por qué hay un pez venenoso que si lo tocas sudas, o quizás por qué allí perdieron una guerra? Nosotros, mejor dicho Nate Zoller, lo único que encontró fueron tubos y más tubos. Más bien buenos, de malos nada. Igual lo único malo de este vídeo es que no estabas allí para compartirlo.

Share This